La Black­berry que en­cen­dió la re­vuel­ta, ¿una le­yen­da ur­ba­na?

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Las de­no­mi­na­das re­des so­cia­les han co­bra­do una especial re­le­van­cia en los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos de los úl­ti­mos me­ses. La uti­li­za­ción de Fa­ce­book en Egip­to y en otros paí­ses que han pro­ta­go­ni­za­do la de­no­mi­na­da Pri­ma­ve­ra Ára­be, la ex­ten­sión de fe­nó­me­nos co­mo Anony­mous y el uso de las black­be­rries –do­ta­das de un có­di­go de men­sa­je­ría de di­fí­cil, o ines­pe­ra­do, se­gui­mien­to por par­te de la po­li­cía– du­ran­te los tu­mul­tos de Lon­dres han lle­va­do a una mag­ni­fi­ca­ción de su pa­pel en las úl­ti­mas re­vuel­tas. Voth y Pon­ti­ce­lli es­tu­dian en su tra­ba­jo el pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la ex­ten­sión de los con­flic­tos so­cia­les. “Nues­tra con­clu­sión es que no hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre una ma­yor pre­sen­cia de te­le­vi­sio­nes o ra­dios, o de te­lé­fo­nos mó­vi­les en los ni­ve­les de ines­ta­bi­li­dad so­cial”, se­ña­la Voth. “Fran­ca­men­te, pa­ra mon­tar una ja­ra­na co­mo la que hu­bo en Lon­dres, no tie­nes más que ha­blar con tus co­le­gas en el pub o en la es­qui­na de la pla­za en la que ha­bi­tual­men­te ha­blas con ellos. Los re­vo­lu­cio­na­rios ru­sos y los in­su­rrec­tos del 68 no tu­vie­ron nin­gún pro­ble­ma pa­ra sa­car a la gen­te a la ca­lle. ¡Sin internet y sin te­lé­fo­nos mó­vi­les!”.

Pa­ra cons­truir una me­di­da del ma­les­tar, Voth y Pon­ti­ce­lli han re­cu­rri­do a cin­co in­di­ca­do­res: re­vuel­tas, ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el go­bierno, ase­si­na­tos de ca­rác­ter po­lí­ti­co e in­ten­tos de re­vo­lu­ción. La me­dia ha­bi­tual pa­ra ca­da año es de 1,5 in­ci­den­tes. Cuan­to más pro­fun­do (en tér­mi­nos de pro­duc­to in­te­rior bru­to) es el re­cor­te del gas­to pú­bli­co, más in­ci­den­tes se pro­du­cen. Cuan­do el ni­vel de re­duc­ción que com­por­tan los re­cor­tes del gas­to as­cien­de al 3%, los ni­ve­les de ma­les­tar so­cial prác­ti­ca­men­te du­pli­can los de la me­dia. En el ca­so bri­tá­ni­co –acla­ra­ban los pro­pios au­to­res es­ta se­ma­na en The Guar­dian–, la in­ten­si­dad ha si­do in­clu­so ma­yor.

El es­tu­dio tie­ne su pre­ce­den­te en otro tra­ba­jo so­bre la con­flic­ti­vi­dad so­cial en Amé­ri­ca La­ti­na des­de el año 1937 en ade­lan­te y rom­pe con el con­sen­so al­can­za­do en los úl­ti­mos vein­te años en­tre los eco­no­mis­tas so­bre es­ta cues­tión. Ha­ce só­lo unos me­ses, el ita­liano Al­ber­to Ale­si­na, eco­no­mis­ta por Har­vard, y bien co­no­ci­do tam­bién en la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra, pu­bli­ca­ba otro tra­ba­jo en el que abun­da­ba en los efec­tos be­né­fi­cos de los re­cor­tes. Sin em­bar­go, eco­no­mis­tas co­mo Martin Wolf o Ken­neth Ro­goff –au­tor es­te úl­ti­mo de “This ti­me is dif­fe­rent: eight cen­tu­ries of fi­nan­cial fo­llies”– ya ha­bían cri­ti­ca­do ta­les po­lí­ti­cas. Pa­ra Ro­goff, la política eco­nó­mi­ca más ade­cua­da pa­ra la ac­tual si­tua­ción se­ría una mez­cla de res­ca­tes ma­si­vos e in­fla­ción que per­mi­ti­ría ali­viar las deu­das de paí­ses y fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.