Gre­cia, quién de­be qué a quién

Un li­bro des­cri­be el en­con­tro­na­zo im­po­si­ble en­tre una eco­no­mía emer­gen­te y el eu­ro

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­nuel Estapé Tous

Gree­ce’s ‘odious’ debt (La odio­sa deu­da grie­ga). Con es­te tí­tu­lo, Ja­son Ma­no­lo­pou­los des­cri­be las claves eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas, fi­nan­cie­ras, in­ter­na­cio­na­les, eu­ro­peas, cul­tu­ra­les, de la cri­sis que sa­cu­de a Gre­cia y nos sa­cu­de des­de di­ciem­bre del 2009, cuan­do el go­bierno del so­cia­lis­ta Pa­pan­dreu des­ve­la que el go­bierno con­ser­va­dor ha ca­mu­fla- rá el pró­xi­mo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, que ase­gu­ra no ha­ber sa­bi­do na­da de na­da en aquel en­ton­ces. Pe­dro Sol­bes fue co­mi­sa­rio de Asun­tos Mo­ne­ta­rios de sep­tiem­bre de 1999 a abril del 2004, en­car­ga­do de ha­cer cum­plir el pac­to de Es­ta­bi­li­dad, que Ber­lín y Pa­rís vio­la­ron un par de ve­ces, en­tre el 2002 y el 2004. El ci­ta­do pac­to fue ca­li­fi­ca­do de “es­tú­pi­do” por Ro­mano Prodi, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y je­fe de Sol­bes. Es­pa­ña vol­vió a cru­zar­se en el des­tino grie­go con su su­ce­sor: Joa­quín Al­mu­nia, otro pre­cla­ro ana­lis­ta de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, hoy co­mi­sa­rio de la Com­pe­ten­cia.

La tre­men­da cri­sis que su­fre Gre­cia se ex­pli­ca por diez años de cre­ci­mien­to con es­te­roi­des (deu­da ex­ter­na), con la co­rrup­ción de to­da la vi­da, una bre­cha de más del 15% en­tre ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes en ple­na eu­fo­ria (2007), fon­dos de cohe­sión eu­ro­peos no siem­pre bien in­ver­ti­dos, un frau­de fis­cal his­tó­ri­ca­men­te ex­ten­di­do –prác­ti­ca que tam­bién pa­re­ce ex­ten­di­da en Es­pa­ña, con el 40% de los bi­lle­tes de 500 eu­ros en cir­cu­la­ción en la unión mo­ne­ta­ria–.

Ma­no­lo­pou­los in­sis­te en que Gre­cia es una eco­no­mía emer­gen­te, con una es­truc­tu­ra ale­ja­da de la de sus so­cios más ri­cos, ex­por­ta­cio­nes po­co di­ver­si­fi­ca­das (“ex­por­tan to­ma­tes pa­ra com­prar Louis Vuit­ton y Pors­ches Ca­yen­nes”), un sec­tor na­val en ab­so­lu­to de­cli­ve y el tu­ris­mo. Y desa­rro­lla su te­sis es­ta­ble­cien­do pa­ra­le­lis­mos bri­llan­tes con la cor­po­ra- ti­va eco­no­mía ar­gen­ti­na des­pués de la de­ci­sión (sui­ci­da) de fi­jar pa­ri­ta­ria­men­te el ti­po de cam­bio en­tre el pe­so y el dó­lar de Es­ta­dos Uni­dos. Tan­tos dó­la­res ten­go en el ban­co emi­sor, tan­tos ha­go cir­cu­lar en la eco­no­mía. Re­nun­cia a la política mo­ne­ta­ria, a fi­jar los ti­pos de in­te­rés. Se ven­ció la hi­per­in­fla­ción con un gran cos­te so­cial y a par­tir de 1995 se en­ca­re­cie­ron sus ex­por­ta­cio­nes y Bue­nos Ai­res se con­vir­tió en una de las ciu­da­des más ca­ras del mun­do. Un sin­sen­ti­do que aca­bó con una de­va­lua­ción can­ta­da y una sus­pen­sión de pa­gos de su deu­da so­be­ra­na ex­ter­na y un co­rra­li­to que res­trin­gía las re­ti­ra­das de di­ne­ro en efec­ti­vo. El au­tor ci­ta pro­fu­sa­men­te in­for­mes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) re­fe­ri­dos a Ar­gen­ti­na y a Gre­cia. Son tex­tos in­ter­cam­bia­bles.

Gre­cia su­fre otra mal­di­ción, un sec­tor pú­bli­co que em­plea(ba) a 800.000 per­so­nas en un país de on­ce mi­llo­nes. Dos ter­cios de su ju­ven­tud as­pi­ra a tra­ba­jar co­mo fun­cio­na­rio. ¿Les sue­na? El em­pleo pú­bli­co fue el des­tino de una cul­tu­ra de re­par­tir sub­si­dios a cam­bio de vo­tos, del clien­te­lis­mo en la con­tra­ta­ción, el ne­po­tis­mo. Y pre­ben­das en for­ma de ofi­cios re­gu­la­dos que ge­ne­ran ren­tas. Doc­to­res con trein­ta mi­llo­nes de eu­ros en sus cuen­tas... Des­con­trol en la Se­gu­ri­dad So­cial, con tres­cien­tos vein­tiún ma­yo­res de cien años muer­tos y... co­bran­do pen­sión. Un gas­to de 11.000 mi­llo­nes en sus Olim­pia­das del 2004, el tri­ple de lo pre­su­pues­ta­do. Un país, en fin, que acu­mu­la 350.000 mi­llo­nes en deu­da so­be­ra­na, el 150% de la ri­que­za que crea al año.

Con una in­dig­na­ción que se lee me­jor en fran­cés, el 22 de ju­lio, el em­ba­ja­dor fran­cés, Fra­nçois de Ro­se, re­cor­da­ba que te­ne­mos “una deu­da enor­me” con Gre­cia. En vein­ti­cin­co si­glos de his­to­ria, el país ha ofre­ci­do a la hu­ma­ni­dad “la Ilía­da y la Odi­sea, la fi­lo­so­fía de Aris­tó­te­les y Pla­tón, las ma­te­má­ti­cas de Arquímedes y Pi­tá­go­ras, la deon­to­lo­gía mé­di­ca de Hi­pó­cra­tes –“pri­me­ro, no ha­cer da­ño”, un sar­cas­mo cuan­do sus so­cios le im­po­nen pur­gas fis­ca­les co­mo los doc­to­res san­gra­ban a los en­fer­mos en el XVII– y la de­mo­cra­cia, bien sûr. Los res­ca­ta­dos han si­do los ban­cos ma­yor­men­te ale­ma­nes y fran­ce­ses. Y Ate­nas pue­de ar­gu­men­tar que par­te de su deu­da es ile­gí­ti­ma y que las cul­pas de­be­rían re­par­tir­se al 50%. Es­to es, una qui­ta del 50% y una sa­li­da del eu­ro con de­va­lua­ción del 30%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.