Pri­vi­le­gia­do mi­ra­dor ge­run­den­se

Una mo­der­na cons­truc­ción neo­rru­ral en lo al­to de la sie­rra de las Gavarres do­mi­na la mi­le­na­ria ciu­dad de Gi­ro­na y la pla­ni­cie don­de re­po­sa

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea

Des­de su pri­vi­le­gia­do pun­to de ob­ser­va­ción, en lo al­to del ma­ci­zo de las Gavarres y te­nien­do co­mo ho­ri­zon­te la sie­rra de las Gui­lle­ries, dis­fru­ta de la es­pec- ta­cu­lar pa­no­rá­mi­ca de la pla­ni­cie don­de se ex­tien­de la ciu­dad de Gi­ro­na y los cua­tro ríos que en ella con­flu­yen: Ter, On­yar, Güell y Ga­lli­gants. En los días cla­ros, la ca­te­dral y Sant Félix se ha­cen ve­ci­nos. En otras oca­sio­nes, sólo emer­gen sus cam­pa­na­rios so­bre un mar blan­co de nie­bla. Cuan­do la at­mós­fe­ra es­tá lim­pia, tam­bién se apre­cia, di­ri­gien­do la vista al sud­es­te, el ma­ci­zo del Mon­tseny y, al nor­te, los Pi­ri­neos y el ma­jes­tuo­so Ca­ni­gó

Y si se ca­mi­na un ra­to por la pis­ta fo­res­tal has­ta los res­tos del cas­ti­llo de Sant Mi­quel, con sus 395 me­tros de al­ti­tud res­pec­to a la pla­ni­cie ge­run­den­se, la pa­no­rá­mi­ca al­can­za los 360 gra­dos. Y a lo an­te­rior­men­te des­cri­to su­ma­re­mos una bue­na por­ción del Baix Em­por­dà, el ma­ci­zo del Mont­grí y el mar tra­zan­do una lí­nea azu­la­da en el ho­ri­zon­te.

La ca­sa que nos ocu­pa es una re­cien­te cons­truc­ción de es­ti­lo neo­rru­ral le­van­ta­da en el mis­mo en­cla­ve don­de ha­bía una ma­sía en rui­nas y de la que se han apro- ve­cha­do al­gu­nas pie­dras pa­ra re­ves­tir los mu­ros ex­te­rio­res.

Es­tá ro­dea­da de un te­rreno de 12 hec­tá­reas, dos de ellas ajar­di­na­das y el res­to po­bla­das de bos­que de encinas y ro­bles sur­ca­do por una an­cha pis­ta fo­res­tal e in­fi­ni­dad de sen­de­ros que se di­ri­gen tan­to a la lla­nu­ra ge­run­den­se co­mo a la de las Gavarres.

Hay un to­tal de 700 m2 cons­trui­dos en­tre la ca­sa prin­ci­pal y el apar­ta­men­to de in­vi­ta­dos, que al­ber­ga una gran ha­bi­ta­ción con ba­ño y con sa­li­da a una te­rra­za pro­pia. Co­mo ma­te­ria­les, se ha empleado el hor­mi­gón, re­ves­ti­do de pie­dra na­tu­ral en el ex­te­rior y de ye­so en el in­te­rior. Las vi­gas de cas­ta­ño y ro­ble apor­tan el to­que de ca­li­dez. Al igual que el pa­vi­men­to de par­quet de ma­de­ra na­tu­ral de de­ter­mi­na­das es­tan­cias, mien­tras que en otras se ha op­ta­do por la rus­ti­ci­dad del ce­men­to ex­pan­di­do y pu­li­do.

La ca­sa prin­ci­pal cons­ta de tres plan­tas. En to­das ellas pri­man los es­pa­cios diá­fa­nos, en los que el mo­bi­lia­rio crea dis­tin­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.