EL CÍRCU­LO SE CIE­RRA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ha­ce un par de días, el pre­si­den­te de la aso­cia­ción ale­ma­na de ex­por­ta­do­res, el se­ñor Boer­ner, ex­hor­tó a las au­to­ri­da­des de su país a ayu­dar a la Eu­ro­pa del Sur. Aun­que una go­lon­dri­na no ha­ga ve­rano, el ges­to es sig­ni­fi­ca­ti­vo: los ex­por­ta­do­res ale­ma­nes, que cons­ti­tu­yen el mo­tor de la úni­ca gran eco­no­mía eu­ro­pea que pa­re­ce go­zar de bue­na sa­lud, ad­vier­ten por fin lo que mu­chos ya sa­bían: la eco­no­mía ale­ma­na ne­ce­si­ta de la del res­to de Eu­ro­pa. Se cie­rra así un círcu­lo abier­to en enero del 2010 con la cri­sis de la deu­da grie­ga, y que es­tá a pun­to de al­can­zar a Ale­ma­nia: o se ha­cen las co­sas bien, o na­die en la eu­ro­zo­na es­tá a sal­vo.

El lla­ma­mien­to del se­ñor Boer­ner nos re­cuer­da que la unión eco­nó­mi­ca, lo que em­pe­zó lla­mán­do­se el Mer­ca­do Co­mún, es ya un he­cho, ba­sa­do, no en la fi­lan­tro­pía, sino en el mu­tuo in­te­rés de sus par­ti­ci­pan­tes: el prin­ci­pal clien­te y pro­vee­dor de cual­quier país de la Unión Eu­ro­pea sue­le ser otro de sus miem­bros; aun­que to­dos com­pi­ta­mos unos con otros, a na­die le

La unión eco­nó­mi­ca mo­ne­ta­ria ha­ce ne­ce­sa­ria, tar­de o tem­prano, la in­te­gra­ción fis­cal

in­tere­sa que otro es­té en­fer­mo: es­ta po­dría ser la pri­me­ra lec­ción de es­ta cri­sis.

La se­gun­da ya era sa­bi­da: una unión mo­ne­ta­ria ha­ce ne­ce­sa­ria, tar­de o tem­prano, la in­te­gra­ción fis­cal. Las cláu­su­las de sal­va­guar­da in­ter­pues­tas en los tra­ta­dos pa­ra evi­tar esa in­te­gra­ción no han ser­vi­do de na­da: los com­pro­mi­sos de dis­ci­pli­na fis­cal no se han cum­pli­do, y, cuan­do se ha tra­ta­do de aban­do­nar a su suer­te a los paí­ses deu­do­res, ha re­sul­ta­do que sus acree­do­res eran los pro­pios miem­bros de la eu­ro­zo­na, de mo­do que el im­pa­go de unos aca­rrea­ba la rui­na de los otros.

Ad­mi­tá­mos­lo: es­ta­mos de­ma­sia­do en­re­da­dos unos con otros en una unión que, en pro­me­dio, a to­dos be­ne­fi­cia, pa­ra que na­die pue­da per­mi­tir­se ti­rar de la man­ta. La rup­tu­ra de la unión mo­ne­ta­ria no me pa­re­ce al­go ve­ro­sí­mil, aun­que la lis­ta de sus miem­bros pu­die­ra su­frir al­gu­na li­ge­ra mo­di­fi­ca­ción.

Sien­do es­to así, el pa­so si­guien­te es la in­te­gra­ción fis­cal, y es­ta, sea cual sea la for­ma que adop­te, só­lo pue­de te­ner un sig­ni­fi­ca­do: que la deu­da so­be­ra­na de la eu­ro­zo­na es­té res­pal­da­da por los re­cur­sos fis­ca­les de to­da la eu­ro­zo­na; y que al­guien de­mues­tre es­tar dis­pues­to a em­plear esos re­cur­sos pa­ra es­ta­bi­li­zar el mer­ca­do. Só­lo en­ton­ces de­ja­rá de ser un ne­go­cio ma­ne­jar el mer­ca­do a ba­se de alar­mas y ru­mo­res, co­mo se ha ve­ni­do ha­cien­do des­de ha­ce año y me­dio.

Lo ocu­rri­do has­ta aho­ra de­be­ría bas­tar pa­ra con­ven­cer­nos de que, si lo que se pre­ten­de es tran­qui­li­zar el mer­ca­do, cual­quier otra so­lu­ción es­tá con­de­na­da al fra­ca­so. La coor­di­na­ción pe­di­da por el pre­si­den­te Sar­kozy, con o sin mi­nis­tro de fi­nan­zas pa­ra la eu­ro­zo­na, no sir­ve pa­ra na­da. Tam­po­co el ges­to del BCE, que com­pra deu­da es­pa­ño­la e ita­lia­na, ha­rá más que cal­mar las aguas por unas ho­ras: el BCE no tie­ne re­cur­sos pa­ra com­prar mu­cha deu­da, y la pers­pec­ti­va de un ban­co cen­tral que im­pri­me di­ne­ro pa­ra dár­se­lo al go­bierno (que es lo que es­tá ha­cien­do el BCE) nos re­cuer­da épo­cas de nues­tra his­to­ria eco­nó­mi­ca que ya de­ja­mos atrás.

En es­te mo­men­to, en­tre las di­ver­sas for­mas que pue­de adop­tar una in­te­gra­ción fis­cal, el me­ca­nis­mo de los eu­ro­bo­nos pa­re­ce el más ade­cua­do pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción, y es sig­ni­fi­ca­ti­vo que ya no se ex­clu­ya ofi­cial­men­te esa po­si­bi­li­dad; es­pe­rar al año 2013 pa­ra una so­lu­ción más es­ta­ble, co­mo que­ría Ale­ma­nia, es una te­me­ri­dad.

Y los eu­ro­bo­nos ¿no per­mi­ten a los paí­ses deu­do­res, que han des­pil­fa­rra­do re­cur­sos pres­ta­dos, sa­lir­se de ro­si­tas? En pri­mer lu­gar, si ha ha­bi­do des­pil­fa­rro –y lo ha ha­bi­do–, sus cau­san­tes son ne­ce­sa­ria­men­te per­so­nas fí­si­cas, (no paí­ses, ni au­to­no­mías, ni ayun­ta­mien­tos), y es de es­pe­rar que re­ci­ban su me­re­ci­do por las vías or­di­na­rias. En se­gun­do lu­gar, los eu­ro­bo­nos no ha­rán sino ha­cer po­si­ble la fi­nan­cia­ción de esos paí­ses a un cos­te ra­zo­na­ble; pe­ro ni les exi­mi­rán de de­vol­ver su deu­da, ni evi­ta­rán que los pre­cios del in­mo­bi­lia­rio si­gan ajus­tán­do­se, ni nos aho­rra­rán, en de­fi­ni­ti­va, un pe­rio­do de va­cas fla-

El me­ca­nis­mo de los eu­ro­bo­nos pa­re­ce el más ade­cua­do pa­ra re­sol­ver la ac­tual si­tua­ción

cas. Por úl­ti­mo, nues­tras cuen­tas pú­bli­cas se ve­rán so­me­ti­das a una vi­gi­lan­cia mu­cho más es­tric­ta que has­ta aho­ra. Nos lo he­mos bus­ca­do, y qui­zá no nos ven­ga mal su­frir la pe­ni­ten­cia; aun­que no es­ta­ría mal que esa pe­ni­ten­cia la su­frie­ran en ma­yor pro­por­ción los que más han te­ni­do que ver con el pe­ca­do, y no al re­vés.

To­do lo an­te­rior es po­co más que una se­rie de pe­ro­gru­lla­das, y por ello sor­pren­de que los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos de la eu­ro­zo­na les es­tén dan­do tan­tas vuel­tas, y tar­den tan­to en ac­tuar en con­se­cuen­cia. ¿Se­rá que, co­mo de­cía aquél, es muy di­fí­cil que al­guien en­tien­da al­go cuan­do su suel­do de­pen­de de que no lo en­tien­da?

Sin caer en teo­rías cons­pi­ra­to­rias, no hay que ce­rrar los ojos an­te la evi­den­cia: to­das las cri­sis nos re­cuer­dan que se pue­de ga­nar mu­cho di­ne­ro sa­can­do par­ti­do de la ton­te­ría, pri­me­ro, y del mie­do, des­pués, de los de­más; si du­ran­te la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria se ex­plo­tó la ton­te­ría –ofre­cien­do hi­po­te­cas que re­sul­ta­ron im- pa­ga­bles y ven­dien­do pro­duc­tos fi­nan­cie­ros que re­sul­ta­ron tó­xi­cos–, con la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na se es­tá sa­can­do par­ti­do del mie­do.

Si du­ran­te una ca­tás­tro­fe na­tu­ral, la res­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des es­tri­ba en tran­qui­li­zar a la po­bla­ción, no só­lo sa­lien­do en la te­le­vi­sión, sino po­nien­do los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra con­te­ner los da­ños, aquí de­ben ha­cer lo mis­mo. En­tran­do en el quin­to año de cri­sis, no atri­bu­ya­mos su pa­rá­li­sis a la pru­den­cia: es­ta exi­ge que, cuan­do el diag­nós­ti­co es­tá cla­ro, uno ac­túe lo an­tes po­si­ble, y de la ma­ne­ra más de­ci­di­da. Lo otro no es sino un ex­ce­so de cau­te­la que ha­ce mu­cho da­ño.

THO­MAS LANGER / BLOOMBERG

los ex­por­ta­do­res ale­ma­nes ad­vier­ten que la eco­no­mía ale­ma­na ne­ce­si­ta de la del res­to de Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.