AN­TE UN EU­RO IM­PRE­DE­CI­BLE

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

El año em­pie­za con el eu­ro con­tra el dó­lar ame­ri­cano con la co­ti­za­ción más ba­ja de los úl­ti­mos quin­ce me­ses. El dó­lar y el fran­co sui­zo se han con­ver­ti­do en mo­ne­das re­fu­gio. En Es­ta­dos Uni­dos, al­gu­nos ban­cos pier­den cuen­tas en eu­ros por­que los de­po­si­tan­tes des­con­fían y pre­fie­ren el dó­lar. Y, en Es­pa­ña, una par­te de los fon­dos de bol­sa, en for­ma le­gal, se han in­ver­ti­do en ac­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos; de nue­vo, por la des­con­fian­za del con­jun­to de las bol­sas en eu­ros y por la bús­que­da de ren­ta­bi­li­da­des con más fu­tu­ro. Al fin y al ca­bo, la ma­yo­ría de las bol­sas eu­ro­peas han per­di­do en el 2011 una me­dia del 15%; las de Es­ta­dos Uni­dos han te­ni­do ga­nan­cias, aunque mo­des­tas, pe­ro mu­chas em­pre­sas con re­sul­ta­dos ex­tra­or­di­na­rios.

El Ban­co Cen­tral de Sui­za in­ten­ta evi­tar que el fran­co si­ga ga­nan­do va­lor por­que los ex­por­ta­do­res y el tu­ris­mo tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ven­der. Com­pró dó­la­res y ven­dió, a cam­bio, fran-

An­te la cri­sis de la zo­na eu­ro, el dó­lar y el fran­co sui­zo se han con­ver­ti­do en mo­ne­das re­fu­gio

cos pa­ra fre­nar la for­ta­le­za de su mo­ne­da. Ja­pón hi­zo al­go si­mi­lar con su mo­ne­da. Eso, in­di­rec­ta­men­te, re­fuer­za al dó­lar con­tra el eu­ro.

La di­vi­sa de un sis­te­ma mo­ne­ta­rio de­pen­de de su ba­lan­za de pa­gos, de su ca­pa­ci­dad de com­pe­tir en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y, en los úl­ti­mos me­ses, de la con­fian­za de los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les so­bre la deu­da so­be­ra­na en eu­ros. Bas­ta que en al­gu­nas de las subas­tas pe­rió­di­cas de Ita­lia o de Es­pa­ña re­naz­ca la des­con­fian­za de los in­ver­so­res, an­te ma­yo­res pri­mas de ries­go (la di­fe­ren­cia en­tre lo que los ale­ma­nes pa­gan por emi­tir bo­nos a diez años y lo que pa­ga el Te­so­ro es­pa­ñol) pa­ra que el eu­ro pier­da va­lor con­tra el dó­lar y el fran­co sui­zo. Al­gu­nos gran­des fon­dos de in­ver­sión ame­ri­ca­nos ter­mi­na­ron por ven­der la deu­da pú­bli­ca en eu­ros. Se le pi­dió a Chi­na que pres­ta­ra al Fon­do Europeo de Res­ca­te, pe­ro na­die pres­ta a quien tie­ne la ca­sa ame­na­za­da por las va­ci­la­cio­nes sin fin de sus di­ri­gen­tes.

¿Qué pers­pec­ti­vas tie­ne el eu­ro pa­ra el 2012? No es re­co­men­da­ble ha­cer pre­vi­sio­nes, es- pe­cial­men­te si son so­bre el fu­tu­ro, co­mo se di­jo pa­ra elu­dir los pro­nós­ti­cos en al­go tan se­rio. Mar­tin Felds­tein es­cri­bió re­cien­te­men­te en el dia­rio Fi­nan­cial Ti­mes que, te­nien­do en cuen­ta las pro­por­cio­nes del co­mer­cio mun­dial de ca­da blo­que, el eu­ro ten­dría que per­der va­lor y po­si­ble­men­te ten­der ha­cia los 1,18 dó­la­res por eu­ro.

Du­ran­te me­ses, los ban­cos eu­ro­peos no so­la­men­te han te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra con­se­guir fon­dos en el mer­ca­do al por ma­yor del eu­ro –al­go así co­mo si Mer­ca­bar­na no re­ci­bie­ra su­mi­nis­tros de los pro­duc­to­res y los co­mer­cios tu­vie­ran que ce­rrar por fal­ta de ali­men­tos–. Las causas son bien co­no­ci­das. Por des­con­fian­za, los ban­cos no se pres­tan en­tre sí. En dos oca­sio­nes, ju­lio y di­ciem­bre del año pa­sa­do, la fal­ta de li­qui­dez lle­gó a los fon­dos en dó­la­res y Es­ta­dos Uni­dos tu­vo que in­ter­ve­nir, jun­to con otros gran­des ban­cos cen­tra­les, pa­ra pres­tar dó­la­res a cor­to pla­zo a la ban­ca eu­ro­pea. Fi­nal­men­te, el nue­vo go­ber­na­dor del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE) to­mó me­di­das drás­ti­cas. Abrió lí­neas de prés­ta­mos a tres años pa­ra los ban­cos, al uno por cien­to de in­te­rés y por 489.000 mi­llo­nes, pa­ra 503 ban­cos.

La sor­pre­sa ha si­do des­co­mu­nal cuan­do se ha da­do a co­no­cer que en vez de uti­li­zar­los pa­ra dar más cré­di­tos a sus clien­tes, des­de em­pre­sas a fa­mi­lias, la ma­yor par­te de los fon­dos se han re­de­po­si­ta­do en el BCE, aunque sólo les pa­gue un 0,25 por cien­to. Po­si­ble- men­te, des­con­fían de la ca­pa­ci­dad de pa­go de las em­pre­sas y pre­fie­ren te­ner el di­ne­ro se­gu­ro, aunque sea por unas se­ma­nas o me­ses.

LAS DE­CI­SIO­NES SE APLA­ZAN

Pues­to que el BCE no pue­de pres­tar a los es­ta­dos miem­bros, en la cum­bre de di­ciem­bre se acor­dó pres­tar 200.000 mi­llo­nes de eu­ros al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) pa­ra que es­te pu­die­ra acu­dir en ayu­da de los paí­ses de la zo­na que es­tu­vie­ran ame­na­za­dos. No ha si­do po­si­ble lle­gar a esa ci­fra. Gran Bre­ta­ña re­cha­zó con­tri­buir, pues en Bru­se­las dio un por­ta­zo al tra­ta­do que fir­ma­ron los 26. Por aho­ra, el BCE pres­ta­rá 150.000 mi­llo­nes.

Tam­bién se acor­dó que el Fon­do de Res­ca­te Per­ma­nen­te po­dría am­pliar­se por en­ci­ma de los 500.000 mi­llo­nes pac­ta­dos y se ade­lan­ta­ría la pues­ta en mar­cha a ju­lio del 2012. La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel ce­rró to­da po­si­bi­li­dad de au­men­tar la ci­fra. En po­cos días, y no pu­dien­do re­cu­rrir a los eu­ro­bo­nos o bo­nos so­li­da­rios –que po­drían ser la so­lu­ción de­fi-

La sor­pre­sa ha si­do des­co­mu­nal al ver có­mo los prés­ta­mos del BCE a los ban­cos vol­vían a su ori­gen

ni­ti­va– el Eu­ro­gru­po fue per­dien­do ca­pa­ci­dad de fue­go.

En su de­cla­ra­ción an­te el Par­la­men­to Europeo, el go­ber­na­dor del BCE se pro­nun­ció de for­ma inusual. Ma­ni­fes­tó su preocupación por la vul­ne­ra­bi­li­dad de Fran­cia, pues po­día per­der una A en la re­vi­sión de la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción Stan­dard & Poor’s. El go­ber­na­dor re­cha­zó pro­nun­ciar­se cuan­do se le pre­gun­tó si creía que la ca­li­fi­ca­ción a la ba­ja era in­mi­nen­te, pe­ro sí pu­so én­fa­sis, se­gún el Fi­nan­cial Ti­mes, que si ocu­rrie­ra ten­dría un fuer­te im­pac­to en el Fon­do de Res­ca­te, cu­ya ga­ran­tía de­pen­de de los seis paí­ses del gru­po eu­ro que tie­nen tri­ple A. El fon­do, que no ob­tu­vo la con­di­ción de en­ti­dad ban­ca­ria pa­ra acu­dir a los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les y mul­ti­pli­car su ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to, pue­de per­der lo más pre­cia­do.

Si el Eu­ro­gru­po es­tá di­vi­di­do en dos blo­ques: el que tie­ne ba­lan­zas de pa­gos por cuen­ta co­rrien­te po­si­ti­vas y el de Ita­lia y Es­pa­ña y to­dos los que las tie­nen ne­ga­ti­vas, qui­zá la me­jor al­ter­na­ti­va se­ría que el eu­ro co­ti­za­ra a la ba­ja con­tra el dó­lar. Se­ría la me­jor no­ti­cia pa­ra los ex­por­ta­do­res. Años atrás co­ti­za­ron a la par.

CH­RIS RATCLIFFE / BLOOMBERG

El eu­ro em­pie­za el año con su co­ti­za­ción más ba­ja fren­te al dó­lar en quin­ce me­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.