Mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes más en tre­ce años

La Vanguardia - Dinero - - DEMOGRAFÍA -

Du­ran­te la ma­yor par­te de la his­to­ria, el rit­mo de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción mun­dial ha si­do muy len­to. Has­ta prin­ci­pios del si­glo XIX no se al­can­za­ron los 1.000 mi­llo­nes y fue­ron ne­ce­sa­rios cien­to vein­ti­cin­co años más pa­ra lle­gar a los 2.000 mi­llo­nes. Pe­ro du­ran­te el úl­ti­mo me­dio si­glo la po­bla­ción mun­dial ha en­tra­do en un pe­rio­do de cre­ci­mien­to ace­le­ra­do, au­men­tan­do de 3.000 a 7.000 mi­llo­nes. El rit­mo es tal que a fi­na­les del 2011 se­re­mos 78 mi­llo­nes de al­mas más que ha­ce un año (re­sul­ta­do de con­ta­bi­li­zar al­re­de­dor de 135 mi­llo­nes de nacimientos y cer­ca de 57 mi­llo­nes de defunciones).

Las úl­ti­mas pro­yec­cio­nes de las Na­cio­nes Uni­das ha­blan de que la po­bla­ción mun­dial se­gui­rá cre­cien­do a lo lar­go de es­te si­glo, al­can­zan­do los 9.300 mi­llo­nes en el 2050 y los 10.100 mi­llo­nes en el 2100. Aun­que, ob­via­men­te, es­tas pro­yec­cio­nes pre­sen­tan un con­si­de­ra­ble ni­vel de in­cer­ti­dum­bre, de­pen­dien­do, en­tre otros fac­to­res, de la ta­sa de fer­ti­li­dad que con­si­de­re­mos (las ci­fras aquí ex­pues­tas co­rres­pon­den a un es­ce­na­rio de fer­ti­li­dad me­dia).

Se­gún las Na­cio­nes Uni­das, In­dia, con 1.690 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, se­rá en el 2050 el país más po­bla­do del mun­do, des­pla­zan­do a Chi­na, con 1.390 mi­llo­nes, al se­gun­do lu­gar del ran­king. Otro da­to in­tere­san­te es que los paí­ses en desa­rro­llo aglu­ti­na­rán en el 2050 al 86% de la

Con 1.690 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, In­dia se­rá en el 2050 el país más po­bla­do de la Tie­rra, des­pla­zan­do a Chi­na A me­dia­dos de es­te si­glo el 69% de la po­bla­ción mun­dial se con­cen­tra­rá en áreas ur­ba­nas

po­bla­ción mun­dial (fren­te al 82% en el 2011) ab­sor­bien­do el 97% de to­do el in­cre­men­to de la po­bla­ción pre­vis­to en­tre el 2011 y el 2050. Por es­ta úl­ti­ma fe­cha, Asia se­gui­rá sien­do la re­gión más po­bla­da, con un 55% del to­tal (fren­te al 60% del 2011), aun­que Áfri­ca se­rá la que ha­brá ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to más rá­pi­do, pa­san­do de al­ber­gar el 15% de la po­bla­ción mun­dial en el año 2011 al 24% en el 2050.

Asi­mis­mo, las pre­vi­sio­nes nos di­cen que a me­dia­dos de es­te si­glo el 69% de la po­bla­ción mun­dial se con­cen­tra­rá en áreas ur­ba­nas (en el 2011 lo ha­cía el 51%) y que en los paí­ses desa­rro­lla­dos la re­la­ción en­tre po­bla­ción en edad de tra­ba­jar y la que no lo es­tá ha­brá caí­do de for­ma alar­man­te, pa­san­do de las ac­tua­les me­dias de 2,13 (Eu­ro­pa) y de 2,01 (Nor­tea­mé­ri­ca) a 1,34 y 1,49, res­pec­ti­va­men­te.

Es­te pa­no­ra­ma sus­ci­ta in­me­dia­ta­men­te la vie­ja cues­tión de si el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co nos em­po­bre­ce­rá o no. Una cues­tión so­bre la que no existe acuer­do. La po­lé­mi­ca se ini­cia a fi­na­les del si­glo XVIII con Tho­mas R. Malt­hus, quien pro­nos­ti­có que, co­mo con­se­cuen­cia de un cre­ci­mien­to de la po­bla­ción mas rá­pi­do que el de la pro­duc­ción de ali­men­tos, la mi­se­ria y la po­bre­za se­rían un des­tino inevi­ta­ble pa­ra los hu­ma­nos. Un pun­to de vis­ta que vol­vió a po­pu­la­ri­zar­se en 1968, tras un tra­ba­jo de Paul R. Ehr­lich ( The po­pu­la­tion bomb) que ad­ver­tía so­bre los efec­tos ex­plo­si­vos aso­cia­dos al he­cho de que la po­bla­ción mun­dial se du- pli­ca­ría en cua­tro dé­ca­das. Sin em­bar­go, en con­tra­po­si­ción a es­tas vi­sio­nes pe­si­mis­tas, otros es­tu­dio­sos han de­fen­di­do que la es­ca­sez de re­cur­sos aso­cia­da a un au­men­to de­mo­grá­fi­co es­ti­mu­la el in­ge­nio hu­mano, pro­pi­cian­do avan­ces tec­no­ló­gi­cos y cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les que im­pul­san un La po­bla­ción mun­dial, que en el año 1900 era de 1.600 mi­llo­nes, al­can­za­rá a fi­na­les del mes de oc­tu­bre los 7.000 mi­llo­nes y los 8.000 mi­llo­nes de aquí a tre­ce años. Es­te cre­ci­mien­to ace­le­ra­do re­fle­ja el ba­lan­ce en­tre una ta­sa de mor­ta­li­dad en abrup­to des­cen­so y una ta­sa de fer­ti­li­dad tam­bién en de­cli­ve pe­ro con un cla­ro re­tra­so tem­po­ral res­pec­to a la an­te­rior.

Los da­tos exi­gen una pro­fun­da re­fle­xión: los pa­tro­nes de cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co se re­la­cio­nan con ca­si to­dos los gran­des desafíos que la hu­ma­ni­dad tie­ne ac­tual­men­te plan­tea­dos, co­mo los de la erra­di­ca­ción de la po­bre­za, la con­ta­mi­na­ción ur­ba­na, el cam­bio cli­má­ti­co, la pro­duc­ción de ener­gía, la es­ca­sez de agua y ali­men­tos, la sa­lud, et­cé­te­ra. rá­pi­do in­cre­men­to en la pro­duc­ción de ali­men­tos y del ni­vel de vi­da. Y, jun­to a es­tas dos vi­sio­nes ex­tre­mas, tam­bién te­ne­mos otra más es­cép­ti­ca, que de­fien­de que no pue­de de­mos­trar­se la exis­ten­cia de una re­la­ción con­sis­ten­te, po­si­ti­va o ne­ga­ti­va, en­tre cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

An­te es­ta fal­ta de acuer­do, po­de­mos bus­car el con­sue­lo de la his­to­ria, pe­ro és­ta no nos ga­ran­ti­za el fu­tu­ro. Sa­be­mos que el cen­tro de gra­ve­dad de la de­mo­gra­fía mun­dial se­gui­rá des­pla­zán­do­se des­de los paí­ses ri­cos a los me-

Es­te pa­no­ra­ma re­abre la vie­ja cues­tión de si el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co nos em­po­bre­ce­rá o no

nos desa­rro­lla­dos y que mu­chos de es­tos úl­ti­mos se en­fren­tan a re­tos sin pre­ce­den­tes en lo que res­pec­ta al su­mi­nis­tro y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos, agua, vi­vien­da y ener­gía.

El cre­ci­mien­to de la po­bla­ción tam­bién sus­ci­ta mu­chas in­quie­tu­des en te­mas co­mo la de­gra­da­ción me­dioam­bien­tal y el cam­bio cli­má­ti­co, ya que la cre­cien­te de­man­da de re­cur­sos y el au­men­to de los desechos re­sul­tan­tes de su uso su­po­nen un gran im­pac­to so­bre un eco­sis­te­ma com­ple­jo que se en­cuen­tra en un es­ta­do ca­da vez más de­li­ca­do.

Al mis­mo tiem­po, la ace­le­ra­ción del rit­mo de en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos (y en no po­cos paí­ses en desa­rro­llo) pue­de crear nue­vos desafíos en los ám­bi­tos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra y la via­bi­li­dad del de­no­mi­na­do es­ta­do del bie­nes­tar en fa­ce­tas tan im­por­tan­tes co­mo la sa­ni­dad, la edu­ca­ción y el sis­te­ma de pen­sio­nes. Y el pa­no­ra­ma mun­dial se com­pli­ca aún más si te­ne­mos en cuen­ta las in­cer­ti­dum­bres ac­tual­men­te exis­ten­tes en torno a las pan­de­mias, las gue­rras, la emi­gra­ción, nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra la coo­pe­ra­ción glo­bal, et­cé­te­ra.

Al mar­gen de di­fi­cul­ta­des, el cam­bio de­mo­grá­fi­co tam­bién crea­rá nue­va opor­tu­ni­da­des. Pe­ro la con­cre­ción de es­tas im­pli­can la to­ma de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas des­ti­na­das a mol­dear la de­mo­gra­fía y a pre­ve­nir o apro­ve­char aque­llas ten­den­cias ra­zo­na­ble­men­te más pre­vi­si­bles. Pres­tar aten­ción a los in­di­ca­do­res de­mo­grá­fi­cos y ac­tuar de ma­ne­ra proac­ti­va so­bre sus cau­sas y con­se­cuen­cias re­sul­ta­rán fun­da­men­ta­les pa­ra ase­gu­rar el bie­nes­tar hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.