El oto­ño de los car­te­ros

Las al­ter­na­ti­vas di­gi­ta­les ga­nan te­rreno y rom­pen el mo­de­lo his­tó­ri­co de ser­vi­cio pos­tal

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Hay quie­nes pre­di­can con li­ge­re­za que las car­tas han en­tra­do en vías de ex­tin­ción, co­mo las ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas pú­bli­cas. Pe­ro tar­da­rán mu­cho en mo­rir, por­que am­bos son ser­vi­cios que la ley y el sen­ti­do co­mún de­fi­nen co­mo uni­ver­sa­les, por mu­cho que avan­cen el co­rreo elec­tró­ni­co y los mó­vi­les. Pe­ro su de­cli­ve es no­to­rio: un es­tu­dio pre­sen­ta­do en mar­zo por Ac­cen­tu­re en la Eu­ro­pean Pos­tal Con­fe­ren­ce pre­vé que el vo­lu­men de co­rreo des­cen­de­rá a un rit­mo me­dio del 5% anual has­ta re­du­cir­se un 44% al lle­gar al 2020. Si se con­si­de­ran los in­gre­sos, el año pa­sa­do ba­ja­ron un 2,5% en Es­ta­dos Uni­dos y un 6,9% en Eu­ro­pa, mien­tras subían un 9,2% en los paí­ses asiá­ti­cos.

“A pe­sar de los pre­sa­gios de muer­te en la era di­gi­tal, los ope­ra­do­res postales so­bre­vi­ven –es una de las pri­me­ras frases del es­tu­dio, que ana­li­za 26 com­pa­ñías en to­do el mun­do– pe­ro dos años de cri­sis fi­nan­cie­ra y caí­da de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca han de­ja­do hue­lla. Las pre­sio­nes so­bre el nú­cleo de su ne­go­cio los em­pu­jan a ace­le­rar su di­ver­si­fi­ca­ción y a con­tem­plar su pro­pia re­con­ver­sión di­gi­tal”. Si no lo hi­cie­ran, ad­vier­te, “lle­ga­ría el día en que los cos­tes ex­ce­de­rían a sus in­gre­sos”.

No les va­le atrin­che­rar­se pa­ra aguan­tar la ca­ni­ba­li­za­ción de sus in­gre­sos; la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca, su pri­me­ra lí­nea de ac­tua­ción, ha da­do ma­gros fru­tos. La fór­mu­la más ex­ten­di­da es la pres­ta­ción de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, lo­gís­ti­cos y de pa­que­te­ría. Pe­ro en esen­cia, el pro­ble­ma per­sis­te: las al­ter­na­ti­vas di­gi­ta­les ga­nan te­rreno, de­traen vo­lú­me­nes de los ca­na­les fí­si­cos, y rom­pen el mo­de­lo his­tó­ri­co: ¿es­tán los ope­ra­do­res tra­di­cio­na­les pre­pa­ra­dos pa­ra asu­mir el re­to o se re­sig­nan a que los com­pe­ti­do­res les arre­ba­ten la par­te más ren­ta­ble del ne­go­cio?

Es­te es el otro nu­do del pro­ble­ma. La co­rrien­te li­be­ra­li­za­do­ra, que en Eu­ro­pa ha lle­ga­do a su con­su­ma­ción en el 2011, ha fa­vo­re­ci­do la apa­ri­ción de com­pe­ti­do­res que se de­sen­tien­den de las par­tes de­fi­ci­ta­rias del mer­ca­do pa­ra cen­trar­se en la na­ta, las ac­ti­vi­da­des y clien­tes que les ase­gu­ran bue­nos már­ge­nes. “Lo que se ha li­be­ra­li­za­do es el sec­tor pos­tal, que en Eu­ro­pa es­ta­ba pro­te­gi­do, lo que no sig­ni­fi­ca que se ha­ya pri­va­ti­za­do el ser­vi­cio pos­tal: los ciu­da­da­nos tie­nen de­re­cho a un ser­vi­cio uni­ver­sal, que en ese ex­tre­mo co­rre­ría pe­li­gro”, ex­pli­ca el con­sul­tor Pe­dro Blan­co, so­cio de Ac­cen­tu­re. “En to­dos los paí­ses hay ser­vi­cios postales pri­va­dos que con­vi­ven con los pú­bli­cos, y am­bos ca­ben den­tro de un sec­tor li­be­ra­li-

Un es­tu­dio de Ac­cen­tu­re pre­vé que el vo­lu­men de co­rreo des­cen­de­rá a un rit­mo me­dio del 5% anual

za­do”, ma­ti­za. En Es­pa­ña, don­de la obli­ga­ción del ser­vi­cio uni­ver­sal ha si­do con­fia­da a Co­rreos, los ser­vi­cios de­fi­ci­ta­rios son sub­ven­cio­na­dos por el Es­ta­do.

Es un equi­li­brio de­li­ca­do: “Co­rreos ha ce­rra­do el 2010 con be­ne­fi­cios, y es­ta ha si­do su tra­yec­to­ria de la úl­ti­ma dé­ca­da; el se­cre­to es­tá en que ha sa­bi­do ges­tio- nar bien los cos­tes”, apun­ta Blan­co. Aun así, la me­mo­ria del 2010 de Co­rreos in­for­ma de que el vo­lu­men to­tal ges­tio­na­do (4.413 mi­llo­nes de pie­zas) y los in­gre­sos ne­tos han ba­ja­do un 4,7% y un 3,4%, res­pec­ti­va­men­te.

“En ma­te­ria de di­gi­ta­li­za­ción, Es­pa­ña es­tá en el mis­mo pun­to que otros paí­ses eu­ro­peos, y Co­rreos ha ido cu­brien­do eta­pas en fun­ción de las ne­ce­si­da­des que nos han acu­cia­do es­tos úl­ti­mos años”, pun­tua­li­za Juan Je­sús To­rres Car­bo­nell, director de Tec­no­lo­gía y Sis­te­mas del gru­po es­ta­tal. Des­de el 2005, se ha he­cho una fuer­te in­ver­sión (73,4 mi­llo­nes de eu­ros só­lo en los tres úl­ti­mos años) en in­fra­es­truc­tu­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y cen­tros de pro­ce­so de da­tos. “Cuan­do em­pie­zas a mo­ver­te de lo fí­si­co a lo di­gi­tal, lo pri­me­ro que vas a ne­ce­si­tar es una ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca pa­ra abor­dar nue­vas ne­ce­si­da­des, y en pa­ra­le­lo has de di­se­ñar las nue­vas so­lu­cio­nes de ne­go­cio que con­ju­gar con aque­lla”.

En su fa­ce­ta de em­pre­sa de ser­vi­cios, Ac­cen­tu­re tra­ba­ja con com­pa­ñías de co­rreos y, se­gún di­ce Blan­co, sus sis­te­mas ayu­dan a en­tre­gar el 50% del co­rreo mun­dial con­vir­tién­do­lo de for­ma­to fí­si­co a di­gi­tal. “La pros­pe­ri­dad de los ope­ra­do­res postales de­pen­de­rá de que sean ca­pa­ces de re­du­cir y fle­xi­bi­li­zar sus es­truc­tu­ras de cos­tes, de ca­pi­ta­li­zar sus ac­ti­vos

Los ope­ra­do­res pri­va­dos se cen­tran en las ac­ti­vi­da­des y clien­tes que ase­gu­ran bue­nos már­ge­nes

pa­ra co­mer­cia­li­zar so­lu­cio­nes in­te­gra­das que com­bi­nen la ofer­ta fí­si­ca con la di­gi­tal”.

Es­te es el pun­to de vis­ta de To­rres Car­bo­nell: “Du­ran­te mu­chos años ha­brá que se­guir man­te­nien­do el ser­vi­cio fí­si­co, por­que no to­dos los usua­rios es­tán al ni­vel tec­no­ló­gi­co que les per­mi­ta sen­tir­se có­mo­dos con la di­gi­ta­li- za­ción de as­pec­tos de su vi­da co­ti­dia­na”. La pa­que­te­ría y ser­vi­cios aso­cia­dos son di­gi­ta­li­za­bles, con las li­mi­ta­cio­nes que plan­tea el pro­pio pa­que­te, y Co­rreos po­ne pa­ra ello su ca­pa­ci­dad lo­gís­ti­ca tan­to pa­ra la dis­tri­bu­ción co­mo pa­ra la re­co­gi­da. Una de las pa­lan­cas de es­ta ac­ti­vi­dad es la alian­za con otros nue­ve ope­ra­do­res, a tra­vés de su fi­lial Ch­ro­noex­press, pa­ra la re­co­gi­da y en­tre­ga de pa­que­tes trans­fron­te­ri­zos, un ne­go­cio en al­za gra­cias al comercio elec­tró­ni­co, cu­yo vo­lu­men se es­ti­ma cre­ce­rá en Eu­ro­pa a un rit­mo del 11% anual.

Tras las in­ver­sio­nes que le per­mi­tie­ron do­tar­se de in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca, Co­rreos ha ini­cia­do en los úl­ti­mos me­ses un mo­vi­mien­to es­tra­té­gi­co –así lo ca­li­fi­ca To­rres Car­bo­nell– ha­cia la con­tra­ta­ción de ser­vi­cios en ré­gi­men de out­sour­cing (ges­tión ex­ter­na): “He­mos lle­ga­do a la con­clu­sión de que te­ner la pro­pie­dad apor­ta po­co; lo que in­tere­sa es uti­li­zar esa in­fra­es­truc­tu­ra de la ma­ne­ra más efi­cien­te”.

ROSER VILALLONGA

Los ope­ra­do­res postales de­ben ajus­tar su mo­de­lo de ne­go­cio pa­ra so­bre­vi­vir a las al­ter­na­ti­vas di­gi­ta­les, que no pa­ran de ga­nar te­rreno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.