El ojo de cris­tal

Los Bosch de Vis­taop­ti­ca, so­cios de Lu­xot­ti­ca, la mul­ti­na­cio­nal de Leo­nar­do Del Vec­chio, y la cuar­ta ge­ne­ra­ción al fren­te del gru­po Cot­tet

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Po­dría de­cir­se que la fie­bre de las ga­fas de sol se inau­gu­ró una tar­de en Ca­li­for­nia con las Ray-Ban de Pe­ter Fonda a lo­mos de una Har­ley. Fue el des­pe­gue del rei­na­do in­dis­cu­ti­ble del di­se­ño. De he­cho, mu­cho an­tes de que des­apa­re­cie­ran de nues­tra re­ti­na las ca­de­nas de mon­ta­je, al­gu­nos fa­bri­can­tes se an­ti­ci­pa­ron al con­su­mo ma­si­vo del ma­de in Italy y aban­do­na­ron la pro­duc­ción pa­ra en­tre­gar­se de lleno al mun­do del re­tail. Es el ca­so de los Bosch, una es­tir­pe ori­gi­na­ria de Sant Joan de les Aba­des­ses, don­de Pe­re Bosch pro­du­cía an­te­ojos de muy jo­ven, gra­cias al ma­ne­jo de su her­mano Jo­sep, al­go ma­yor y apren­diz en Fran­cia, de la cris­ta­le­ría del mun­do. A la som­bra del Pi­ri­neo se han fra­gua­do mu­chas his­to­rias tra­di­cio­na­les de éxi­to y el ca­so de los Bosch, cul­tu­ral­men­te afran­ce­sa­dos pe­ro vo­ca­cio­nal­men­te trans­al­pi­nos, pue­de ser un buen ejem­plo de adap­ta­ción al cam­bio, de tran­si­ción en­tre lo vie­jo y lo nue­vo. Fun­da­ron su pro­pia em­pre­sa en 1957 y en los años se­ten­ta se con­vir­tie­ron en los so­cios es­pa­ño­les de Lu­xot­ti­ca, el gi­gan­te ita­liano de Leo­nar­do Del Vec­chio.

An­tes del gran boom com­pra­dor en­tra­ron en la pu­ra dis­tri­bu­ción de la mano de Gui­llem Bosch (hi­jo de Pe­re) y, fi­nal­men­te, cuan­do el ven­da­val fi­nan­cie­ro que hoy pa­de­ce­mos es­tá lle­ván­do­se por de­lan­te las cuen­cas in­dus­tria­les, ellos si­guen en pie, a tra­vés de Vis­taOp­ti­ca: 70 cen­tros en los que tra­ba­jan más de 150 óp­ti­cos pro­fe­sio­na­les con los mos­tra­do­res re­bo­san­tes de mar­cas. En ape­nas un sal­to ge­ne­ra­cio­nal, los Bosch, co­man­da­dos aho­ra por Gui­llem, un in­ge­nie­ro in­dus­trial de 41 años, han pa­sa­do de la eco­no­mía de los cos­tes a la eco­no­mía del va­lor. De he­cho, los óp­ti­cos de Sant Joan de les Aba­des­ses en­tra­ron en el mer­ca­do glo­bal cuan­do Pe­re Bosch se con­vir­tió en el so­cio es­pa­ñol de Lu­xot­ti­ca, la mul­ti­na­cio­nal in­dis­cu­ti­ble de Leo­nar­do Del Vec­chio, una de las sie­te for­tu­nas de la Ita­lia del sor­pas­so (jun­to a los De Be­ne­det­ti, Enzo Fe­rra­ri, Giovanni Ag­ne­lli, Ro­mit­ti o el mis­mo Ber­lus­co­ni, an­tes de con­ver­tir­se en il Ca­va­lie­ri). Des­de su se­de tra­di­cio­nal de Agor­do, Lu­xot­ti­ca Group se hi­zo con las fir­mas Armani y Vo­gue (el mis­mo Gior­gio Armani con­tro­ló un 5% de la mul­ti­na­cio­nal), lan­zó su co­ti­za­ción en la Bol­sa de Nue­va York y li­cen­ció mar­cas co­mo Ray-Ban, Cha­nel, Dolce Gab­ba­na, Don­na Ka­ran, Pra­da, Ver­sa­ce y Po­lo Ralph Lau­ren, Per­sol, Ar­net­te o Re­vo. En el pe­que­ño pue­blo de la re­gión de Be­lluno, en el Vé­ne­to,

Leo­nar­do Del Vec­chio, fun­da­dor de Lu­xot­ti­ca, con­ven­ció a los Bosch pa­ra que se lan­za­ran al mun­do del ‘re­tail’

cer­cano al cen­tro tu­rís­ti­co de Cor­ti­na D’Am­pez­zo, ha­bía ger­mi­na­do un ta­ller de mon­ta­je que, a me­dia­dos de los se­ten­ta, se ha­bría de con­ver­tir en una gran com­pa­ñía.

En la eta­pa de lan­za­mien­to de Lu­xot­ti­ca, el ma­ri­da­je Del Vec­chio-Bosch coin­ci­dió con un gran mo­men­to del sec­tor en to­da Eu­ro­pa. En Ca­ta­lun­ya, des­ta­ca­ba es­pe­cial­men­te la em­ble­má­ti­ca mar­ca fa­mi­liar de los Cot­tet, quie­nes, des­de ha­cía años, re­ci­bían a dia­rio clien­tes ávi­dos de com­pra en su edi­fi­cio se­de, el in­mue­ble sin­gu­lar de so­bras co­no­ci­do, Can Cot­tet, si­tua­do en Por­tal de l’Àn­gel (con el clá­si­co ter­mó­me­tro en su fa­cha­da). Tras la des­apa­ri­ción de Re­na­to Cot­tet, en 1993, el gru­po fa­mi­liar ha ido re­agru­pan­do sus es­ta­ble­ci­mien­tos con­cen­tra­dos aho­ra en Óptica Cot­tet (na­rra­da en el li­bro ho­me­na­je Cot­tet 1902-2002, que se pre­sen­tó en la Llot­ja de Mar). Ya en el 2007, Ja­vier Cot­tet To­rres asu­mía la di­rec­ción ge­ne­ral e im­pul­sa­ba un pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción de la mar­ca. Ha­bían trans­cu­rri­do dos dé­ca­das des- El di­rec­tor ge­ne­ral de Vis­taOp­ti­ca, la em­pre­sa de que cuen­ta con 70 cen­tros en to­da Es­pa­ña y em­plea a 150 óp­ti­cos de la pues­ta de lar­go de In­do en la bol­sa y la miem­bros de la fa­mi­lia man­te­nían un 10% de las ac­cio­nes de la com­pa­ñía que ellos ha­bían fun­da­do. La mo­der­ni­za­ción del gru­po se con­so­li­dó en el 2005 cuan­do una ra­ma del mis­mo núcleo, los Cot­tet To­rres, ad­qui­rió el 50% de las ac­cio­nes de la em­pre­sa en ma­nos de los Cot­tet Bas­sols. Se ce­rra­ba un pro­ce­so ini­cia­do por Cons­tan­tino Cot­tet (pio­ne­ro na­ci­do en Fran­cia en 1865), fa­bri­can­te de ga­fas en la Fa­bri­que d’Hor­lo­ge­rie & de Lu­net­te­rie y por Ju­les Cot­tet en la ciu­dad de Mo­rez, un em­pre­sa­rio que lle­gó por pri­me­ra vez a Bar­ce­lo­na en 1888, atraí­do por la pri­me­ra Ex­po­si­ción Uni­ver­sal.

La Ita­lia que ha­bía co­no­ci­do Pe­re Bosch en los se­sen­tas y se­ten­tas era un país emer­gen­te. Aun­que pron­to in­te­gra­ría la lis­ta de For­bes, su so­cio, Leo­nar­do Del Vec­chio, ha­bía te­ni­do un ori­gen hu­mil­de; era hi­jo de un ven­de­dor ca­lle­je­ro de ver­du­ras y una ca­ma­re­ra de un ba­rrio de Mi­lán si­tua­do jun­to al ca­nal Na­vi­glio. In­gre­só de ni­ño en el or­fa­na­to Mar­ti­nitt y tra­ba­jó co­mo ope­ra­rio en la me­ta- Em­pe­zó a fa­bri­car ma­te­rial óp­ti­co a los 14 años jun­to a su her­mano Jo­sep. Ha re­co­rri­do su sec­tor has­ta ha­llar el lúr­gi­ca John­son. Co­mo óp­ti­cos que se precian, Del Vec­chio y Pe­re Bosch han com­par­ti­do la ob­se­sión por “ver de le­jos”, ini­cia­da en el te­les­co­pio de Ke­pler y Giovanni De­mi­siano o por el de Ga­li­leo, que al­can­zó a ver la ca­ra ocul­ta de la Lu­na.

Pa­ra abun­dar su po­der icono-

An­tes de que ce­rra­ran al­gu­nas cuen­cas in­dus­tria­les, el mun­do de la óptica fue de­jan­do la pro­duc­ción

grá­fi­co, la aven­tu­ra óptica cuen­ta con an­te­ce­den­tes me­ta­fó­ri­cos de pos­tín, co­mo Fermín, un per­so­na­je de La Re­gen­ta de Cla­rín que cap­tu­ró con un ca­ta­le­jo la in­ti­mi­dad de sus vecinos, o el con­se­je­ro aus­tria­co Ju­lius Zihal, enamo­ra­do de una da­ma gra­cias a las len­tes de au­men­to, en Las ven­ta­nas ilu­mi­na­das de Von Do­de­rer. Su tin­te má­gi­co que­dó plas­ma­do en Ma­con­do, don­de Mel­quia­des (un per­so­na­je de Cien años de so­le­dad) cons­ta­ta so­la­men­te que “la cien­cia del cris­tal ha eli­mi­na­do

las dis­tan­cias”.

GUI­LLEM BOSCH.

PE­RE BOSCH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.