Me­da­llas sin cu­rrí­cu­lum

La fal­ta de ex­pe­rien­cia com­pli­ca la in­ser­ción de los de­por­tis­tas de éli­te

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

Se­gu­ra­men­te Fer­nan­do Alon­so, Ra­fa Na­dal o Leo Mes­si nun­ca ten­drán que preo­cu­par­se de bus­car em­pleo. Mu­chos de­por­tis­tas de éli­te, sin em­bar­go, de­ben ha­cer­se hue­co en el mer­ca­do la­bo­ral cuan­do fi­na­li­za su eta­pa en la com­pe­ti­ción. Y no es sen­ci­llo: se­gún la Fun­da­ción Adec­co, la ta­sa de pa­ro de los de­por­tis­tas as­cien­de has­ta el 37,5%, cuan­do la me­dia ge­ne­ral se si­túa en torno al 21%.

El prin­ci­pal obs­tácu­lo es la fal­ta de ex­pe­rien­cia: tras pa­sar su ju­ven­tud en­tre­nan­do y com­pi­tien­do, mu­chos de­por­tis­tas bus­can su pri­mer em­pleo con­ven­cio­nal pa­sa­da la trein­te­na y sin ha­ber tra­ba­ja­do nun­ca. “An­tes, al de­jar el de­por­te mu­chos in­ver­tían en mon­tar un bar o un ne­go­cio: aho­ra son cons­cien­tes de que de­ben for­mar­se”, ex­pli­ca Pe­dro Fer­nán­dez, coor­di­na­dor del pro­gra­ma de de­por­tis­tas de la Fun­da­ción Adec­co. Así, un 70,7% de los de- por­tis­tas en ac­ti­vo com­pa­gi­na la com­pe­ti­ción con la for­ma­ción en otras áreas de ac­ti­vi­dad.

Xa­vier Frei­xi­net, má­na­ger de gran­des clien­tes del gru­po Mi­chael Pa­ge, des­ta­ca el pa­pel que vie­nen rea­li­zan­do el Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes y los cen­tros de al­to ren­di­mien­to pa­ra fo­men­tar la for­ma­ción de los de­por­tis­tas. “Mu­chos can­di­da­tos tie­nen un buen ni­vel de co­no­ci­mien­tos: el pro­ble­ma es con­ven­cer a las em­pre­sas de que los contraten aun­que no ten­gan ex­pe­rien­cia”, ex­pli­ca. Una de las ba­zas más uti­li­za­das, se­gún Frei­xi­net, es des­ta­car los va­lo­res que un de­por­tis­ta pue­de apor­tar a la com­pa­ñía, de­ri­va­dos de su ex­pe­rien­cia de­por­ti­va, co­mo la orien­ta­ción a re­sul­ta­dos o la cul­tu­ra del es­fuer­zo.

Por otro la­do, la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca re­co­no­ce co­mo mé­ri­to ser de­por­tis­ta de éli­te, un fac­tor que, jun­to a los re­que­ri­mien­tos fí­si­cos del pues­to, con­vier­ten las opo­si­cio­nes a po­li­cía o bom­be­ro co­mo una de las op­cio­nes fa­vo­ri­tas en­tre ex de­por­tis­tas en bus­ca de un nue­vo ho­ri­zon­te pro­fe­sio­nal. Pe­ro hay ca­sos de to­do ti­po. “Hay de­por­tis­tas muy jó­ve­nes con quie­nes iden­ti­fi­ca­mos un ob­je­ti­vo la­bo­ral y un plan de for­ma­ción pa­ra al­can­zar­lo –ex­pli­ca Fer­nán­dez–, pe­ro tam­bién otros que ya es­tán aca­ban­do o es­tán re­ti­ra­dos, por ejem­plo gim­nas­tas que lle­van to­da su vi­da en un cen­tro de al­to ren­di­mien­to y no sa­ben ni a qué quie­ren de­di­car­se”. Otro ca­so fre­cuen­te es el de ju­ga­do­res de deportes afec­ta­dos por la cri­sis co­mo ba­lon­mano o fút­bol sa­la que, an­te la pér­di­da de pa­tro­ci­na­do­res o la ba­ja­da de suel­dos del club, ne­ce­si­tan un em­pleo a tiem­po par­cial.

Tam­bién en es­te sec­tor se ha alar­ga­do la edad de ju­bi­la­ción. “Aho­ra mu­chos de­por­tis­tas in­ten­tan es­ti­rar al má­xi­mo su ca­rre­ra pa­ra alar­gar el pe­rio­do de in­gre­sos, por­que sa­ben que lue­go se­rá com­pli­ca­do ac­ce­der al mer­ca­do”, ex­pli­ca Fer­nán­dez.

AN­DREW HALL / GETTY

La ta­sa de pa­ro de los de­por­tis­tas re­ti­ra­dos es muy su­pe­rior a la me­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.