La ciu­dad del mar

Ce­ci­lio Pi­ne­da, ma­rino y na­rra­dor co­ri­feo; Mu­tis, Oller y Es­co­là a la som­bra de Lloyd’s, Pes­soa, Ba­ro­ja o Gra­ves

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

nés, na­rra­dor ex­tra­ño, poe­ta de ries­go y ra­di­ca­li­dad iró­ni­ca pe­ro, so­bre to­do, voz au­ro­ral de olea­jes y cu­bier­tas. “ Our word is our bond, nues­tra pa­la­bra nos li­ga” ha es­cri­to a pro­pó­si­to de en su li­bro ¡Tha­las­sa Tha­las­sa!, en el que lo pa­ró­di­co (“una pin­ta de cer­ve­za / y una so­pa in­co­mes­ti­ble / die­ron tin­te de proeza / a ta­ber­na irre­pe­ti­ble”…) se mez­cla con al­gu­nas vo­ces le­ja­nas de la fic­ción – los ba­ro­jia­nos o en­tre otros–, pre­sen­cias re­ser­va­das pa­ra el ma­rino cuan­do se sien­te un rehén en pleno mar, la­be­rin­to de su so­le­dad.

Ca­pi­tán de la ma­ri­na mer­can­te for­ma­do en la Es­cue­la Náu­ti­ca de Bar­ce­lo­na,

ha vi­vi­do en­tre aro­mas de sa­li­tre y fuel; fue ins­truc­tor en la Re­pú­bli­ca de Mo­zam­bi­que – ocho años de na­ve­ga­ción con­ra­dai­na por sus cos­tas y ríos– y es un au­tor de fic­ción con­sa­gra­do en El úl­ti­mo Can­dray, li­bro con el que ob­tu­vo el premio en el 2008. Ha­bi­ta la ciu­dad por­tua­ria des­cri­ta en Ba­res de Ba­bel, (ed. Ca­re­na), un re­la­to-exal­ta­ción so­bre los ba­res de Ciu­tat Ve­lla, que fue­ron el te­rri­to­rio de su edu­ca­ción sen­ti­men­tal en la dé­ca­da de los se­ten­ta, ador­na­do por so­los de cuer­da de su ami­go

(el gran gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor) y por los gui­ños es­cé­ni­cos de otro de sus ami­gos, el director tea­tral

Su es­ta­ble­ci­mien­to de la ca­lle Ri­poll, la ca­fe­te­ría Nos­tro­mo, es un en­cla­ve del cas­co an­ti­guo; ex­ha­la la den­si­dad de los me­nes­tra­les (pla­te­ros, car­pin­te­ros o an­ti­cua­rios), pe­ro tam­bién la in­ven­ti­va de los em­pren­de­do­res, aque­llos que for­ja­ron el va­por (

y com­pa­ñía) o le feu catalán (la pri­me­ra me­ta­lúr­gi­ca de los si­tua­da al otro la­do de la Via Laie­ta­na, jun­to al Born).

tra­ba­ja, pe­ro no tran­si­ge; vi­ve en la con­for­ta­ble la­xi­tud de su ima­gi­na­ción y re­ci­be al in­tru­so a gol­pe de ci­ta ba­ro­jia­na. En­ca­ja en aquel año ca­tas­tró­fi­co de An­nual, en 1998. For­zan­do las paradojas del des­tino, ha­bría si­do tal vez una re­fe­ren­cia vá­li­da en las me­mo­rias de Des­de la úl­ti­ma vuel­ta del ca­mino, un ejem­plo de au­to­bio­gra­fía en len­gua cas­te­lla­na. De ha­ber na­ci­do unas cuan­tas dé­ca­das an­tes (bas­tan­tes), po­si­ble­men­te, ha­bría con­ver­sa­do al­gu­na vez con el maes­tro en sus pa­seos por el Ma­drid de los Aus­trias y el Ja­ra­ma era es­qui­vo pe­ro no hu­ra­ño, co­mo que­da re­fle­ja­do en su tri­lo­gía La lu­cha por la vi­da– y por el par­que del Re­ti­ro, don­de se le­van­tó una es­ta­tua que guar­da su me­mo­ria, en el cru­ce de la Cues­ta de Mo­yano con Alfonso XII; y has­ta po­dría ha­ber par­ti­ci­pa­do en su es­can­da­lo­so due­lo ateo de 1957, ce­le­bra­do en el Ce­men­te­rio Ci­vil, a car­go de su so­brino y a hom­bros de y

A po­cas ca­lles de la Llot­ja, las al­can­ta­ri­llas hue­len a puer­to. El edificio res­tau­ra­do por la Cam­bra de Co­me­rç al­ber­ga al vie­jo Con­so­lat de Mar, re­gu­la­dor del de­re­cho ma­rí­ti­mo (el ius mer­ca­to­rum) es­ta­ble­ci­do por la Co­ro­na de Ara­gón, se­gún los cá­no­nes an­te­rio­res de Tra­ni, Pi­sa, Me­si­na, Chi­pre, Cons­tan­ti­no­pla, Ve­ne­cia o Mal­ta. En los puer­tos del Con­so­lat – su úni­co pa­ran­gón fue la Li­ga Han­sea­ti­ca de las ver­tien­tes atlán­ti­ca y bál­ti­ca, des­de Le Ha­bre has­ta Dan­zig, atra­ve­san­do Am­be­res, Ham­bur­go o Rot­ter­dam– los ma­ri­nos co­se­chan re­la­cio­nes hip­nó­ti­cas. Más que ca­lles y ca­sas, las ciu­da­des del mar, co­mo Bei­rut, Tries­te o Pa­na­má, tie­nen so­no­ri­dad; así se en­tien­den los des­va­ríos na­vie­ros de

y per­so­na­jes del co­lom­biano

(“bas­ta leer una pá­gi­na / de cual­quie­ra de tus li­bros / pa­ra po­ner­le una pá­ti­na / al ro­bín de tus na­víos”, es­cri­be

es un puen­te a ul­tra­mar, allí don­de co­lo­ca­ron sue­ños ex­pan­sio­nis­tas ban­que­ros y ar­ma­do­res, an­tes de la era de la tec­no­lo­gía, en los días de

CE­CI­LIO PI­NE­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.