Tra­ba­ja­do­res que va­len por dos

Sie­te de ca­da diez es­pa­ño­les se que­jan de que su car­ga la­bo­ral ha au­men­ta­do en el úl­ti­mo año

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

So­bre­vi­vir a la ola de des­pi­dos que han vi­vi­do las em­pre­sas en los dos úl­ti­mos años tie­ne un pre­cio: a quie­nes han con­ser­va­do su pues­to les to­ca aho­ra ha­cer su tra­ba­jo y, en mu­chos ca­sos, el del com­pa­ñe­ro que ya no es­tá. El re­sul­ta­do: sie­te de ca­da diez tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les ase­gu­ra que en el úl­ti­mo año ha vis­to au­men­ta­da su car­ga de tra­ba­jo sin re­ci­bir nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción eco­nó­mi­ca a cam­bio por par­te de la em­pre­sa, se­gún el in­for­me in­ter­na­cio­nal Work­mo­ni­tor, ela­bo­ra­do por Randstad. Los es­pa­ño­les fi­gu­ran en­tre los eu­ro­peos que más se que­jan por es­ta si­tua­ción, só­lo su­pe­ra­dos por los hún­ga­ros (71%) y ocho pun­tos por en­ci­ma de la me­dia co­mu­ni­ta­ria, que se si­túa en el 62%.

“Mu­chas em­pre­sas han te­ni­do que to­mar me­di­das y, des­gra­cia­da­men­te, se han he­cho re­cor­tes que han afec­ta­do a las plan­ti­llas, lo cual ha pro­vo­ca­do en al­gu­nos ca­sos un cier­to des­equi­li­brio”, re­co­no­ce Ma­ria Jo­sé Car­pin­te­ro, mánager de RRHH Se­lec­ción y Desa­rro­llo de Randstad. Pa­ra Ri­card Ma­sip, pro­fe­sor de Ea­da, la sen­sa­ción de so­bre­car­ga la­bo­ral res­pon­de ade­más a otro fac­tor: “En Es­pa­ña hay una ten­den­cia cre­cien­te ha­cia un nue­vo mo­de­lo de tra­ba­jo don­de las em­pre­sas ca­da vez es­tán más orien­ta­das a re­sul­ta­dos, por lo que pre­sio­nan más a sus em­plea­dos con di­ver­sos sis­te­mas de con­trol”, ex­pli­ca. La pér­di­da de cuota de mer­ca­do que ha traí­do la cri­sis pa­ra mu­chas em­pre­sas ha agu­di­za­do es­ta ten­den­cia. “Prue­ba de ello –se­ña­la Ma­sip– es que, a di­fe­ren­cia de ha­ce seis o sie­te años, ca­da vez hay más tra­ba­ja­do­res con re­tri­bu­ción va­ria­ble li­ga­da a ob­je­ti­vos y los di­rec­ti­vos ejer­cen una pre­sión di-

Al me­nor nú­me­ro de em­plea­dos dis­po­ni­bles se su­ma el cam­bio del mo­de­lo la­bo­ral, más orien­ta­do a re­sul­ta­dos

rec­ta so­bre to­dos los de­par­ta­men­tos, in­clu­so los de apo­yo, co­mo Re­cur­sos Hu­ma­nos”.

El psi­có­lo­go Ro­ger Puig­de­ca­net, del Cen­tro de Psi­co­lo­gía, Ase­so­ra­mien­to Per­so­nal y Sa­lud Psig­ma, ase­gu­ra que des­de el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre la so­bre­car­ga la­bo­ral es una de las que­jas más ha­bi­tua­les de los pa­cien­tes que pa­san por su con­sul­ta, en­tre ellos mu­chos fun­cio­na­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. “Es­ta so­bre- car­ga ge­ne­ra re­per­cu­sio­nes si­mi­la­res al es­trés y la an­sie­dad aun­que de ca­rác­ter le­ve-mo­de­ra­do”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go. Las más fre­cuen­tes son el in­som­nio, la ten­sión mus­cu­lar y el do­lor de ca­be­za, aun­que tam­bién pue­de apa­re­cer an­gus­tia, fa­ti­ga o sen­sa­ción de co­lap­so.

Se­gún Puig­de­ca­net, “la ma­yo­ría de pa­cien­tes tie­ne cla­ro que el ori­gen de es­tos pro­ble­mas es la so­bre­car­ga de tra­ba­jo por­que ha no­ta­do un cam­bio muy evi­den­te: por ejem­plo aho­ra, de re­pen­te, sus je­fes in­ter­vie­nen en as­pec­tos co­mo el nú­me­ro de ex­pe­dien­tes que tie­nen so­bre la me­sa”.

An­te es­ta si­tua­ción, Ma­sip defiende una ma­yor apues­ta por la for­ma­ción de los tra­ba­ja­do­res: “Es­tá cla­ro que ha­ce fal­ta pro­fe­sio­na­les orien­ta­dos a re­sul­ta­dos, pe­ro si las em­pre­sas les cam­bian el mo­de­lo de tra­ba­jo y no les ayu­dan a ha­cer­lo, to­dos su­fri­rán”.

DI­MI­TRI VERVITSIOTIS / GETTY

Los di­rec­ti­vos ejer­cen aho­ra una pre­sión más di­rec­ta so­bre lo que ha­ce ca­da miem­bro de su equi­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.