Fi­nan­zas con me­nos tes­tos­te­ro­na

Au­dur Ca­pi­tal, fun­da­da por dos is­lan­de­sas, de­mues­tra que exis­te otra ma­ne­ra de ha­cer ne­go­cios

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Glò­ria Moreno

Cuan­do en el oto­ño del 2008 la cri­sis fi­nan­cie­ra em­pe­zó a pro­pa­gar­se co­mo la pól­vo­ra por to­do el mun­do, a na­die se le ocu­rrió pen­sar que esa si­tua­ción po­día aca­bar desem­bo­can­do en al­go bueno. A na­die, ex­cep­to a Ha­lla To­más­dót­tir y a Kris­tín Pé­turs­dót­tir. Har­tas del sis­te­ma, es­tas dos em­pre­sa­rias is­lan­de­sas aca­ba­ban de fun­dar Au­dur Ca­pi­tal, una fir­ma de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros cu- yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es pre­ci­sa­men­te de­mos­trar que ha­cer ne­go­cios con va­lo­res no só­lo es po­si­ble sino que, a la lar­ga, aca­ba sa­lien­do más a cuen­ta.

Y qué me­jor mo­men­to pa­ra de­mos­trar­lo que el ac­tual, en el que el gran co­lap­so ha pues­to en evi­den­cia has­ta qué pun­to el mer­ca­do ne­ce­si­ta un mo­de­lo ba­sa­do en prin­ci­pios más éti­cos. Con to­do es­to en la ca­be­za y una bue­na do­sis de pre­mo­ni­ción, To­más­dót­tir y Pé­turs­dót­tir crea­ron Au­dur Ca­pi­tal en la pri­ma­ve­ra del 2007. Só­lo tu­vie­ron que es­pe­rar un año pa­ra ver có­mo los he­chos les da­ban la ra­zón. Mien­tras to­do el sis­te­ma ban­ca­rio de Is­lan­dia se de­rrum­ba­ba, su com­pa­ñía fue una de las úni­cas del sec­tor que lo­gró ca­pear el tem­po­ral, man­te­nién­do­se fi­nan­cie­ra­men­te sa­na y con­si­guien­do que nin­guno de sus clien­tes per­die­ra di­ne­ro.

A sus fun­da­do­ras no les ca­be nin­gu­na du­da de que gran par­te de la ha­za­ña se de­be pre­ci­sa­men­te a los prin­ci­pios que de­fien­den. Can­sa­das de “tan­ta tes­tos­te­ro­na”, su pro­yec­to se ba­sa en in­cor­po­rar los va­lo­res fe­me­ni­nos en el mun­do de las fi­nan­zas, lo que, en otras pa­la­bras, sig­ni­fi­ca po­ner freno a al­gu­nos de­fec­tos tra­di­cio­nal­men­te re­la­cio­na­dos con la mas­cu­li­ni­dad, ta­les co­mo la pa­sión des­me­su­ra­da por el ries­go y la sed de be­ne­fi­cios in­me­dia­tos, así co­mo te­ner más en cuen­ta el “ca­pi- tal emo­cio­nal” jun­to al fi­nan­cie­ro a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios.

“El di­ne­ro es una fuer­za muy po­de­ro­sa e in­flu­yen­te, pe­ro el ca­pi­tal fi­nan­cie­ro por sí so­lo no crea com­pa­ñías exi­to­sas o fon­dos de in­ver­sión; son las per­so­nas las que lo ha­cen”, ex­pli­ca To­más­dót­tir, cu­ya com­pa­ñía ha in­cor­po­ra­do el con­cep­to de due di­li­gen­ce emo­cio­nal al tí­pi­co pro­ce­so de re­vi­sión fi­nan­cie­ra que sue­le rea­li­zar­se an­tes de lle­var a ca­bo una de­ter­mi­na­da in­ver­sión.

En Au­dur Ca­pi­tal tam­bién les gus­ta ha­blar de “ries­go cons­cien­te” o, lo que es lo mis­mo: en­ten­der bien cuá­les son las con­se­cuen­cias de los ries­gos an­tes de em­bar­car­se en ellos. Es­to no sig- ni­fi­ca que sien­tan “aver­sión por el ries­go”. Tal co­mo ellas mis­mas ex­pli­can, se tra­ta más bien de per­der el mie­do a ha­cer pre­gun­tas y co­no­cer a fon­do las im­pli­ca­cio­nes que hay de­trás de ca­da una de las de­ci­sio­nes que se to­man.

Es­to se com­ple­men­ta con el fir­me com­pro­mi­so de ha­blar a los clien­tes con fran­que­za, de­jan­do cla­ro cuá­les son los pros y los con­tras de ca­da ope­ra­ción. To­do lo con­tra­rio, por lo tan­to, de lo que ocu­rría an­tes del co­lap­so, cuan­do, en aras de con­se­guir el má­xi­mo be­ne­fi­cio en el me­nor tiem­po po­si­ble, lo que pri­ma­ba era to­do me­nos la trans­pa­ren­cia y la in­te­gri­dad.

Pre­ci­sa­men­te por es­to, To­más­dót­tir no tie­ne nin­gún re­pa­ro en afir­mar que el co­lap­so del mer­ca­do fi­nan­cie­ro glo­bal ha aca­ba­do sien­do “jus­to lo que el mun­do ne­ce­si­ta­ba”. Se­gún es­ta fi­nan­cie­ra, la cri­sis es, en reali­dad, la “opor­tu­ni­dad per­fec­ta” no só­lo pa­ra cues­tio­nar los va­lo­res y ca­mi­nos que con­du­je­ron ha­cia ella sino, so­bre to­do, pa­ra sus­ti­tuir­los por otros que, de una vez por to­das, ha­gan po­si­ble un desa­rro­llo eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble.

Sin em­bar­go, y a di­fe­ren­cia de lo que al­gu­nos crí­ti­cos les po­drían re­pro­char, es­te cam­bio de

La em­pre­sa ha pues­to freno a la pa­sión des­me­su­ra­da por el ries­go y a la sed de be­ne­fi­cios in­me­dia­tos

pa­ra­dig­ma no con­sis­te en pen­sar que las mu­je­res son me­jo­res que los hom­bres, sino en que “las mu­je­res son di­fe­ren­tes de los hom­bres y, por lo tan­to, apor­tan va­lo­res y for­mas di­fe­ren­tes a la me­sa”. “Es­toy har­ta de es­ta ti­ra­nía de las op­cio­nes ex­clu­yen­tes en la vi­da: o los hom­bres o las mu­je­res. Te­ne­mos que em­pe­zar a apre­ciar la be­lle­za del equi­li­brio”, des­ta­ca To­más­dót­tir. De he­cho, Au­dur Ca­pi­tal no es­tá for­ma­do só­lo por mu­je­res, sino que tam­bién cuen­ta con un buen pu­ña­do de hom­bres ple­na­men­te com­pro­me­ti­dos con los va­lo­res de las fun­da­do­ras.

Lo que hay que ha­cer, por lo tan­to, no es sus­ti­tuir un se­xo por el otro, sino rom­per la “uni­for­mi­dad” emi­nen­te­men­te mas­cu­li­na con que has­ta aho­ra se han ve­ni­do afron­tan­do los ne­go­cios. “¿Qué es lo que ga­nas con ello?: Una me­jor to­ma de de­ci­sio­nes y me­nos com­por­ta­mien­to de re­ba­ño”, afir­ma To­más­dót­tir.

AR­CHI­VO

Ha­lla To­más­dót­tir y Kris­tín Pé­turs­dót­tir, so­cias fun­da­do­ras de Au­dur Ca­pi­tal, una em­pre­sa is­lan­de­sa de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.