EX­PO­SI­CIO­NES Pa­ri­cio y su pop-rap

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

La as­cen­sión más ful­gu­ran­te de un ar­tis­ta jo­ven, es la de Pe­dro Pa­ri­cio, La Oro­ta­va, 1982. Tras sus es­tu­dios en Te­ne­ri­fe y Sa­la­man­ca, en el 2004 se ins­ta­ló en Bar­ce­lo­na, don­de se li­cen­ció en Be­llas Ar­tes. Es ver­dad que es­tán: Al­bano, Díaz-Ala­má, Fon­te­la, Jorge Ga­lle­go, Na­ran­jo el Jo­ven, Tar­dez, Javier Pa­la­cios, An­tú­nez. Pe­ro nin­guno ha pa­sa­do del in­fierno al pa­raí­so con tan­ta ce­le­ri­dad y sol­ven­cia. Aho­ra es pa­raí­so Pa­ri­cio y de­be man­te­ner­lo y acre­cen­tar­lo.

Co­men­zó a ful­gir en los me­dios y apa­re­ció bri­llan­te­men­te en la ga­le­ría Fi­del Ba­la­guer. Me­dian­te la as­tu­cia de Si­món Quin­te­ro fue fi­cha­do por la Halc­yon Ga­llery de Lon­dres, don­de ex­pu­so en ma­yo úl­ti­mo con un éxi­to ro­tun­do y des­lum­bran­te, co­mo su obra. Sus pre­cios se han mul­ti­pli­ca­do, de for­ma ex­cep­cio­nal, por diez y su ex­clu­si­vi­dad con la ga­le­ría lon­di­nen­se le si­túan ya en las al­tu­ras.

Pa­ri­cio, que aho­ra pre­pa­ra dos li­bros – Due­ño de sue­ños reales y Los cis­nes sal­va­jes can­tan en li­ber­tad–, se mue­ve por Bar­ce­lo­na co­mo una an­te­na iman­ta­da que te alle­ga a los mis­te­rios de una ciu­dad se­cre­ta y an­ti­gua. Pin­ta, con so­ler­cia, sin tram­pa ni car­tón, un arte hí­bri­do y ex­pec­tan­te, un poe­ma sin pa­la­bras, un li­bro im­po­si­ble de Bo­bi Baz­len. En el ca­tá­lo­go de su ex­po­si­ción, en la Sey­houn Ga­llery de Los Án­ge­les, en el 2009, di­ce: “ Es­ta­mos atra­pa­dos en un sis­te­ma y vi­vi­mos jun­tos en un mun­do có­mo­do en el que se bus­ca una cul­tu­ra fá­cil. Pe­ro yo quie­ro pen­sar y desa­rro­llar mi men­te pa­ra li­be­rar­la de sus fron­te­ras. Quie­ro abrir la puer­ta se­cre­ta”.

Es­tá en vías de ha­cer­lo. Tra­ba- ja con pa­sión. En­se­ña a trans­for­mar­se/ac­tuar a los cua­tro ele­men­tos, que le de­vuel­ven una son­ri­sa in­ven­tan­do nue­vas cro­mías. Ya ha abier­to mu­chas puer­tas, pe­ro in­sis­te en mos­trar­nos el to­pa­cio que se ocul­ta se­dien­to tras la puer­ta se­cre­ta.

Su pop-rap im­bri­ca­do de gui­ños ex­pre­sio­nis­tas, su ma­ne­ra de com­pen­sar lo lleno y lo va­cío, la le­ve­dad del hue­co y la so­li­dez, dan una mar­cha­mo especial a su pin­tu­ra y sus di­bu­jos, sin ol­vi­dar ese po­so guan­che que per­fu­ma sus te­las de mar y ais­la­mien­to, en las que vi­bra una sen­sa­ción de fres­cu­ra aro­ma­da de eter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.