ASIA VÍA BAR­CE­LO­NA

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Bar­ce­lo­na es la ca­pi­tal eu­ro­pea del Me­di­te­rrá­neo. Du­ran­te su mi­le­na­ria his­to­ria, la ciu­dad se pro­yec­tó ha­cia es­te mar. No siem­pre fue una ven­ta­ja. La ciu­dad y su puer­to vi­vie­ron, no siem­pre vo­lun­ta­ria­men­te, de es­pal­das al Atlán­ti­co. Pe­ro su si­tua­ción geo­grá­fi­ca vuel­ve a ser ven­ta­jo­sa cuan­do el cen­tro neu­rál­gi­co de la eco­no­mía y del comercio mun­dial se tras­la­da des­de el Atlán­ti­co ha­cia el Pa­cí­fi­co. Si el Atlán­ti­co pri­ma­ba en un mun­do do­mi­na­do por Oc­ci­den­te, aho­ra el Me­di­te­rrá­neo es la ru­ta más rá­pi­da pa­ra co­nec­tar con los paí­ses emer­gen­tes de Asia. El flu­jo ma­rí­ti­mo Eu­ro­pa-Le­jano Orien­te ya cua­dru­pli­ca el trans­atlán­ti­co Eu­ro­pa-Amé­ri­ca.

El re­na­cer del Me­di­te­rrá­neo co­mo vía de co­ne­xión con Asia es la gran opor­tu­ni­dad pa­ra Bar­ce­lo­na. Su apues­ta es­tra­té­gi­ca: con­ver­tir­se en la prin­ci­pal puer­ta me­di­te­rrá­nea pa­ra el comercio Eu­ro­pa-Asia. Por el mo­men­to, no lo so­mos, a pe­sar de la es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción de la ciu­dad. Com­pe­ti­mos con los puer­tos del nor­te, des­de El Ha­vre has­ta Ham­bur­go, que su­man el 72% de los flu­jos co­mer­cia­les con Asia. Tam­bién con Mar­se­lla y Gé­no­va. A los puer­tos me­di­te­rrá­neos só­lo lle­gan el 28%. ¿Cuál es la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de es­tos puer­tos del nor­te? Unas in­fra­es­truc­tu­ras bien co­nec­ta­das vía te­rres­tre y fé­rrea con to­do el con­ti­nen­te. Bar­ce­lo­na go­za de unas bue­nas in­fra­es­truc­tu­ras por­tua­rias pe­ro mal co­nec­ta­das, vía fe­rro­ca­rril, con la UE. Por es­ta ra­zón, el co­rre­dor fe­rro­via­rio me­di­te­rrá­neo es vi­tal. El puer­to de Bar­ce­lo­na ca­na­li­za cer­ca del 80% del comercio ex­te­rior catalán y del 25% del es­pa­ñol, sien­do ya China el ori­gen del 31% de los con­te­ne­do­res im­por­ta­dos y el 18,5% de los ex­por­ta­dos en el 2010.

Tam­bién El Prat es un mo­derno ae­ro­puer­to en ex­pan­sión pe­ro con po­cas co­ne­xio­nes in­ter­con­ti­nen­ta­les. En el 2010 re­ci­bió 29,2 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros y en el pri­mer se­mes­tre del 2011 al­can­zó los 15,5 mi­llo­nes. Y su ca­pa­ci­dad es de has­ta 50 mi­llo­nes. Cre­cen los vue­los a Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co. Fa­vo­re­ce­rá la co­ne­xión trian­gu­lar Amé­ri­ca La­ti­na-Bar­ce­lo­na-Asia. Sin­ga­pur Air­li­nes ya inau­gu­ró el vue­lo Sin­ga­pur-Bar­ce­lo­na-São Pau­lo. Y Qa­tar Air­ways y Tur­kish Air­li­nes per­mi­ten co­nec­tar con otros des­ti­nos asiá­ti­cos. Pe­ro aho­ra ur­ge abrir ru­tas di­rec­tas con China, In­dia y Ja­pón con un do­ble ob­je­ti­vo: ha­cer más ne­go­cios y cap­tar el cre­cien­te tu­ris­mo asiá­ti­co. Exis­ten es­tu­dios que de­mues­tran su via­bi­li­dad. Más del 40% del trá­fi­co es­pa­ñol con Asia-Pa­cí­fi­co tie­ne Bar­ce­lo­na co­mo pun­to de ori­gen o des­tino. Pe­ro exis­ten gru­pos de in­te­rés po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que, co­mo ocu­rre con la red fe­rro­via­ria, fa­vo­re­cen una con­cep­ción ra­dial pa­ra las ru­tas de lar­ga dis­tan­cia con cen­tro en Ma­drid. La pri­va­ti­za­ción de la ges­tión ae­ro­por­tua­ria de­be­ría ase­gu­rar una com­pe­ten­cia leal y trans­pa­ren­te en­tre El Prat y Ba­ra­jas. ¿Se­rá po­si­ble?

El fu­tu­ro de la in­dus­tria y de los ser­vi­cios co­mo el tu­ris­mo tam­bién pa­sa por Asia. El comercio ex­te­rior si­gue ex­ce­si­va­men­te con­cen­tra­do con Eu­ro­pa, mien­tras Asia es una asig­na­tu­ra pen­dien­te y cau­sa del gran dé­fi­cit de la ba­lan­za co­mer­cial. Mien­tras Eu­ro­pa si­gue es­tan­ca­da eco­nó­mi­ca y de­mo­grá­fi­ca­men­te, el po­ten­cial de cre­ci­mien­to asiá­ti­co es muy ele­va­do. Ade­más, China e In­dia, ca­si me­dio mun­do, se­rán los prin­ci­pa­les paí­ses emi­so­res de tu­ris­mo. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Tu­ris­mo es­ti­ma que en el 2020 más de cien mi­llo­nes de chi­nos via­ja­rán al ex­te­rior.

Bar­ce­lo­na ha lo­gra­do se­guir or-

Bar­ce­lo­na de­be as­pi­rar a con­ver­tir­se en la prin­ci­pal puer­ta me­di­te­rrá­nea pa­ra el comercio Eu­ro­pa-Asia

ga­ni­zan­do el Con­gre­so Mun­dial del Mó­vil en­tre el 2012 y el 2018. La ciu­dad te­nía tan só­lo un obs­tácu­lo: la fal­ta de vue­los di­rec­tos con Asia. Se im­pu­so a Mi­lán, Mu­nich y Pa­rís que sí los tie­nen. Sin em­bar­go, Bar­ce­lo­na ga­nó su­man­do es­fuer­zos en­tre ins­ti­tu­cio­nes y so­cie­dad ci­vil. Y con­ven­ció tam­bién por ser una ca­pi­tal cos­mo­po­li­ta, con una bue­na ba­se cul­tu­ral y de ta­len­to. Cuen­ta con pres­ti­gio­sas es­cue­las de ne­go­cios co­mo Esa­de y Ie­se, muy co­nec­ta­das con In­dia y China. In­clu­so el Ba­rça pro­yec­ta in­ter­na­cio­nal­men­te una bue­na ima­gen de la ciu­dad.

Bar­ce­lo­na re­fuer­za su vo­ca­ción me­di­te­rrá­nea aco­gien­do ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo la Unión por el Me­di­te­rrá­neo. Tam­bién es la se­de del con­sor­cio Ca­sa Asia. El 9 de no­viem­bre se cum­pli­rán diez años de su cons­ti­tu­ción. Una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ana­li­zar có­mo avan­za­mos en el desa­rro­llo de nues­tras re­la­cio­nes con Asia-Pa­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.