Con­ve­nios “del si­glo XIX”

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Ro­dri­go Mar­tín, pre­si­den­te de Randstad Es­pa­ña, va­lo­ra ne­ga­ti­va­men­te la re­cien­te re­for­ma de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. “El pri­mer error es la vía por la que se ha apro­ba­do (real de­cre­to, an­te la fal­ta de con­sen­so), y el se­gun­do es que de­ja a las em­pre­sas y a los tra­ba­ja­do­res en una si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, ya que to­dos sa­be­mos que va a su­frir mo­di­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les en su vía par­la­men­ta­ria”, ad­vier­te. Ade­más, Mar­tín con­si­de­ra que es­ta ley “no re­suel­ve los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, y uno de ellos es que te­ne­mos unos 6.000 con­ve­nios co­lec­ti­vos en Es­pa­ña: a Ca­ta­lun­ya le afec­tan más de 2.000, y eso es una bar­ba­ri­dad que no ocu­rre en nin­gún otro país”. En su opi­nión, una re­for­ma real­men­te “va­lien­te” con­sis­ti­ría en fi­jar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les se­gún el pues­to que desa­rro­lle ca­da tra­ba­ja­dor, y no se­gún el sec­tor o área geo­grá­fi­ca. Es de­cir, po­ten­ciar con­ve­nios fun­cio­na­les. “Los con­ve­nios co­lec­ti­vos sec­to­ria­les o geo­grá­fi­cos vie­nen de las aso­cia­cio­nes gre­mia­les del si­glo XIX, cuan­do ha­bía al­fa­re­ros o za­pa­te­ros que só­lo se de­di­ca­ban a una co­sa –ex­pli­ca el pre­si­den­te de Randstad Es­pa­ña–. Pe­ro aho­ra, por ejem­plo, en cual­quier em­pre­sa hay un de­par­ta­men­to de ad­mi­nis­tra­ción cu­yo per­so­nal ha­ce un tra­ba­jo muy si­mi­lar a los ad­mi­nis­tra­ti­vos de una em­pre­sa del tex­til o del me­tal y, sin em­bar­go, las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les pue­den ser de has­ta un 30% se­gún en qué sec­tor es­tén”.

Ro­dri­go Mar­tín fue nom­bra­do pre­si­den­te de Randstad en Es­pa­ña el pa­sa­do mes de enero pro­ce­so de se­lec­ción ya que hay mu­cha gen­te dis­po­ni­ble. Al con­tra­rio: cuan­do pu­bli­ca­mos una ofer­ta acu­de mu­chí­si­ma gen­te que no res­pon­de al per­fil y de­be­mos in­ver­tir tiem­po en el des­car­te. Las em­pre­sas tie­nen me­nos ca­pa­ci­dad pa­ra pla­ni­fi­car sus ne­ce­si­da­des de per­so­nal y te­ne­mos que tra­ba­jar más rá­pi­do. ¿Se no­ta la re­for­ma la­bo­ral? Abrió puer­tas que lle­va­ban dé­ca­das ce­rra­das, pe­ro el desa­rro­llo re­gla­men­ta­rio pos­te­rior no apor­ta gran­des he­rra­mien­tas. Por ejem­plo, se di­jo que abría a las em­pre­sas de tra­ba­jo tem­po­ral la en­tra­da al sec­tor pú­bli­co: el 1 de abril es­to de­bía es­tar re­gla­men­ta­do y no ha si­do así, aun­que hay una di­rec­ti­va eu­ro­pea que cum­plir es­te año. So­mos uno de los po­cos paí­ses don­de las em­pre­sas de tra­ba­jo tem­po­ral (ETT) no pue­den ha­cer con­tra­tos tem­po­ra­les pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción; co­mo re­sul­ta­do, cuan­do es­ta tie­ne ne­ce­si­da­des pun­tua­les se ve obli­ga­da a con­vo­car pla­zas nue­vas in­ne­ce­sa­rias o a ex­ter­na­li­zar ser­vi­cios. La re­for­ma tam­bién plan­tea­ba im­pul­sar agencias pri­va­das de co­lo­ca­ción que co­la­bo­ren con los ser­vi­cios pú­bli­cos de em­pleo pa­ra for­mar y orien­tar a los pa­ra­dos... Pa­ra es­to se cum­plió el pla­zo, pe­ro no nos gus­ta la re­gu­la­ción que han he­cho, que nos im­pi­de uti­li­zar nues­tra di­vi­sión de ETT pa­ra in­ser­tar a los pa­ra­dos. Los ser­vi- cios pú­bli­cos de em­pleo no lle­gan a to­do, no tie­nen 300 agencias en Es­pa­ña co­mo no­so­tros. ¿Por qué no usan nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra di­na­mi­zar el mer­ca­do? La Unión Eu­ro­pea es­tu­dia fo­men­tar la com­pe­ten­cia en­tre los ser­vi­cios pú­bli­cos y pri­va­dos de em­pleo con­di­cio­nan­do la fi­nan­cia­ción es­ta­tal de es­tos ser­vi­cios se­gún los re­sul­ta­dos de co­lo­ca­ción que con­si­gan. En cual­quier ac­ti­vi­dad se de­be pri­mar por re­sul­ta­dos. En Es­pa­ña una de ca­da cua­tro pres­ta­cio­nes por des­em­pleo son frau­du­len­tas: yo soy un gran de­fen­sor del Es­ta­do de bie­nes­tar pe­ro de­be­mos in­cen­ti­var mé­to­dos que ani­men a la gen­te a en­con­trar tra­ba­jo y no a bus­car sub­si­dio.

RANDSTAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.