Mi dios es el tiem­po

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Juan Bu­fill

Ha­cer del tiem­po una música es un sue­ño que lle­gan a cum­plir los me­jo­res poe­tas y au­to­res ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Jo­sé Val del Omar era am­bas co­sas. O, más bien, sus me­jo­res obras ( Aguaes­pe­jo gra­na­dino, Fue­go en Cas­ti­lla) eran poe­sía lo­gra­da por me­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Tam­bién es­cri­bía afo­ris­mos co­mo el que da tí­tu­lo a es­te ar­tícu­lo: “Mi dios es el tiem­po”.

En vi­da fue un ge­nio se­cre­to. Cuan­do mu­rió, en 1982, en la pren­sa só­lo apa­re­cie­ron dos ar­tícu­los: uno fir­ma­do por su hi­ja y otro por mí. Es­te dato me lo con­fir­mó ha­ce unos días Gon­za­lo Sáenz de Bu­rua­ga, res­pon­sa­ble del le­ga­do del ar­tis­ta gra­na­dino. Y ha ha­bi­do que es­pe­rar 28 años pa­ra que su obra sea reivin­di­ca­da por el Rei­na So­fía. Afor­tu­na­da- men­te, en el mu­seo re­mo­de­la­do por Borja-Vi­llel un ci­neas­ta ex­pe­ri­men­tal co­mo Val del Omar pue­de con­vi­vir con na­tu­ra­li­dad con Pi­cas­so, Chi­lli­da y Gor­di­llo.

Leer el mag­ní­fi­co ca­tá­lo­go lla­ma­do Des­bor­da­mien­to de Val del Omar nos si­túa en­tre el en­tu­sias­mo y la tris­te­za na­cio­nal (o es­pa­ño­la). Ca­si to­dos sus sue­ños y pro­yec­tos van­guar­dis­tas fue­ron in­com­pren­di­dos y abor­ta­dos, no se pu­die­ron cum­plir en un país do­mi­na­do por gen­te in­cul­ta y reac­cio­na­ria. Da­do el con­tex­to es­pa­ñol, sus con­tri­bu­cio­nes –que son im­por­tan­tes a ni­vel in­ter­na­cio­nal– no lle­ga­ron a ser re­co­no­ci­das ni pu­die­ron ejer­cer in­fluen­cia. Hoy tam­bién hay ar­tis­tas en una si­tua­ción com­pa­ra­ble con la de Val del Omar, cu­ya obra ex­po­ne en Bar­ce­lo­na La Vi­rrei­na (has­ta el 2 de oc­tu­bre).

PICTOLUMÍNICA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.