EL GRAN CAM­BIO DEL TU­RIS­MO

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Es en el mun­do del tu­ris­mo y los via­jes don­de se han pro­du­ci­do y se es­tán pro­du­cien­do cam­bios más pro­fun­dos. En pri­mer lu­gar, por­que han va­ria­do los há­bi­tos de la clien­te­la, muy afec­ta­da úl­ti­ma­men­te por la preo­cu­pan­te si­tua­ción eco­nó­mi­ca que vi­vi­mos y, so­bre to­do tam­bién, por­que la apa­ri­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías, la ven­ta en lí­nea y las com­pa­ñías de low cost han for­za­do a una va­ria­ción de los sis­te­mas de pro­mo­ción, co­mer­cia­li­za­ción y ad­mi­nis­tra­ción de los ne­go­cios tu­rís­ti­cos.

Se ha­cen más sa­li­das, pe­ro son más cor­tas, y se re­ser­va a úl­ti­ma ho­ra es­pe­ran­do nue­vas opor­tu­ni­da­des u ofer­tas. Mu­chas ve­ces se apro­ve­chan los via­jes de ocio o va­ca­cio­na­les pa­ra dis­fru­tar de even­tos de­por­ti­vos, pro­fe­sio­na­les o cul­tu­ra­les.

En el sec­tor de sol y pla­ya, el tu­ris­mo de proximidad es el que me­jor fun­cio­na, y con la apa­ri­ción del via­je low cost, las sa­li­das en avión se han in­cre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te, aun­que en zo­nas de proximidad se uti­li­za el co­che y en el ca­so de Ca­ta­lun­ya, en las tem­po­ra­das ba­jas, aún fun­cio­na, pe­ro en po­co vo­lu­men, el tu­ris­mo en au­to­car pro­ce­den­te de Eu­ro­pa.

Los cru­ce­ros han re­pre­sen­ta­do un fe­nó­meno muy gran­de (ac­tual­men­te ya se ha­bla por Bar­ce­lo­na de más de 2.000.000 de cru­ce­ris­tas al año). La ca­pi­tal ca­ta­la­na, que tie­ne bue­nas ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias, ex­ce­len­te ofer­ta ho­te­le­ra y un re­nom­bre co­mo ciu­dad a ni­vel mun­dial, se ha con­ver­ti­do en el pri­mer puer­to del Me­di­te­rrá­neo y el cuar­to de to­do el mun­do en la re­cep­ción de cru­ce­ros.

La ven­ta on li­ne ha si­do otro de los fe­nó­me­nos de ma­yor cre­ci­mien­to, que no de­ja de in­cre­men­tar año tras año y que ha tras­to­ca­do to­do el sis­te­ma de co­mer­cia­li­za­ción y es­tá crean­do ver­da­de­ros pro­ble­mas a las agencias de via­je tra­di­cio­nal (en el úl­ti­mo año han des­apa­re­ci­do cer­ca de mil). En­tre las diez pri­me­ras agencias de via­jes es­pa­ño­las, cua­tro son en lí­nea. En el 2010, las on li­ne cre­cie­ron un 37% en fac­tu­ra­ción.

Otro he­cho im­por­tan­te que te­ner en cuen­ta, prin­ci­pal­men­te en lo re­la­ti­vo al tu­ris­mo va­ca­cio­nal, es que la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca ha pro­vo­ca­do un fuer­te des­cen­so del con­su­mo en ex­tras, tan­to en ho­te­les co­mo en res­tau­ran­tes y ba­res, lo que in­ci­de muy ne­ga­ti­va­men­te en la cuen­ta de re­sul­ta­dos de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos y los obli­ga a re­du­cir sus in­ver­sio­nes en pues­ta al día, lo que a la lar­ga pue­de in­ci­dir ne­ga­ti­va­men­te en la ca­li­dad de su pro­duc­to.

Es­te año, y se­gu­ra­men­te de­bi­do a la si­tua­ción que vi­ve Es­pa­ña, es el tu­ris­mo ex­tran­je­ro el que me­jor se pre­sen­ta. No­so­tros pen­sa­mos in­cre­men­tar es­te año más de un 100% nues­tra fac­tu­ra­ción con el tu­ris­mo ru­so, lle­gan­do a re­ci­bir es­te 2011 más de 225.000 clien­tes de ese país.

De to­das for­mas, tam­bién el tu­ris­mo de Ale­ma­nia y el de los paí­ses eu­ro­peos que ya van sa­lien­do de la cri­sis se pre­sen­tan bien. El tu­ris­mo de ciu­dad no se pre­sen­ta con de­ma­sia­do en­tu­sias­mo, si bien Bar­ce­lo­na, co­mo ya he­mos ma­ni­fes­ta­do, es­tá vi­vien­do un mo­men­to de gran de­man­da, el res­to de ciu­da­des es­pa­ño­las no fun­cio­na tan bien ya que al­gu­nas tie­nen so­bre­di­men­sio­na­da su ofer­ta. Es­pa­ña tie­ne una gran ri­gi­dez nor­ma­ti­va tan­to a ni­vel la­bo­ral co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo con una bu­ro­cra­cia que se ha con­ver­ti­do en muy pe­sa­da de so­por­tar.

Las em­pre­sas del sec­tor ne­ce­si­ta­mos mo­ver­nos en un mar­co de fle­xi­bi­li­dad, re­gu­la­do pe­ro que no nos as­fi­xie. La ges­tión tie­ne que ser más efi­cien­te uti­li­zan­do las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra eli­mi- nar el tiem­po no pro­duc­ti­vo o los gas­tos que no apor­tan va­lor a la ac­ti­vi­dad, no só­lo por ga­nar más, sino pa­ra ser via­bles.

Con to­da se­gu­ri­dad hay mu­chos otros as­pec­tos que con­si­de­rar, pe­ro lo que que­re­mos de­cir es que las fór­mu­las de an­tes no sir­ven, que es ne­ce­sa­rio un re­plan­tea­mien­to ge­ne­ral, y que la in­dus­tria tu­rís­ti­ca ne­ce­si­ta po­ner­se las pi­las, dar mu­cha más aten­ción al tu­ris­mo cul­tu­ral, de­por­ti­vo, et­cé­te­ra, a fin de po­der dar más va­lor aña­di­do al pro­duc­to de sol y pla­ya y, so­bre to­do, es­tar aten­tos a los de­seos es­pe­cí­fi­cos de la nue­va clien­te­la. Te­ner cla­ro que so­la­men­te uti­li­zan­do co­rrec­ta­men­te to­das las po­si­bi­li­da­des que dan las nue­vas tec­no­lo­gías – ya que su uti­li­za­ción re­pre­sen­ta un aho­rro eco­nó­mi­co en la ges­tión– se da­rá agi­li­dad en la ad­mi­nis­tra­ción. Só­lo con una política que se adap­te a la nue­va si­tua­ción po­dre­mos se­guir sien­do un re­fe­ren­te tu­rís­ti­co en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.