REPORTAJE An­te una her­mo­sa bahía de Ma­llor­ca

Una vi­lla con­tem­po­rá­nea, pro­yec­ta­da por Allan Fran­klin y Ale­jan­dro Pa­lo­mino, go­za de la so­ber­bia en­se­na­da de Camp de Mar

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Aco­ta­da por los ca­bos An­drit­xol y Des Llamp, la so­ber­bia bahía de Camp de Mar con­for­ma una U abier­ta al ho­ri­zon­te, que es­po­lea el de­seo de sa­lir a mar abier­to y pro­bar la aven­tu­ra. Su tran­qui­la lá­mi­na de agua azu­la­da só­lo se ve le­ve­men­te ras­ga­da por las es­te­las blan­cas de las em­bar­ca­cio­nes que en­tran en ella o la aban­do­nan. Una pla­ci­dez ab­so­lu­ta que ha­ce si­glos se veía in­te­rrum­pi­da de cuan­do en cuan­do por las raz­zias de pi­ra­tas y corsarios que pre­ten­dían ata­car la po­bla­ción de Camp de Mar. De ahí las to­rres de vi­gi­lan­cia y de­fen­sa que to­da­vía per­ma­ne­cen en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos.

En la bahía de Camp de Mar, en­con­tra­mos la pla­ya del mis­mo nom­bre, co­nec­ta­da a un is­lo­te me­dian­te una pa­sa­re­la; la del Ra­có de Camp de Mar y la de Ses Do­nes.

La vi­lla que nos ocu­pa, ex­ca­va- da en la ro­ca del acan­ti­la­do, do­mi­na la bahía en to­da su mag­ni­tud. Su pis­ci­na des­bor­dan­te sa­le de la fa­cha­da cual mas­ca­rón de proa de un bar­co va­ra­do que qui­sie­ra ha­cer­se a la mar. El agua dul­ce se con­fun­de con la ma­ri­na la ma­yor par­te del día y en la no­che ad­quie­re to­na­li­dad azul añil por el re­fle­jo del cie­lo y las lu­ces que ilu­mi­nan su va­so.

La vi­lla fue pro­yec­ta­da ha­ce po­co por el ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co Allan Fran­klin y el es­pa­ñol Ale­jan­dro Pa­lo­mino, con la co­la­bo­ra­ción de la ar­qui­tec­ta téc­ni­ca Ana Bonet. Se asien­ta en un te­rreno de 1.445 m2, su­ma 488 m2 cons­trui­dos y se vende al pre­cio de 4.600.000 eu­ros.

Un gran pris­ma, re­vo­ca­do de blan­co, del que so­bre­sa­len dos vo­lú­me­nes cú­bi­cos, con­for­ma la po­lié­dri­ca es­truc­tu­ra per­fo­ra­da por enor­mes ven­ta­na­les a fin de que el mar se ha­ga pre­sen­te en la ma­yo­ría de las es­tan­cias.

Los sa­lien­tes y en­tran­tes de la es­truc­tu­ra van con­for­man­do las te­rra­zas, con ba­ran­das acris­ta­la­das pa­ra no di­fi­cul­tar la vi­sión del pai­sa­je ma­rino. El cen­tro de la vi­lla es­tá per­fo­ra­do por una es­cul­tó­ri­ca es­ca­le­ra he­li­coi­dal que une to­das las plan­tas y que go­za per­ma­nen­te­men­te de luz na­tu­ral gra­cias a un lu­cer­na­rio en el te­ja­do. Ini­cian­do el re­co­rri­do des­de la plan­ta su­pe­rior, es­ta se des­ti­na en­te­ra­men­te a zo­na de no­che y al­ber­ga dos ha­bi­ta­cio­nes do­bles con sus res­pec­ti­vos ba­ños. La plan­ta in­fe­rior o in­ter­me­dia con­cen­tra en su zo­na cen­tral la zo­na de día. Se tra­ta de una gran es­tan-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.