La aus­te­ri­dad que lle­va al ma­les­tar

Los re­cor­tes so­cia­les abren la puer­ta en Eu­ro­pa a años de ines­ta­bi­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­mon Ay­me­rich

Eu­ro­pa, el con­ti­nen­te que en los úl­ti­mos años ha go­za­do de los ma­yo­res es­tán­da­res de bie­nes­tar, ri­que­za y cohe­sión, y en el que más ha ca­la­do la idea de que el fu­tu­ro só­lo de­pa­ra opor­tu­ni­da­des y me­jo­ras en el ni­vel de vi­da, se en­fren­ta a una dé­ca­da de cre­ci­mien­to len­to, pér­di­da de ca­li­dad de vi­da y, con to­da pro­ba­bi­li­dad, ines­ta­bi­li­dad so­cial. El di­le­ma que de­ben re­sol­ver aho­ra los go­bier­nos eu­ro­peos es cre­cer y crear em­pleo en unos mo­men­tos en los que el sec­tor pú­bli­co no pue­de gas­tar más –to­do lo con­tra­rio– pa­ra re­lan­zar la eco­no­mía. Y ese es­ce­na­rio de re­cor­tes del gas­to pú­bli­co y aus­te­ri­dad, tie­ne un pre­cio que Eu­ro­pa pa­re­cía ha­ber ol­vi­da­do des­de que en 1991 ini­cia­ra la lar­ga fa­se de cre­ci­mien­to trun­ca­da en el 2008: el ma­les­tar so­cial.

El pri­mer avi­so lle­gó de Ate­nas, es­ce­na­rio des­de el 2009 de con­ti­nua­das pro­tes­tas con­tra las po­lí­ti­cas de re­cor­tes apli­ca­das por el Go­bierno grie­go de Gior­gos Pa­pan­dreu. Pe­ro las alar­mas han sal­ta­do tras los tu­mul­tos del Reino Uni­do, don­de masas en­fu­re­ci­das de jó­ve­nes han pro­ta­go­ni­za­do ac­tos de vio­len­cia y sa­queos en el dis­tri­to lon­di­nen­se de Tot­ten­ham y ciu­da­des co­mo Bir­ming­ham.

¿Fue­ron los su­ce­sos de Tot­ten­ham el sim­ple re­sul­ta­do de un com­por­ta­mien­to cri­mi­nal, co­mo lo ca­li­fi­có en un pri­mer mo­men­to el pri­mer mi­nis­tro, Ja­mes Ca­me­ron, ar­tí­fi­ce del ma­yor re­cor­te del gas­to pú­bli­co has­ta la fe­cha en Eu­ro­pa? ¿O fue­ron de­ter­mi­nan­tes los re­cor­tes en los ser­vi­cios so­cia­les, es­pe­cial­men­te pro­fun­dos en los ba­rrios más des­fa­vo­re­ci­dos, gol­pea­dos ya por el al­to des­em­pleo en­tre los más jó­ve­nes?

“Es di­fí­cil me­dir el ma­les­tar y sa­ber qué es lo que des­en­ca­de­na un es­ta­lli­do de vio­len­cia de es­te ti­po. Los fe­nó­me­nos de masas son di­fí­ci­les de ex­pli­car pa- ra la cien­cia”, ex­pli­ca el eco­no­mis­ta Hans Joa­chim Voth. “Pe­ro lo que sí sa­be­mos es que ese ma­les­tar guar­da una es­tre­cha re­la­ción con las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad y de re­cor­tes del gas­to. Y que la ines­ta­bi­li­dad es más fre­cuen­te cuan­to más pro­fun­dos son esos re­cor­tes. La cau­sa re­si­de en que esas po­lí­ti­cas afec­tan de ma­ne­ra más se­ria a unos sec­to­res que a otros”. Hans Joa­chim Voth y Ja­co­po Pon­ti­ce­lli, pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra, de Bar­ce­lo­na, aca­ban de pu­bli­car un es­tu­dio fi­nan­cia­do en par­te por la Bar­ce­lo­na Gra­dua­te School of Eco­no­mics (BGSE) que cam­bia de for­ma sus­tan­cial la per­cep­ción que la eco­no­mía tie­ne de las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad.

Has­ta la lle­ga­da de la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na exis­tía un al­to con­sen­so en­tre los eco­no­mis­tas so­bre los efec­tos be­né­fi­cos de los re­cor­tes y las po­lí­ti­cas de aus­te­ri- dad so­bre el cre­ci­mien­to. Se da­ba por he­cho, ade­más, que los re­cor­tes ape­nas pe­na­li­za­ban a los go­bier­nos que los prac­ti­can, del mis­mo mo­do que el elec­to­ra­do tam­po­co pre­mia a los go­bier­nos que desa­rro­llan po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas.

Sin em­bar­go, un re­cien­te in­for­me del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) cues­tio­na los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de es­tas po­lí­ti­cas. Y el es­tu­dio de Voth y Pon­ti­ce­lli apun­ta: “He­mos si­do los pri­me­ros sor­pren­di­dos por la re­gu­la­ri­dad de la re­la­ción en­tre po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad y caos so­cial”. “Aus­te­rity and anarchy: bud­get cuts and so­cial un­rest in Eu­ro­pe”, tí-

Ele­va­do des­em­pleo, di­ver­si­dad ra­cial... los fac­to­res de ries­go van en au­men­to en el con­ti­nen­te

tu­lo de su es­tu­dio, ana­li­za los es­ce­na­rios de esa ines­ta­bi­li­dad en el con­ti­nen­te eu­ro­peo en­tre los años 1919 y 2009, en un re­co­rri­do que va des­de acon­te­ci­mien­tos tan his­to­ria­dos co­mo la caí­da de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar –pre­ce­di­da por la apli­ca­ción de un du­ro pro­gra­ma de aus­te­ri­dad por par­te del can­ci­ller Hein­rich Brü­ni­ning, en la dé­ca­da de los 20 del pa­sa­do si­glo–, has­ta las re­cien­tes huel­gas ge­ne­ra­les de Gre­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.