HA­GAN SU AGOS­TO

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

Agos­to ha si­do des­de siem­pre el mes del es­pe­cu­la­dor bur­sá­til: con la gen­te pu­dien­te de va­ca­cio­nes, el ba­jo vo­lu­men de ne­go­cio en bol­sa tie­ne un gran efec­to so­bre los pre­cios; ofre­ce así bue­nas pers­pec­ti­vas de ga­nan­cia –y de pér­di­da– al mo­des­to ba­ran­di­lle­ro, quien es­pe­ra en­ri­que­cer­se du­ran­te ese mes: de ahí la ex­pre­sión po­pu­lar.

Pe­ro el de es­te año no tie­ne la mis­ma pin­ta: las ins­ti­tu­cio­nes que con­fi­gu­ran eso que lla­ma­mos los mer­ca­dos no se han ido de va­ca­cio­nes, y, en lu­gar de ju­gar con ac­cio­nes, lo ha­cen con deu­da so­be­ra­na. La tác­ti­ca no va­ría: se tra­ta de dar pá­bu­lo a cual­quier du­da so­bre la sol­ven­cia de los paí­ses más en­deu­da­dos de la zo­na eu­ro, pa­ra ob­te­ner así un ma­yor ren­di­mien­to de la deu­da co­rres­pon­dien­te. Hay que ad­mi­tir que, en es­ta ta­rea, los mer­ca­dos cuen­tan con dos alia­dos, qui­zá in­vo­lun­ta­rios, pe­ro efi­ca­cí­si­mos: unos me­dios de co­mu­ni­ca­ción más re­cep­ti­vos a las ma­las no­ti­cias que a las bue­nas, y más afi­cio­na­dos a la in­for­ma­ción que al aná­li­sis, y unos po­lí­ti­cos que evi­tan cual­quier oca­sión de ha­cer las co­sas bien: mien­tras unos lle­van año y me­dio ofre­cien­do so­lu­cio­nes pa­ra un pro­ble­ma co­mo el grie­go, in­sig­ni­fi­can­te en el con­tex­to de la zo­na eu­ro, pe­ro que ha da­do pie a la si­tua­ción en que hoy se en­cuen­tran Es­pa­ña o Ita­lia, otros de­ci­den, por fin, ade­lan­tar las elec­cio­nes, pe­ro las con­vo­can pa­ra ca­si dos me­ses más tar­de de lo que po­drían ce­le­brar­se; así, con una en­vi­dia­ble eco­no­mía de me­dios, con­si­guen el peor re­sul­ta­do po­si­ble: unos pien­san que el Go­bierno ac­tual ya no va a ha­cer na­da, otros pien­san que el nue­vo tar­da­rá me­dio año en po­ner­se a tra­ba­jar; mien­tras, en otro país las pe­leas en­tre los in­te­gran­tes de la coa­li­ción gu­ber­na­men­tal tie­nen pre­ce­den­cia so­bre lo que vie­ne de fue­ra. Con es­te elen­co de ac­to­res en es­ce­na, la si­tua­ción se va de­te­rio­ran­do so­la.

Tras es­ta apa­rien­cia de caos pue­de uno, sin em­bar­go, adi­vi­nar al­gu­nos pun­tos fi­jos, a mo­do de pie­dras que nos per­mi­tan atra­ve­sar es­te agos­to sin que nos arras­tre la co­rrien­te. Pa­ra em­pe­zar, la dis­cu­sión so­bre si ha­brá o no res­ca­te pa­ra Es­pa­ña es es­té­ril. La en­tra­da de Ita­lia en la lis­ta de paí­ses en cua­ren­te­na ha cam­bia­do las re­glas del jue­go. Un res­ca­te a la grie­ga pa­ra Ita­lia no es con­ce­bi­ble, por­que cos­ta­ría de­ma­sia­do di­ne­ro, y por­que las du­das so­bre Ita­lia se ex­ten­de­rían in­me­dia­ta­men­te a su gran acree­dor, Fran­cia. Un

Los mer­ca­dos no se han ido de va­ca­cio­nes y en lu­gar de ju­gar con ac­cio­nes, lo ha­cen con deu­da so­be­ra­na

res­ca­te pa­ra Es­pa­ña se­ría con­ce­bi­ble, pe­ro arras­tra­ría in­me­dia­ta­men­te a Ita­lia; lo ló­gi­co es, pues, des­car­tar esa even­tua­li­dad. Sien­do es­to así, ¿qué ocu­rri­rá con el cos­te de nues­tra deu­da? To­do ha-

El ries­go es­tá en que el es­ta­do aními­co de los in­ver­so­res va­ya a peor, que se su­mer­jan en la me­lan­co­lía

ce pre­ver que se man­ten­drá muy al­to du­ran­te es­te mes, y quién sa­be si el que vie­ne. Pe­ro ese ma­yor cos­te no se apli­ca a to­da nues­tra deu­da, sino só­lo a aque­lla que ha­ya­mos de asu­mir mien­tras du­re

La en­tra­da de Ita­lia en la lis­ta de paí­ses en cua­ren­te­na ha cam­bia­do las re­glas del jue­go

esa subida, que es una pe­que­ña frac­ción del to­tal, de mo­do que un pun­to o dos de ma­yor cos­te no es una ca­tás­tro­fe.

Nues­tros ami­gos ana­lis­tas ha­cen bien en ad­ver­tir­nos de que ese au­men­to no es sos­te­ni­ble, si con ello quie­ren de­cir que no pue­de du­rar por to­da la eter­ni­dad; pe­ro sí es so­por­ta­ble du­ran­te una tem­po­ra­da. El ries­go es­tá, na­tu­ral­men­te, en que el es­ta­do aními­co de los in­ver­so­res va­ya a peor, que se su­mer­jan de­fi­ni­ti­va­men­te en la me­lan­co­lía, y que se nie­guen a es­cu­char a quie­nes les di­cen que tan­to Es­pa­ña co­mo Ita­lia son per­fec­ta­men­te ca­pa­ces de pa­gar su deu­da si si­guen por el ca­mino que, aun­que de ma­la ga­na, co­mo ma­los alum­nos que son, pa­re­cen ha­ber em­pren­di­do; que, por con­si­guien­te, se nie­guen a in­ver­tir sus aho­rros en la com­pra de nues­tra deu­da, y nos cues­te más y más co­lo­car­la.

Vis­to des­de otro ángulo, el ries­go es­tá en que las ins­ti­tu­cio­nes ya ci­ta­das, aque­llas que con su com­por­ta­mien­to mar­can el rum­bo de los mer­ca­dos, no con­ten­tas con la ren­ta­bi­li­dad que ya les da nues­tra deu­da so­be­ra­na, pro­cu­ren sa­car­le al­go más ha­cien­do lo po­si­ble pa­ra que el in­ver­sor se asus­te. Se tra­ta­ría, cla­ro es­tá, de un com­por­ta­mien­to irra­cio­nal (to­dos sa­be­mos que, cuan­do uno pres­ta a un in­te­rés de­ma­sia­do al­to, lo más pro­ba­ble es que no le pa­guen, y pier­da así in­te­rés y prin­ci­pal); pe­ro no por irra­cio­nal hay que des­car­tar­lo: los mer­ca­dos nos han da­do mues­tras, du­ran­te es­tos úl­ti­mos años, de com­por­tar­se co­mo si no su­pie­ran ni su­mar. No ol­vi­de­mos que un sis­te­ma fi­nan­cie­ro desa­rro­lla­do es po­ten­cial­men­te ines­ta­ble: pue­de des­bor­dar­se, sin que ha­ya me­ca­nis­mo al­guno que le de­vuel­va a su cau­ce.

Pe­ro no hay que ab­di­car de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad: no es­ta­mos so­me­ti­dos a la ti­ra­nía de unos mer­ca­dos om­ni­po­ten­tes, pe­ro cie­gos e im­pre­vi­si­bles, co­mo un ma­re­mo­to o un me­teo­ri­to. Los mer­ca­dos es­tán do­mi­na­dos por ins­ti­tu­cio­nes; es­tas de­ri­van su uti­li­dad, y, por con­si­guien­te, su le­gi­ti­mi­dad, del ser­vi­cio que pue­den ren­dir a la so­cie­dad; que tie­nen ór­ga­nos de go­bierno com­pues­tos por per­so­nas fí­si­cas, y que, a tra­vés del re­gu­la­dor, es­tán so­me­ti­das a la ley.

Por des­gra­cia, lo ocu­rri­do en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te es­ta cri­sis po­ne de ma­ni­fies­to que el sec­tor fi­nan­cie­ro ha al­can­za­do una in­fluen­cia mal­sa­na en la con­duc­ción de los asun­tos pú­bli­cos, y el re­gu­la­dor se ha mos­tra­do im­po­ten­te pa­ra al­te­rar la con­duc­ta de los gran­des ban­cos, con­duc­ta a me­nu­do no­ci­va al in­te­rés ge­ne­ral, has­ta el pun­to que pa­re­ce que son los ban­cos los que dic­tan. (Di­ré, de pa­so, que ex­ten­der es­te jui­cio al ca­so es­pa­ñol me pa­re­ce­ría exa­ge­ra­do, di­ga lo que di­ga al­gún in­dig­na­do).

Aquí es­tá el nú­cleo del pro­ble­ma: el se­cues­tro del po­der po­lí­ti­co por in­tere­ses es­pe­cia­les. Ha­ga, pues, ca­da cual su agos­to: pe­ro pen­se­mos en qué ha­cer pa­ra que nues­tras ins­ti­tu­cio­nes si­gan al ser­vi­cio del bien co­mún.

JUAN­JO GUI­LLEN / EFE

En el mes de agos­to, el ba­jo vo­lu­men de ne­go­cio en bol­sa tie­ne un gran efec­to so­bre los pre­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.