La me­ca eu­ro­pea del vi­deo­jue­go

Ca­ta­lun­ya es la se­de de más de una ter­ce­ra par­te de las em­pre­sas del sec­tor pre­sen­tes en Es­pa­ña. Un 69% de esas com­pa­ñías es­tán ubi­ca­das en Bar­ce­lo­na

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­na Ca­ba­ni­llas

El sec­tor de los vi­deo­jue­gos fac­tu­ra en el mer­ca­do es­pa­ñol al­re­de­dor de 1.300 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Una ci­fra ele­va­da que su­pera ya los in­gre­sos pro­ce­den­tes del ci­ne, la ven­ta de música y de DVD de for­ma con­jun­ta y que, en bue­na me­di­da, obe­de­ce a la crea­ti­vi­dad y la ex­ce­len­cia de los es­tu­dios desa­rro­lla­do­res lo­ca­les, pa­dres de al­gu­nos de los tí­tu­los más ven­di­dos en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal co­mo, por ejem­plo, la se­rie In­vi­zi­mals o Bru­ce Lee Dra­gon.

El pa­sa­do mes de ju­lio, Bar­ce­lo­na se con­vir­tió du­ran­te tres días en la ca­pi­tal eu­ro­pea del vi­deo­jue­go al aco­ger la fe­ria Ga­me­lab. El acon­te­ci­mien­to de re­fe­ren­cia pa­ra los pro­fe­sio­na­les y em­pre­sas del vi­deo­jue­go en Eu­ro­pa, que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de los crea­do­res y em­pre­sa­rios más des­ta­ca­dos del sec­tor co­mo, por ejem­plo, el ja­po­nés Hi­deo Ko­ji­ma, una de las fi­gu­ras más ve­ne­ra­das de la in­dus­tria por crear la se­rie Me­tal Gear; la es­tre­lla de Mi­cro­soft, Cliff Bles­zin­ki, por su jue­go Gears of War, o Gon­za­lo Suarez, ca­ta­lo­ga­do co­mo el pio­ne­ro de la in­dus­tria es­pa­ño­la del vi­deo­jue­go. “Des­de el Ins­ti­tut Ca­ta­là de les In­dús­tries Cul­tu­rals (ICIC) de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, he­mos fir­ma­do un acuer­do con Ga­me­lab pa­ra que la fe­ria se ce­le­bre en Bar­ce­lo­na du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años. Aho­ra más que nun­ca, con­si­de­ra­mos es­tra­té­gi­co dar apo­yo a un sec­tor tan ma­du­ro co­mo el de los vi­deo­jue­gos pa­ra ha­cer­lo cre­cer”, ex­pli­ca Fè­lix Rie­ra, director del ICIC.

Y es que en la actualidad más de 50 em­pre­sas de­di­ca­das al sec­tor de los vi­deo­jue­gos con­vi­ven en Ca­ta­lun­ya, se­gún el es­tu­dio “Anà­li­si dels àm­bits emer­gents en cul­tu­ra i co­mu­ni­ca­ció: el sec­tor dels vi­deo­jocs a Ca­ta­lun­ya”, en­car­ga­do por el De­par­ta- ment de Cul­tu­ra de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya. El in­for­me mues­tra ade­más que di­chas com­pa­ñías son muy jó­ve­nes, al ha­ber si­do crea­das en su ma­yo­ría al­re­de­dor del año 2006, po­seen una me­dia de on­ce tra­ba­ja­do­res y son in­de­pen­dien­tes de los gran­des gru­pos em­pre­sa­ria­les. Só­lo en el 2009, pro­du­je­ron un to­tal de 130 nue­vos tí­tu­los.

“Son ma­yo­ri­ta­ria­men­te em­pre­sas de­di­ca­das al desa­rro­llo y edi­ción de vi­deo­jue­gos pa­ra to­do ti­po de pla­ta­for­mas. Si bien, só­lo el 50% de ellas dis­tri­bu­yen por sí mis­mas sus crea­cio­nes, ya que, nor­mal­men­te tra­ba­jan por en­car­go pa­ra un clien­te o una mul­ti­na­cio­nal, o bien desa­rro­llan sus pro­pios jue­gos y los dis­tri­bu­yen a tra­vés de pla­ta­for­mas co­mo Ap­ple Sto­re”, apun­ta Rie­ra.

En ju­lio, Bar­ce­lo­na fue du­ran­te tres días la ca­pi­tal eu­ro­pea del vi­deo­jue­go al aco­ger la fe­ria Ga­me­lab El sec­tor atra­vie­sa uno de sus me­jo­res mo­men­tos: só­lo en el 2009, se crea­ron 130 jue­gos con ADN catalán

Es el ca­so del es­tu­dio bar­ce­lo­nés No­vo­ra­ma, que des­de ha­ce cua­tro años pue­de pre­su­mir de ser el úni­co es­tu­dio en to­da la Pe­nín­su­la acre­di­ta­do co­mo crea­dor de jue­gos ex­clu­si­vo de la mul­ti­na­cio­nal Sony Com­pu­ter En­ter­tain­ment. “Des­de el 2007 rea­li­za­mos su­per­pro­duc­cio­nes pa­ra las con­so­las por­tá­ti­les de Sony co­mo la PSP, que se ven­den en más de 50 paí­ses. La idea no es que los jue­gos desa­rro­lla­dos en Ca­ta­lun­ya sean dig­nos, sino que al­gu­nos de ellos se con­vier­tan en los más ven­di­dos del mun­do”, de­cla­ra Da- ni Sán­chez-Crespo, director ge­ne­ral del es­tu­dio y crea­dor del su­per­ven­tas In­vi­zi­mals.

Com­par­te es­ta idea Xa­vi Ca­rri­llo, uno de los ve­te­ra­nos del sec­tor y fun­da­dor de Di­gi­tal Le­gends –crea­dor de jue­gos pa­ra te­lé­fo­nos mó­vi­les de firmas co­mo No­kia, Sam­sung, Sony Erics­son o Ap­ple, en­tre otras–, que afir­ma que el sec­tor de los vi­deo­jue­gos atra­vie­sa uno de sus me­jo­res mo­men­tos. “Hoy en día con­ta­mos con de­ce­nas de com­pa­ñías que han lo­gra­do con­ver­tir­se en re­fe­ren­cias mun­dia­les en to­dos los seg­men­tos del mer­ca­do –co­mo por ejem­plo, Mer­cury Steam en el cam­po de las con­so­las, No­va­ra­ma en Pla­yS­ta­tion o no­so­tros en smartp­ho­nes y ta­ble­tas– y que sir­ven de ins­pi­ra­ción a mu­chos micro-equi­pos que se es­tán lan­zan­do a la pis­ci­na. Ade­más, más que nun­ca es­ta­mos sin­tien­do el apo­yo por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes in­dus­tria­les y cul­tu­ra­les ca­ta­la­nas que in­ten­tan im­pul­sar un sec­tor re­ple­to de opor­tu­ni­da­des”.

No obs­tan­te, a pe­sar de la bue­na sa­lud de la que go­za el sec­tor en nues­tro país, son di­ver­sas las vo­ces que ape­lan so­bre la ne­ce­si­dad de de­jar de ser úni­ca­men­te bue­nos crea­do­res de vi­deo­jue­gos pa­ra pa­sar a ser dis­tri­bui­do­res de los mis­mos. Lo acla­ra el pro­pio director del ICIC: “A pe­sar de que el con­su­mo de vi­deo­jue­gos en Ca­ta­lun­ya es al­to y el ni­vel crea­ti­vo de los es­tu­dios es muy bueno, nos ha­cen fal­ta em­pre­sas edi­to­ras, que po­sean la pro­pie­dad in­te­lec­tual de los jue­gos, así co­mo dis­tri­bui­do­ras que pue­dan ren­ta­bi­li­zar es­te po­ten­cial y for­ta­le­cer la in­dus­tria”. De la mis­ma ma­ne­ra, el di­rec­ti­vo mar­ca co­mo una prio­ri­dad que las em­pre­sas del sec­tor sean ca­pa­ces de apro­ve­char los nue­vos há­bi­tos de con­su­mo de los usua­rios pa­ra ha­cer ne­go­cio. “Por ejem­plo –apun­ta–, apro­ve­chan­do las opor­tu­ni­da­des de la dis­tri­bu­ción di­gi­tal pa­ra te­ner pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal o ex­ten­der el free to play (jue­gos gra­tui­tos on li­ne), co­mo mo­de­lo de ne­go­cio exi­to­so”.

MA­NUEL VI­CA­RIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.