El BCE, ¿un fon­do de ries­go?

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Con­si­de­ran­do que la cri­sis sub­pri­me es­ta­lló me­diá­ti­ca­men­te el 9 de agos­to del 2007, re­cor­dan­do lo acon­te­ci­do, y lo di­cho y he­cho por quie­nes go­bier­nan EE.UU. (en di­si­mu­la­do de­cli­ve des­de 1971) y la zo­na eu­ro (en su frá­gil in­fan­cia mar­ca­da por en­fren­ta­mien­tos fra­ter­nos sin ho­gar co­mún ni unión fis­cal), se im­po­ne un ba­lan­ce so­bre sus pro­ta­go­nis­tas.

Si em­pe­za­mos por el prin­ci­pio es­tá la cri­sis sub­pri­me –“ no afec­ta­rá, son 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res” (me­nos de un 1% del PIB de EE.UU.), nos tran­qui­li­zó Ben Ber­nan­ke–. Si nos tras­la­da­mos a los co­le­ta­zos ac­tua­les de la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na de la zo­na eu­ro, la mal­di­ción se re­pi­te con po­lí­ti­cos y ban­que­ros co­rrien­do de­trás de los acon­te­ci­mien­tos. Pri­me­ro nie­gan y re­nie­gan de los ago­re­ros. Se re­du­ce la im­por­tan­cia del pro­ble­ma, las sub­pri­me de un la­do del Atlán­ti­co, Gre­cia del otro. Na­die pre­pa­ra el peor es­ce­na­rio. Na­die en EE.UU. ni Es­pa­ña creía que el in­mo­bi­lia­rio po­día ba­jar. Na­die con­sul­tó he­me­ro­te­cas y li­bros so­bre el pin­cha­zo fi­nan­cie­ro in­mo­bi­lia­rio en Ja­pón de 1990 a 2005.

En­tre los me­nos afor­tu­na­dos, so­bre­sa­lió Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. En las le­gis­la­ti­vas del 2008 qui­so combatir, con una de­vo­lu­ción de 400 eu­ros en el IRPF, el tem­po­ral sub­pri­me que ya cru­za­ba el océano y na­da te­nía que ver con los “ só­li­dos fun­da­men­tos de nues­tra eco­no­mía” y “ qui­zás, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro más só­li­do de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal” (24/IX/2008).

Re­cor­dar hoy las ac­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes de Henry Paul­son, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro del inac­ti­vo Geor­ge Bush, y un ex pre­si­den­te de Gold­man Sachs, el ban­co que tam­bién ga­na di­ne­ro cuan­do lo pier­den sus clien­tes, off cour­se, pro­du­ce son­ro­jo. Re­cla­mar un lan­za­gra­na­das al Con­gre­so pa­ra apun­ta­lar las hi­po­te­ca­rias Fan­nie Mae y Fred­die Mac, a fi­na­les de ju­lio. Na­cio­na­li­zar­las al 79% el 7 de sep­tiem­bre, des­pués de unas lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de Pe­kín re­cor­dan­do la cuan­tía de lo pres­ta­do a es­tas dos or­ga­ni­za­cio­nes her­ma­nas que ga­ran­ti­zan el 80% de las hi­po­te­cas en EE.UU. El sue­ño ame­ri­cano: ser pro­pie­ta­rio de una ca­sa. Mu­tó en pe­sa­di­lla y se pro­lon­ga. En­tre un 20% y un 25% de los hi­po­te­ca­dos pa­gan un cré­di­to más ele­va­do que el pre­cio en el mer­ca­do de su ho­gar, amar­go ho­gar.

Se­gun­do ac­to. Cuan­do no pue­de ne­gar­se la evi­den­cia. En­ton­ces, res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y mo­ne­ta­rios re­cu­rren al mie­do. Asus­tar a la po­bla­ción es un me­ca­nis­mo ha­bi­tual en de­mo­cra­cia. Así lle­ga­mos a la inex­pli­ca­da – por Ber­nan­ke y Geith­ner– e inex­pli­ca­ble quie­bra de Leh­man Brot­hers, el 15 de sep­tiem­bre del 2008, el co­lap­so del cré­di­to, la ex­plo­sión de la des­con­fian­za en­tre en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y la con­trac­ción del comercio. Es­ta­dos Uni­dos lle­va­ba nue­ve me­ses en re­ce­sión. En Es­pa­ña, ter­mi­na­ba un ci­clo de ex­pan­sión ex­traor­di­na­rio, ini­cia­do en 1994.

Pro­li­fe­ra­ron en­ton­ces aná­li­sis, ad­ver­ten­cias y aler­tas acer­ca de un “ desas­tre” in­mi­nen­te. “ La Hans Tiet­me­yer, pre­si­den­te en­ton­ces del te­mi­do tam­bién en­ton­ces Bun­des­bank, en­tre­vis­ta­do por es­te dia­rio de­cla­ró an­tes de la crea­ción del eu­ro que la unión mo­ne­ta­ria só­lo se­ría via­ble a me­dio pla­zo si desem­bo­ca­ba en una unión política. Ol­vi­dó ha­blar de unión fis­cal –el pre­su­pues­to de la UE no lle­ga al 1% del PIB y ¡no hay pre­su­pues­to de la zo­na eu­ro!– y un mer­ca­do la­bo­ral no seg­men­ta­do, las con­di­cio­nes de una unión mo­ne­ta­ria óp­ti­ma, de acuer­do con el No­bel Mun­dell. La lla­ma­da Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea –con ci­ru­gía ju­rí­di­ca pos­te­rior a su de­rro­ta en las con­sul­tas po­pu- peor cri­sis des­de la Gran De­pre­sión” (1929-1939). Ni más, ni me­nos. Y con el per­so­nal asus­ta­do fue más fá­cil uti­li­zar el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes pa­ra so­cia­li­zar pér­di­das y evi­tar que la quie­bra san­cio­na­se las con­duc­tas te­me­ra­rias ra­yan­do el frau­de de los ban­que­ros, con re­tri­bu­cio­nes y pri­vi­le­gios ex­tra­va­gan­tes y obs­ce­nos pa­ra el co­mún de los mor­ta­les. Fue una com­pa­ra­ción ver­gon­zo­sa. Res­pec­to a 1929 y, pre­ci­sa­men­te pa­ra lu­char con­tra la Gran De­pre­sión, has­ta en EE.UU. se cons­ti­tu­yó una red de pro­tec­ción la­res de Fran­cia y Ho­lan­da– de­bía sim­pli­fi­car un ob­je­to po­lí­ti­co sin pre­ce­den­tes. Los com­pro­mi­sos de Bruselas lo com­pli­ca­ron to­do, to­da­vía más, cons­ti­tu­cio­na­li­zan­do las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Pe­ro sin du­da na­die, na­die, na­die pu­do lle­gar a so­ñar que el BCE, en­gen­dra­do por el Bun­des­bank, aca­ba­ría com­pran­do tí­tu­los del Te­so­ro de paí­ses muy en­deu­da­dos de la zo­na eu­ro. Una vio­la­ción (ne­ce­sa­ria) del es­pí­ri­tu y la le­tra de sus es­ta­tu­tos. Pa­ra re­go­ci­jo de he­te­ro­do­xos só­lo fal­ta apun­tar que, con unos re­cur­sos pro­pios de 10.760 mi­llo­nes de eu­ros, el ac­ti­vo/pa­si­vo del BCE su­ma dos bi­llo­nes. (la se­gu­ri­dad so­cial) pa­ra cu­brir los ries­gos que no re­suel­ve o que pro­vo­ca el ca­pi­ta­lis­mo: pa­ro, en­fer­me­dad y ve­jez. Pen­sio­nis­tas, en­fer­mos y pa­ra­dos han te­ni­do ga­ran­ti­za­dos sus in­gre­sos des­de 1950. Un co­lap­so de la de­man­da co­mo aquel era im­po­si­ble. Los es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos, el dé­fi­cit que com­pen­sa los me­no­res in­gre­sos y ma­yo­res gas­tos, mo­de­ra­ron la vio­len­cia de la Gran Re­ce­sión. Peor aún, en su va­ni­dad de hom­bres blan­cos, quie­nes nos di­ri­gen ig­no­ra­ban el Gran Es­tan­ca­mien­to ja­po­nés (1992-2005). Y que nos per­do­nen Sal­ga­do, La­gar­de y Obama, un ge­nuino mes­ti­zo, afro­ame­ri­cano avant la let­tre y ne­gro por vo­ca­ción y con­vic­ción. El des­en­deu­da­mien­to pri­va­do o pú­bli­co es un pro­ce­so lar­go y do­lo­ro­so. Re­su­ci­ta­ron a Key­nes pa­ra ase­si­nar­lo al año y me­dio.

Más frus­tran­tes las ne­ga­ti­vas a res­ca­tar a Gre­cia, el pri­mer res­ca­te, Ir­lan­da, Por­tu­gal, el se­gun­do de Gre­cia. Ne­go­cia­cio­nes im­po­si­bles, in­ter­mi­na­bles, in­efi­cien­tes. El hu­mi­llan­te re­cur­so al FMI. La ren­di­ción de Za­pa­te­ro cuan­do Ale­ma­nia y Fran­cia ve­nían de in­cum­plir sus com­pro­mi­sos de dé­fi­cit y te­nían bas­tan­te más deu­da. To­do acen­tua­do por unos me­dios que si­túan a Ita­lia y Es­pa­ña “ al bor­de del abis­mo” y que des­de ha­ce me­ses di­cen re­la­tar en directo los úl­ti­mos días – ¿co­le­ta­zos?– del eu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.