PRO­FE­CÍAS AUTOCUMPLIDAS

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Tras la apro­ba­ción del se­gun­do pa­que­te de apo­yo a Gre­cia, las ten­sio­nes en la zo­na eu­ro no han amai­na­do. Aun­que los acuer­dos de ju­lio fue­ron un avan­ce, los pro­ble­mas de fon­do no se han so­lu­cio­na­do y los ope­ra­do­res de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no ce­jan en su aco­so.

Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de la zo­na eu­ro de­ben afron­tar la cri­sis lu­chan­do si­mul­tá­nea­men­te en dos fren­tes: fre­nar la es­pe­cu­la­ción y sen­tar unas ba­ses más creí­bles pa­ra la unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria (UEM).

Las me­di­das pa­ra im­pe­dir ac­tua­cio­nes es­pe­cu­la­ti­vas es­tán jus­ti­fi­ca­das por el com­por­ta­mien­to imperfecto de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Es­tos ya erra­ron tras la crea­ción del eu­ro, es­ta­ble­cien­do pri­mas de ries­go ab­sur­da­men­te ba­jas pa­ra los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de la zo­na eu­ro. Aquel error ali­men­tó la ex­pan­sión de cré­di­to y en­deu­da­mien­to en la pe­ri­fe­ria, que es­tá en la raíz de los ac­tua­les pro­ble­mas. Aho­ra, cuan­do el ci­clo ha cam­bia­do, los mer­ca­dos ye­rran en el sen­ti­do opues­to. Aun­que la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de paí­ses co­mo Ita­lia o Es­pa­ña dis­ta de ser

La zo­na eu­ro de­be fre­nar la es­pe­cu­la­ción y sen­tar unas ba­ses más creí­bles pa­ra la unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria ta­ble es per­mi­tir que el com­por­ta­mien­to dis­fun­cio­nal de los mer­ca­dos agra­ve la si­tua­ción has­ta el pun­to del co­lap­so. La cri­sis fi­nan­cie­ra que se ini­ció en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce ya cua­tro años de­bie­ra ha­ber­nos en­se­ña­do que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros dis­tan mu­cho de ser per­fec­tos, y que por ello una ade­cua­da in­ter­ven­ción pú­bli­ca pue­de ir en be­ne­fi­cio del con­jun­to de la so­cie­dad y tam­bién del pro­pio mer­ca­do. Las com­pras de bo­nos por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo son un pri­mer pa­so en la lí­nea co­rrec­ta.

La in­ter­ven­ción pa­ra fre­nar la es­pe­cu­la­ción de­be com­ple­men­tar­se con ac­cio­nes de­ci­si­vas que sol­ven­ten el pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad de la UEM. Los ope­ra­do­res que apues­tan con­tra los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos no lo ha­cen sin nin­gún fun­da­men­to. Pien­san, y a fe­cha de hoy no les fal­ta par­te de ra­zón, que la UEM en su di­se­ño ac­tual con­de­na al es­tan­ca­mien­to a mu­chas eco­no­mías de la pe­ri­fe­ria que tie­nen ele­va­dos ni­ve­les de deu­da, no pue­den re­cu­rrir a la de­va­lua­ción pa­ra re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da y no dis­po­nen del su­fi­cien­te ca­pi­tal so­cial e ins­ti­tu­cio­nal pa­ra afron­tar las pro­fun­das re­for­mas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que la si­tua­ción exi­ge. Esas re­for­mas son ne­ce­sa­rias, y mu­chas de ellas se­rían muy po- si­ti­vas aun si no fue­ran im­pres­cin­di­bles pa­ra po­der vi­vir y com­pe­tir en el seno de la UEM. Sin em­bar­go, los lí­de­res de la zo­na eu­ro po­drían fa­ci­li­tar su adop­ción si al mis­mo tiem­po la pro­pia UEM avan­za­se con pa­so más de­ci­di­do ha­cia ma­yo­res co­tas de unión fis­cal, y por tan­to, política.

La cre­di­bi­li­dad de la zo­na eu­ro se ali­men­ta a par­tes igua­les: tan­to de la vo­lun­tad re­for­mis­ta de sus eco­no­mías mas dé­bi­les, co­mo del co­ra­je po­lí­ti­co de sus di­ri­gen­tes, que de­ben mos­trar al mun­do que es­tán dis­pues­tos a com­par­tir ma­yo­res co­tas de so­be­ra­nía, com­ple­tan­do la inaca­ba­da ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de la UEM con avan­ces de­ci­di­dos ha­cia un Te­so­ro co­mún.

RALPH ORLOWSKI / REUTERS

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.