La aris­to­cra­cia del mo­tor

Tu­lla y los co­lec­cio­nis­tas de de­por­ti­vos, los Vi­la­no­va, Ma­gri­ñá, So­ler Puig, Floch Co­ra­chán, Ta­rre­ro o Bas­co­nes

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Pe­ro, no to­do es pa­sa­do; tam­bién hay nos­tal­gia. Tu­lla y sus ami­gos pres­tan especial aten­ción, ca­da sep­tiem­bre, a la Good­woord Re­vi­val, una es­pe­cie de re­ma­ke en la cam­pi­ña in­gle­sa, con 150.000 es­pec­ta­do­res, en el que par­ti­ci­pan ha­bi­tual­men­te co­lec­cio­nis­tas ca­ta­la­nes, co­mo el em­pre­sa­rio Joa­quín Folch Co­ra­chán (hi­jo del inol­vi­da­ble Folch Ru­si­ñol). Los apa­sio­na­dos sue­ñan con lo que no han po­di­do ni po­drán al­can­zar, por ra­zo­nes de edad, co­mo las 24 ho­ras de Le Mans, con un Pe­ga­so ca­rro­ce­ría Touring de los que di­se­ñó Wifredo Ri­card, pi­lo­ta­dos por Joa­quín Pa­la­cio o por la du­pla Jo­ver-Met­ter­nich; y por su­pues­to, vin­di­can, so­bre to­do, la he­ren­cia sim­bó­li­ca de la al­ta Dia­go­nal del mo­tor, el mun­do má­gi­co de la Pen­ya Rhin, la de Joa­quim Mo­lins y los Fa­ri­na, Pa­co Godia o el prín­ci­pe Ba­ri; la de Al­bert Puig Pa­lau (más de­por­tis­ta que ac­cio­nis­ta de las se­de­rías Puig Car­ce­reny) y del llo­ra­do Fan­gio, que ga­nó la prue­ba en 1951.

El jo­ven co­lec­cio­nis­ta de la ca­lle Vi­co ( Tu­lla se de­fi­ne co­mo bró­ker de be­llos de­por­ti­vos) ins­ta­la sus an­he­los im­po­si­bles en el Au­tó­dro­mo de Te­rra­mar de Sit­ges. El cir­cui­to sim­bó­li­co por an­to­no­ma­sia de los fe­li­ces vein­te, inau­gu­ra­do en oc­tu­bre de 1923 con un Pa­ce car muy especial, en el que Frick Ar­man­gué y el prín­ci­pe de As­tu­rias die­ron la vuel­ta de ho­nor a los man­dos de un His­pano Sui­za T-30 de los que fa­bri­ca­ba Mi­quel Ma­teu, in­dus­trial y me­ce­nas. Los pe­ral­tes del Te­rra­mar, hoy ce­men­te­rios quie­tos de la me­mo­ria, son to­da­vía un icono com­pa­ra­ble al an­ti­guo Mon­za de En­zo Fe­rra­ri. En sus pa­re­des agrie­ta­das cre­ce la hier­ba, allí co. Pa­ra los en­ten­di­dos, la ve­lo­ci­dad de las be­llas ca­rro­ce­rías no es un fin en sí mis­mo, pe­ro re­pre­sen­ta la atrac­ción fa­tal del abis­mo. Ellos an­te­po­nen el buen gus­to, la esen­cia de un mun­do que des­apa­re­ce y que ejer­ce so­bre no­so­tros una atrac­ción irre­sis­ti­ble; bus­can el es­ti­lo: el Se­ne­chal, mo­de­lo Skiff de 1925, muy vi­si­ble en el clá­si­co rally de Sit­ges, el Ja­guar E-Ty­pe, el Ma­se­ra­ti 3500 GT Spi­der Vig­na­le (1961), el Fe­rra­ri 315 S Ca­rro­ce­ria Sca­gliet­ti, el As­ton Martin mo­de­lo Uls­ter, el DBR Barchetta, el AC Co­bra..., en su­ma, las pie­zas so­ña­das por Javier Tu­lla.

Pe­ro, efec­ti­va­men­te, no to­do fue. Tam­bién exis­te el hoy, el con­tras­te con la mo­der­ni­dad ra­bio­sa, con la tec­no­lo­gía lle­va­da has­ta el pa­ro­xis­mo crea­ti­vo, co­mo ocu­rre con el Tra­mon­ta­na, lo más pa­re­ci­do a un Fór­mu­la 1 de ca­lle, con un mo­tor de 12 ci­lin­dros, una ve­lo­ci­dad pun­ta de 325 km/ho­ra y ca­rro­ce­ría de fi­bra de car­bono. Es­ta ma­ra­vi­lla de la téc­ni­ca se fa­bri­ca en Gi­ro­na, en la fac­to­ría del Tra­mon­ta­na Group, una em­pre­sa pre­si­di­da por Al­bert Foncillas, un em­pren­de­dor na­to, fa­mi­liar de Eduar­do Foncillas, aquel em­ba­ja­dor que fue vo­cal del con­se­jo de Seat.

En ma­te­ria de de­por­ti­vos, la nos­tal­gia y el gap no se com­ba­ten; vi­ven en trin­che­ras di­fe­ren­tes. Ex­pre­san la mis­ma co­lu­sión crea­ti­va en­tre el di­se­ño y la mar­ca; en­tre la vál­vu­la y la mo­da. Des­cien­de de una es­tir­pe no­ble del año 949, la ca­sa de Gan­te, fun­da­da en Flan­des por el con­de Wic­man Bi­lling

AL­BERT FONCILLAS.

JAVIER TU­LLA MA­RIS­CAL DE GAN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.