Las co­ti­za­cio­nes de Ai Wei­wei

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Carlos García-osuna ‘ROM­PIEN­DO UNA UR­NA DE LA DI­NAS­TÍA HAN’

Ai Wei­wei ha pa­ga­do un ele­va­do pre­cio por su in­de­pen­den­cia y su pen­sa­mien­to crí­ti­co. A prin­ci­pios de es­te año, las au­to­ri­da­des chi­nas des­tru­ye­ron su es­tu­dio an­tes de de­te­ner­lo en el ae­ro­puer­to de Pe­kín en el mes de abril.

Des­de en­ton­ces, el ar­tis­ta no ha si­do vis­to en pú­bli­co, y no se ha fil­tra­do nin­gu­na in­for­ma­ción ex­cep­to los car­gos que se le impu­tan: te­rro­ris­mo eco­nó­mi­co y bi­ga­mia.

Ade­más de las nu­me­ro­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res y las reac­cio­nes de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­do el mun­do, el mer­ca­do de las subas­tas ha de­mos­tra­do tam­bién su fir­me apo­yo a Wei­wei, cu­ya obra es un va­lor se­gu­ro.

Por­que, aun­que su pre­sen­cia en el mer­ca­do se­cun­da­rio es par­ti­cu­lar­men­te jo­ven (so­la­men­te un lus­tro), sus tra­ba­jos no se co­ti­zan por me­nos de 5.000 eu­ros. De las 50 obras de Wei­wei que han sa­li­do a pu­jas des­de el 2006, diez se han ven­di­do en­tre 100.000 y 400.000 eu­ros; 16, en­tre 50.000 y 100.000 eu­ros; 13, en­tre 10.000 y 50.000 eu­ros, y seis, en­tre 5.000 y 10.000 eu­ros.

Den­tro de es­ta úl­ti­ma ga­ma más ase­qui­ble, pue­de op­tar­se por fo­to­gra­fías de una de sus ac­cio­nes con­cep­tua­les o una de sus pe­que­ñas es­cul­tu­ras, co­mo Re­ga­lo de Bei­jing (un la­dri­llo de la di­nas­tía Qing, con­ser­va­do cui­da­do­sa­men­te en una ca­ja he­cha de ma­de­ra re­cu­pe­ra­da de los tem­plos de­mo­li­dos) y Swat­ter (un ma­ta­mos­cas de oro). Es­tos ob­je­tos son una he­ren­cia di­rec­ta de los re­vo­lu­cio­na­rios ready­ma­de de Mar­cel Du­champ.

Las gran­des es­cul­tu­ras de Ai Wei­wei son una ra­re­za en las prin­ci­pa­les ven­tas de arte con­tem­po­rá­neo ce­le­bra­das en to­do el mun­do en el 2010; no es de ex­tra­ñar que, to­das, sin ex­cep­ción, en­cuen­tren com­pra­do­res. Cua­tro de ellas han su­pe­ra­do los Fo­to de una per­for­man­ce efec­tua- da por Ai Wei­wei en 1995 en China, y que dio lu­gar a una fuer­te po­lé­mi­ca 100.000 eu­ros. Pe­ro las subas­tas del 2011 aún han de­pa­ra­do re­sul­ta­dos más es­pec­ta­cu­la­res: en fe­bre­ro, Sot­heby’s Lon­dres ofre­cía una ins­ta­la­ción he­cha con 100 ki­los de pi­pas de gi­ra­sol. Es­te lo­te, que te­nía una es­ti­ma­ción en­tre 91.000 y 131.000 eu­ros, es­ta­ba com­pues­to por una in­fi­ni­dad de es­cul­tu­ras de ce­rá­mi­ca pin­ta­das a mano. Mi­les de es­tas se­mi­llas ha­bían inun­da­do el sue­lo de la Sa­la de Tur­bi­nas de la Ta­te Mo­dern (la ex­po­si­ción: La se­rie Uni­le­ver: Ai Wei­wei). Es­ta ins­ta­la­ción cons­ta­ba de unos 100 mi­llo­nes de pi­pas que pe­sa­ban cer­ca de 150 to­ne­la­das. En Sot­heby’s, su ins­ta­la­ción con 100.000 pi­pas de gi­ra­sol de por­ce­la­na ha­lló com­pra­dor por 345.000 eu­ros.

El 3 de abril, el mis­mo día en que de­te­nían al ar­tis­ta en el ae­ro­puer­to de Pe­kín, Sot­heby’s Hong Kong or­ga­ni­zó una ven­ta his­tó­ri­ca de arte con­tem­po­rá­neo chino. Las obras, pro­ce­den­tes de la co­lec­ción Ullens, mul­ti­pli­ca­ron por tres, cua­tro y, has­ta, por diez sus pre­cios de sa­li­da. Se ven­die­ron 104 lo­tes que re­cau­da­ron más de 32,3 mi­llo­nes de eu­ros, tri­pli­can­do sus ex­pec­ta­ti­vas.

China ha com­ple­ta­do su de­mos­tra­ción de fuer­za con­vir­tién­do­se en el pri­mer mer­ca­do del arte del mun­do (en el 2010, ge­ne­ró el 33% de los in­gre­sos por ven­tas de arte en to­do el mun­do). Con­ver­ti­do ya en el lí­der del mer­ca­do, ¿se­rá tam­bién el mo­de­lo a se­guir? O ha­brá que exi­gir­les que res­pe­ten la li­ber­tad de crea­ción de sus ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.