Alas de mu­jer

Mer­cè Mar­tí pe­ga­da a la me­mo­ria de las his­tó­ri­cas avia­do­ras Ma­ri Pe­pa Co­lo­mer, Do­lors Vi­ves o Qui­rós

La Vanguardia - Dinero - - +CRÓNICAS BURGUESAS -

Los avia­do­res ro­mán­ti­cos bus­can la pie­dra an­gu­lar del cie­lo. Su ob­se­sión por el úl­ti­mo la­dri­llo del fir­ma­men­to les con­vier­te en pá­ja­ros; avis­ta­do­res de tem­plos an­ti­guos, de mu­ra­llas ci­cló­peas, de cir­cos, co­mo el Má­xi­mo de Ro­ma, o de hi­pó­dro­mos, co­mo el de la in­me­mo­rial Cons­tan­ti­no­pla, agos­ta­da por el vien­to le­jano de la Ca­pa­do­cia y por la mano lai­ca de un co­ro­nel –Ke­mal Ata­türk–, que re­di­se­ñó el pa­la­cio de Top­ka­pi so­bre ce­ni­zas sa­gra­das.

Fren­te a su exi­guo cua­dro de man­dos, los pi­lo­tos de bi­pla­nos y cua­tri­mo­to­res de ma­de­ra son gen­tes de pár­pa­dos caí­dos; tie­nen “el mun­do a sus pies” (es­cri­bió Ma­ra­ñón). Es­cu­dri­ñan des­de arri­ba las pa­sio­nes de los hom­bres; es­tán a me­dio ca­mino en­tre el do­lor hu­mano y la “son­ri­sa de los dio­ses” ( Cio­ran); ellos de­tu­vie­ron el tiem­po pa­ra con­ver­tir­se en an­te­ce­den­tes reales de la mo­der­ni­dad.

Su re­fe­ren­cia, Pie­rre Geor­ge La­té­coè­re, vi­sio­na­rio e in­dus­trial, fue crea­dor de Ae­rops­tal (ger­men de Ae­ro­lí­neas), que unió Eu­ro­pa, Áfri­ca y Su­da­mé­ri­ca. Su ex­po­nen­te em­ble­má­ti­co, An­toi­ne de Saint-Exu­péry, des­ta­có co­mo crea­dor en 1926 de la ru­ta Tou­lou­se-Bar­ce­lo­na-St. Louis de Se­ne­gal; el au­tor de El prin­ci­pi­to vo­la­ba y es­cri­bía; pu­bli­có Vue­lo Noc­turno y Tierra de hom­bres ( Wind, sand and stars en su tí­tu­lo en in­glés), obra ca­nó­ni­ca de la avia­ción pre­mo­der­na. Los res­tos de su avión, des­apa­re­ci­do fren­te a las cos­tas de Mar­se­lla, en 1944, du­ran­te la Se­gun­da Gran Gue­rra, fue­ron ha­lla­dos al fi­nal de la cen­tu­ria; y, en el 2008, un an­ti­guo pi­lo­to de la Luft­waf­fe, víc­ti­ma se­gu­ra­men-

Mer­cè Mar­tí, pi­lo­to y em­pren­de­do­ra, con­cen­tra res­pe­to por la me­mo­ria y afán de fu­tu­ro

te de la so­cie­dad del es­pec­tácu­lo, re­co­no­cía “ha­ber de­rri­ba­do” a Saint-Ex, co­mo se co­no­ce al au­tor de El prin­ci­pi­to en es­te mun­di­llo

La vi­da de pi­lo­tos co­mo Lim­berg, Ho­ward Hug­hes, o Amy John­son; de Ame­lia Ear­hart, des­apa­re­ci­da en el Pa­cí­fi­co en 1937 al in­ten­tar com­ple­tar la vuel­ta al mun­do (tras una bús­que­da au­to­ri­za­da por el mis­mo pre­si­den­te Roo­se­velt); las de Be­ti­na Kad­mer y María Ber- nal­do de Quei­rós, o las de las ca­ta­la­nas Ma­ri Pe­pa Co­lo­mer y Do­lors Vi­ves. To­das ellas son imá­ge­nes re­ver­ti­das en la men­te de Mer­cè Mar­tí, avia­do­ra vin­cu- lada al ae­ro­puer­to de Sa­ba­dell, em­pre­sa­ria (ac­cio­nis­ta y ges­to­ra de In­fi­nit Air, una com­pa­ñía de tra­ba­jos aé­reos que ofre­ce ser­vi­cios de vi­gi­lan­cia, ob­ser­va­ción y fo­to­gra­fía aé­rea) y ga­na­do­ra de la Vuel­ta al Mun­do en Avio­ne­ta de 1994, jun­to al sue­co Eric Bank.

Dos años des­pués de aquel ri­to ini­ciá­ti­co, Mar­tí se apun­tó a la Ra­ce of the Ame­ri­cas, la cir­cun­va­la­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano, una du­rí­si­ma ca­rre­ra aé­rea de 30.000 ki­ló­me­tros com­par­ti­da con la pi­lo­to es­ta­dou­ni­den­se Ca­rol Jen­sen. Ob­tu­vie­ron el se­gun­do pues­to, pe­ro atra­ve­sa­ron su par­ti­cu­lar lí­nea de som­bra cuan­do so­bre­vo­la­ban las Ber­mu­das. En 1998, or­ga­ni­zó la co­lo­nial Dis­co­very Flight, en la que par­ti­ci­pó con un Fair­chaild R24, y en el 2007 re­co­rrió la Ru­ta Ae­ro­pos­tal, un raid de Tou­lou­se a Saint Louis de Se­ne­gal, que for­ma par­te del tra­yec­to de los pio­ne­ros.

Cuan­do en ju­lio del 2004, Ma­ri Pe­pa Co­lo­mer fa­lle­ció con 91 años, Mar­tí mos­tró a to­dos su ad­mi­ra­ción por la pio­ne­ra. Des­apa­re­cía la mu­jer que ella mis­ma ha­bía ca­li­fi­ca­do de “pun­to de re­fe­ren­cia”, en el cur­so de un ho­me­na­je a la ve­te­ra­ní­si­ma pi­lo­to or­ga­ni­za­do por el Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat en el 2003.

Ma­ri Pe­pa reali­zó sus pri­me­ras 50 ho­ras de vue­lo en 1931. Hi­ja de un in­dus­trial tex­til va­lle­sano, la pi­lo­to ca­ta­la­na más re­cono-

La avia­ción ape­la siem­pre a un pun­to del pa­sa­do que son­ría a los hé­roes: Saint-Ex, Lim­berg o Ear­hart

ci­da fue ins­truc­to­ra de vue­lo du­ran­te la Re­pú­bli­ca. Lle­gó a ofi­cial del ejér­ci­to y se ca­só con Jo­sep Ma­ria Ca­rre­ras, un avia­dor en­ton­ces muy po­pu­lar por un fa­mo­so Raid Aé­reo a Gui­nea. Ca­rre­ras im­par­tía cla­ses en el ae­ró­dro­mo Ca­nu­das, de El Prat de Llo­bre­gat, en los so­la­res co­lin­dan­tes con la Ri­car­da de los Ro­vi­ral­ta, ni­do de la pri­me­ra ter­mi­nal del ac­tual ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na. Al fi­nal de la Gue­rra Ci­vil se re­fu­gió en Tou­lou­se y años des­pués se afin­có en In­gla­te­rra, en el con­da­do de Su­rrey.

Do­lors Vi­ves, el se­gun­do gran an­te­ce­den­te, se con­sa­gró en el Aé­reo Po­pu­lar de Bar­ce­lo­na, don­de se hi­zo pi­lo­to en 1934 y par­ti­ci­po en mi­sio­nes de ob­ser­va­ción. Al fi­nal de la con­tien­da, Ma­ri Pe­pa y Do­lors Vi­ves en­ten­die­ron que sus me­jo­res años no vol­ve­rían. Am­bas de­ja­ron de pi­lo­tar pa­ra siem­pre. Hoy, Mer­cè Mar­tí bus­ca el al­ma del vue­lo en los avio­nes de épo­ca. Com­par­te su cu­rio­si­dad con los co­lec­cio­nis­tas Ignacio Duch, Jo­sé Antonio Chi­cha­rro o Javier Aran­go,

Fun­da­do­ra y ges­to­ra de la em­pre­sa de ser­vi­cios aé­reos In­fi­nit Air, se ini­ció jo­ven en la avia­ción, ga­nó la Vuel­ta al Mun­do en Avio­ne­ta y man­tie­ne in­tac­to su es­pí­ri­tu de aven­tu­ra pe­ro se re­ser­va su me­jor im­pli­ca­ción pa­ra Ma­nuel Sán­chez Da­mians, el sa­ba­de­llen­se y fi­gu­ra fun­da­cio­nal del PAC (Parc Ae­ro­nàu­tic de Ca­ta­lun­ya), que hoy pre­si­de Cris­tò­fol Jor­dà. Jun­to a su me­cá­ni­co Stan­ley, Da­mians cons­tru­yó a mano Bü­kers, Stin­sons, AISAs y Fair­childs. La me­mo­ria de la avia­ción es ex­tre­mis­ta: va des­de el vue­lo in­do­lo­ro de un ae­ro­plano sus­pen­di­do en­tre nie­blas y cer­nién­do­se so­bre un va­lle solitario, has­ta el es­truen­do de un jet en vue­lo ra­san­te por en­ci­ma de nues­tras ca­be­zas. Los que se pro­cla­man a sí mis­mos ae­reo­trans­tor­na­dos, ade­más de tor­men­tas con des­car­gas eléc­tri­cas en­sor­de­ce­do­ras, ase­gu­ran ha­ber oí­do al­gu­na vez des­de su ca­bi­na so­ni­dos me­no­res, co­mo cam­pa­na­rios de una igle­sia per­di­da o la sin­fo­nía de un afi­la­dor. Con­tem­plan pi­cos ne­va­dos y be­llos atar­de­ce­res en de­sier­tos sin fin, pe­ro tam­bién ciu­da­des ani­qui­la­das.

Allí arri­ba, en­tre las nu­bes, rei­nan la le­ve­dad y la fe­li­ci­dad.

MER­CÈ MAR­TÍ.

La pio­ne­ra, Ma­ri Pe­pa Co­lo­mer, tras re­ci­bir su tí­tu­lo de pi­lo­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.