¿CAM­BIO DE ‘CHIP’ EN BAR­CE­LO­NA?

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Quién en el mun­do no co­no­ce Bar­ce­lo­na? Des­de los Jue­gos Olím­pi­cos del 1992 has­ta la pe­lí­cu­la de Woody Allen Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na (es­tre­na­da en el 2008), la no­to­rie­dad de la ciu­dad ha co­no­ci­do –en es­tas dos úl­ti­mas dé­ca­das– un au­ge sin pre­ce­den­tes y ha di­fun­di­do su mar­ca en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta.

El re­cien­te nom­bra­mien­to de la ca­pi­tal ca­ta­la­na pa­ra al­ber­gar el Mo­bi­le World Con­gress has­ta el 2018 gra­cias, en­tre otros, al apo­yo in­con­di­cio­nal de to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes y a una co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, la con­vier­te en la ca­pi­tal mun­dial del mó­vil y con­lle­va una apues­ta real por la in­no­va­ción, así co­mo una ma­yor pro­yec­ción mun­dial.

Bar­ce­lo­na em­pie­za a aso­ciar­se con la pa­la­bra éxi­to, y en es­te sen­ti­do ha in­flui­do de for­ma di­rec­ta la re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal de los re­cien­tes triun­fos del Ba­rça, que enamo­ra a los afi­cio­na­dos del fút­bol mu­cho más allá de nues­tras fron­te­ras y re­fuer­za, to­da­vía más, el pres­ti­gio de nues­tra ciu­dad.

El de­por­te po­dría ser uno de los ejes del fu­tu­ro de nues­tra re­gión, po­dría­mos so­ñar con ser “una ca­pi­tal in­ter­na­cio­nal del de­por­te”. Se ha tra­ba­ja­do en esa lí­nea al­ber­gan­do gran­des acon­te­ci­mien­tos de te­nis, fút­bol, atletismo, fór­mu­la 1 (aun­que en­tien­do que aquí no se po­drá se­guir a cual­quier pre­cio), ci­clis­mo, motociclismo..., pe­ro no se han po­ten­cia­do pro­duc­tos ya exis­ten­tes con una lar­ga tra­di­ción co­mo el Go­dó o la Vol­ta a Ca­ta­lun­ya, que de­ben cre­cer (y pa­ra eso, des­lo­ca­li­zar­se en el ca­so del pres­ti­gio­so tor­neo de te­nis) y pro­fe­sio­na­li­zar­se pa­ra ha­cer más gran­de el nom­bre de Bar­ce­lo­na. La guin­da de es­te pas­tel, ¿po­drían ser los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno del 2022?

LA UNIÓN POR EL ME­DI­TE­RRÁ­NEO

Otro ele­men­to im­por­tan­te con el que cuen­ta Bar­ce­lo­na y que de­be­ría po­ten­ciar más es la Unión por el Me­di­te­rrá­neo. Efec­ti­va­men­te, la ciu­dad no es la ges­to­ra de la ins­ti­tu­ción, pe­ro la bús­que­da de alian­zas es­tra­té­gi­cas po­dría me­jo­rar la si­tua­ción. Po­dría por ejem­plo acer­car­se y co­la­bo­rar con otra de las ciu­da­des cla­ve del Me­di­te­rrá­neo, Mar­se­lla –mi ciu­dad na­tal–, que ade­más se­rá ca­pi­tal eu­ro­pea de la cul­tu­ra en el 2013.

Bar­ce­lo­na se ve tam­bién aso­cia­da a la cul­tu­ra del es­fuer­zo y del éxi­to y dis­po­ne de ba­zas con­si­de­ra­bles pa­ra desa­rro­llar­se y se­guir cre­cien­do. Pe­ro cui­da­do, aho­ra es el mo­men­to de pre­gun­tar­se si la ima­gen que se le atri­bu­ye co­rres­pon­de a la reali­dad. De la ob­je­ti­vi­dad de la res­pues­ta y de la va­len­tía que ten­ga­mos pa­ra va­lo­rar­la, po­drá na­cer la Bar­ce­lo­na del fu­tu­ro.

UN DES­TINO TU­RÍS­TI­CO PRI­VI­LE­GIA­DO

Bar­ce­lo­na atrae un vo­lu­men ca­da vez ma­yor de tu­ris­tas, la par­te más vi­si­ble del in­cre­men­to de su no­to­rie­dad, y uno de sus ac­ti­vos más ren­ta­bles. En po­cos años, la ciu­dad se ha con­ver­ti­do en des­tino pri­vi­le­gia­do. Ya sea pa­ra un fin de se­ma­na o pa­ra va­ca­cio­nes, en fa­mi­lia o con ami­gos, la ciu­dad, abier­ta, aco­ge­do­ra, vi­bran­te, ha­ce so­ñar.

Sin em­bar­go, víctima de su éxi­to, se ha ge­ne­ra­do un tu­ris­mo de ma­sas que no siem­pre va acom­pa­ña­do de unos ser­vi­cios de ca­li­dad. De­be­mos cam­biar el chip, me­jo­rar la ama­bi­li­dad de nues­tra aco­gi­da, la aten­ción en los co­mer­cios, res­tau­ran­tes, me­dios de trans­por­te...

Hay que va­lo­rar más nues­tra ofer­ta en cul­tu­ra y di­se­ño. Los tu­ris­tas de Chi­na y Ja­pón, Asia en ge­ne­ral –que es el fu­tu­ro a me­dio

Hay que apos­tar por un tu­ris­mo de ma­yor ca­li­dad y va­lo­rar más nues­tra ofer­ta en cul­tu­ra y di­se­ño

pla­zo– pi­den más des­ti­nos cul­tu­ra­les e his­tó­ri­cos que con­for­man su pre­fe­ren­cias. A di­fe­ren­cia de otros paí­ses, Es­pa­ña –y Ca­ta­lun­ya en par­ti­cu­lar– no pa­re­ce va­lo­rar su­fi­cien­te­men­te la ca­li­dad de sus vi­si­tan­tes. Otro ele­men­to cla­ve, y don­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes tie­nen mu­cho que de­cir, son los idiomas. Hay to­da­vía mar­gen de me­jo­ra en es­te cam­po, don­de el fran­cés de­be­ría te­ner un pa­pel im­por­tan­te, ya que Fran­cia es una de nues­tras prin­ci­pa­les fuen­tes de tu­ris­tas.

En de­fi­ni­ti­va, Bar­ce­lo­na –mi ciu­dad– de­be apos­tar por un tu­ris­mo de ca­li­dad. El de­por­te, la cul­tu­ra y la in­no­va­ción de­be­rían ser al­gu­nas de sus prin­ci­pa­les prio­ri­da­des y las em­pre­sas ten­drían que po­der con­tar con unas con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­rar desa­rro­llar su ac­ti­vi­dad. Con ello, to­dos sal­dría­mos ga­nan­do, y ha­ría­mos que es­te pe­que­ño rin­cón del pla­ne­ta, que tan­to ama­mos, sea ca­da día un po­co me­jor y no só­lo pa­ra los tu­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.