Au­to­mó­vil año ce­ro

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Al­bert Boet

Es­te mes de agos­to ha vuel­to a apa­re­cer en el ca­tá­lo­go de una de las más es­pe­ra­das subas­tas de au­to­mó­vi­les, la que se ce­le­bra anual­men­te en la se­ma­na de co­ches clá­si­cos de Mon­te­rrey, en Ca­li­for­nia, una ré­pli­ca del pri­mer co­che de la his­to­ria, el 1886 Benz Motorwagen. Era ló­gi­co que en una subas­ta es­pe­cial de­di­ca­da a los 125 años de Mer­ce­des, se in­clu­ye­ra un re­pre­sen­tan­te del na­ci­mien­to de la mar­ca. Pe­ro na­tu­ral­men­te no po­día tra­tar­se del mo­de­lo ori­gi­nal, que re­po­sa en el Deuts­che Mu­seum de Mu­nich, aquel con el que Bert­ha Benz hi­zo el pri­mer via­je del automovilismo, en agos­to de 1888, con sus dos hi­jos pa­ra ir a vi­si­tar a su ma­dre, después de co­ger pres­ta­do el úni­co co­che que exis­tía en el mun­do a su ma­ri­do, Karl Benz. Fue­ron sin dis­cu­sión las pri­me­ras va­ca­cio­nes en au­to­mó­vil de la his­to­ria, aho­ra ha­ce 123 años.

El 1886 Benz de Mon­te­rrey es una de las ré­pli­cas que el bri­tá­ni­co John Bentley em­pe­zó a cons­truir en 1980, con per­mi­so de Mer­ce­des, pa­ra con­me­mo­rar los cien años de la mar­ca ale­ma­na. La ex­ce­len­cia de la ré­pli­ca, una me­ticu­losa co­pia a es­ca­la 1:1 del ori­gi­nal, fue re­co­no­ci­da por Daimler-Benz co­mo fiel mues­tra del pri­mer mo­de­lo de au­to­mó­vil, y después de que Bentley ven­die­ra sus pri­me­ras 93 uni­da­des, le en­car­gó una pro­duc­ción de 118 ejem­pla­res pa­ra po­der­los co­mer­cia­li­zar a tra­vés de su red de dis­tri­bui­do­res y co­mo ob­je­to de mer­chan­di­sing en su Clas­sic Cen­ter. Lo iró­ni­co es que en los pri­me­ros años Daimler cri­ti­có el tra­ba­jo de la John

El 1886 Benz de Mon­te­rrey es una de las ré­pli­cas que el bri­tá­ni­co John Bentley cons­tru­yó en 1980

Bentley En­gi­nee­ring, en­tor­pe­cien­do du­ra­men­te su pro­duc­ción y de­nun­cian­do que vio­la­ba la pa­ten­te ale­ma­na, pa­ra aca­bar en­car­gán­do­le, al ca­bo de unos años, un cen­te­nar de uni­da­des.

La ré­pli­ca del 1886 Benz, por su lar­go pe­rio­do de pro­duc­ción y

Nun­ca se lle­ga­rá a sa­ber lo que va­le el mo­de­lo ori­gi­nal, que re­po­sa en el Deuts­ches Mu­seum de Mu­nich

el nu­me­ro fi­nal de uni­da­des en­sam­bla­das, for­ma par­te de los fon­dos de gran par­te de los prin­ci­pa­les mu­seos del au­to­mó­vil del mun­do y lu­ce en las más ex­clu­si­vas co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res. Ra­ra­men­te se le ve­rá cir­cu­lar, que pue­de ha­cer­lo per­fec­ta­men­te, y es que tra­tán­do­se de una ré­pli­ca fa­bri­ca­da en la dé­ca­da de los ochen­ta, no fue po­si­ble ho­mo­lo­gar­la pa­ra ro­dar por ca­lles y ca­rre­te­ras, a me­nos de que se le do­ta­ra de ele­men­tos que na­tu­ral­men­te hu­bie­ran ro­to to­do el en­can­to de la exac­ti­tud. Es­to lo con­vier­te más que en un au­to­mó­vil re­pli­ca­do, en un mo­de­lo de co­lec­cio­nis­mo a es­ca­la 1:1 y ha­ce que prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de los dos­cien­tos on­ce Benz 1886 fa­bri­ca­dos es­tén en es­ta­do com­ple­ta­men­te nue­vo y sin es­tre­nar. Su mo­tor de un ci­lin­dro de 954 cc y ape­nas 1 CV a 400 rpm es ca­paz de mo­ver el tri­ci­clo al igual co­mo lo hi­zo con Bert­ha Benz ha­ce un cen­te­nar de años. Hoy se­ría di­fí­cil pa­rar en una far­ma­cia pa­ra com­prar el éter ne­ce­sa­rio pa­ra re­pos­tar, o en­con­trar un za­pa­te­ro que re­men­da­ra las za­pa­tas de los fre­nos, co­mo hi­zo la pri­me­ra mu­jer al vo­lan­te en su his­tó­ri­co via­je de Man­heim a Pforz­heim.

¿Qué in­te­rés pue­de te­ner pues pa­ra un co­lec­cio­nis­ta una ré­pli­ca de un co­che que es­tá des­ti­na­do a per­ma­ne­cer in­mó­vil? ¿Se tra­ta de un co­che o es una pie­za de mer­chan­di­sing más, ex­pues­ta jun­to a los lla­ve­ros, ga­fas de sol, o las ta­zas con el lo­go de la mar­ca? A lo lar­go de los úl­ti­mos vein­te años al­gu­na de es­tas ré­pli­cas ha ido apa­re­cien­do re­gu­lar­men­te en subas­tas o en ven­tas di­rec­tas, y su pre­cio se ha ido man­te­nien­do con­te­ni­do, prác­ti­ca­men­te en el mis­mo va­lor en que tan­to John Bentley co­mo Mer­ce­des lo te­nían en ca­tá­lo­go. Y es que hay al- go que no se pue­de ol­vi­dar, y más tra­tán­do­se de una ré­pli­ca. Igual que se lle­ga­ron a fa­bri­car 211 uni­da­des idén­ti­cas –tan só­lo una cha­pa per­mi­te dis­tin­guir la rea­li­za­da por John Bentley de las co­mer­cia­li­za­das por Daimler–, quién di­ce que no se pue­den lle­gar a fa­bri­car más uni­da­des si la de­man­da ga­ran­ti­za la ren­ta­bi­li­dad. Ré­pli­ca del fa­bri­can­te John Bentley En­gi­nee­ring. Fa­bri­ca­do en­tre 1980-2003 Uni­da­des: 211 Mo­tor: 1 ci­lin­dro Cu­bi­ca­je: 954 cc / 0,80 CV. Pre­cio aproximado:

1886 BENZ MOTORWAGEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.