Las mil y una no­ches

Vi­la­no­va i la Gel­trú ate­so­ra en las afueras una jo­ya del arte neo­mú­de­jar co­no­ci­da co­mo Can Xi­ca­rró, eri­gi­da en 1860 por el acau­da­la­do lo­cal Ma­nuel Oli­ve­lla

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea

Den­tro de la co­rrien­te de ar­qui­tec­tu­ra his­to­ri­cis­ta que sur­gió a fi­na­les del si­glo XIX, el es­ti­lo neo­mu­dé­jar fue uno de los más re­le­van­tes, so­bre to­do en el ca­so de Es­pa­ña. En es­te sen­ti­do, los ex­per­tos con­si­de­ran que es un es­ti­lo pro­pia­men­te es­pa­ñol, fren­te a otros que a lo lar­go de la his­to­ria ha­bían si­do im­por­ta­dos, co­mo es el ca­so del ro­má­ni­co y el gó­ti­co en la edad me­dia.

El neo­mú­de­jar, lla­ma­do tam­bién neo­ára­be por al­gu­nos, se ca­rac­te­ri­za por el em­pleo del la­dri­llo a la vis­ta, los ador­nos ce­rá­mi­cos y en, mu­chos ca­sos, el ar­co de he­rra­du­ra. Ejem­plos pa­ten­tes los te­ne­mos en las pla­zas de to­ros dis­per­sas por la geo­gra­fía es­pa­ño­la, co­mo la Mo­nu­men­tal, en Bar­ce­lo­na.

En el ca­so de las re­si­den­cias par­ti­cu­la­res, una jo­ya de es­te es­ti­lo la te­ne­mos en Can Xi­ca­rró, en las afueras de Vi­la­no­va i la Gel­trú. Ori­gi­na­ria­men­te una ma­sía de la que ya se tie­ne no­ti­cia en el si­glo XV, fue ad­qui­ri­da ha­cia 1860 por el acau­da­la­do lo­cal Ma­nuel Oli­ve­lla, quien la am­plió y con­vir­tió en una es­pec­ta­cu­lar man­sión neo­mu­dé­jar. Por su cor­ta es­ta­tu­ra a Oli­ve­lla se le co­no­cía co­mo xi­ca­rró y así tam­bién se de­no­mi­nó po­pu­lar­men­te la pro­pie­dad y las vi­ñas que la ro­dea­ban. En el 2000 la ad­qui­rió el es­co­cés John Duffy, quien la res­tau­ró y mo­der­ni­zó a fin de al­qui­lar­la pa­ra la ce­le­bra­ción de bo­das y es­tan­cias va­ca­cio­na­les, ade­más de po­ner­la a la ven­ta al pre­cio de 3.500.000 eu­ros.

Ro­dea­da de un ver­gel de dos hec­tá­reas re­bo­san­te de va­ria­das es­pe­cies flo­ra­les, la ca­sa y la bo­de­ga ad­jun­ta (hoy usa­da pa­ra even­tos) su­man al­re­de­dor de 1.000 m2.

El in­te­rior trans­pi­ra lu­jo y exo­tis­mo orien­tal en sus di­ver­sas salas y nue­ve ha­bi­ta­cio­nes. Re­cos­ta­dos en un di­ván, de­gus­tan­do un té aro­ma­ti­za­do y acom­pa­ña­do de dul­ces ára­bes, hay que de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción has­ta que apa­rez­ca She­re­za­de con­tan­do un cuen­to de Las mil y una no­ches.

UBI­CA­CIÓN Y FI­CHA TÉC­NI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.