Tán­ger: la úl­ti­ma fron­te­ra

La Fun­da­ción Tan­ja y la Aca­de­mia de Cien­cias Eco­nó­mi­cas en la coo­pe­ra­ción Es­pa­ña-ma­rrue­cos

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

La po­lí­ti­ca ma­rro­quí es un pul­so per­ma­nen­te en­tre el Es­ta­do y el Go­bierno. Es­ta si­tua­ción, a la que los ex­per­tos de­fi­nen con la ex­pre­sión fran­ce­sa bras de fer, se ma­ni­fies­ta a tra­vés de una pug­na en­tre el rey Moha­med VI y las ideo­lo­gías con­den­sa­das en el Eje­cu­ti­vo de Ra­bat. Es una for­ma dual del po­der que se per­ci­be ní­ti­da­men­te des­de ins­tan­cias in­ter­me­dias de­di­ca­das a la re­fle­xión, co­mo las ins­ti­tu­cio­nes ci­vi­les y los fo­ros aca­dé­mi­cos.

En el pri­mer ca­so, re­sul­ta des­ta­ca­ble el es­fuer­zo de coo­pe­ra­ción bi­la­te­ral que rea­li­za la Fun­da­ción Tan­ja, di­se­ña­da en Bar­ce­lo­na pa­ra re­ca­lar en Tán­ger, la ciu­dad de Moha­med Chu­kri, po­lí­glo­ta y li­bre que ha­bla ára­be, be­re­ber, in­glés, es­pa­ñol, fran­cés, ca­ta­lán o ja­que­tía. Tan­ja es un pa­tro­na­to crea­do por Ro­sa Ca­ña­das e in­te­gra­do por miem­bros co­mo Javier So­la­na, Jor­di Pu­jol, Jo­sep Bo­rrell, Jo­sep Pi­qué, Sh­lo­mo Ben-ami (ex mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Israel), An­dré Azou­lay (con­se­je­ro de la co­ro­na en Ma­rrue­cos) y el his­pa­nis­ta Omar Az­zi­man, en­tre otros. En el se­gun­do ca­so, la otra ca­ra de es­ta mis­ma mo­ne­da lan­za­da al ai­re pa­ra for­ta­le­cer el en­cuen­tro en­tre las dos ri­be­ras, se en­cuen­tra la am­bi­cio­sa agen­da in­te­lec­tual de la Real Aca­de­mia de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Fi­nan­cie­ras (Ra­cef) pre­si­di­da por Jai­me Gil Alu­ja, asis­ti­do en es­te cam­po por fi­gu­ras tan di­fe­ren­tes co­mo el ar­ge­lino Moha­med Lai­chou­bi, el tu­ne­cino Ab­de­rraouf Mah­bou­li y, es­pe­cial­men­te, por el mis­mo An­dré Azou­lay.

La pri­ma­ve­ra ára­be del 2011 no cam­bió ra­di­cal­men­te el sta­tu quo de las so­cie­da­des im­pli­ca­das. Pe­ro, lo cier­to es que, aho­ra, aquel im­pul­so mos­tra­do en las ca­lles de El Cai­ro o de Trí­po­li es­tá con­di­cio­nan­do las nue­vas co­rre­la­cio­nes de fuer­zas. En el ca­so de Ma­rrue­cos, la lle­ga­da al po­der del is­la­mis­ta Ab­de­liah Ben­ki­ran, des­pués de cos, aunque no se tra­du­cen fiel­men­te en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, a cau­sa de la fra­gi­li­dad del cen­so elec­to­ral y del te­mor ge­ne­ra­li­za­do de la po­bla­ción fren­te al Maj­zem (el vie­jo apa­ra­to de Es­ta­do). El so­be­rano re­pre­sen­ta la tra­di­ción, pe­ro tam­bién la mo­de­ra­ción. Hoy, po­cas ho­ras des­pués del nom­bra­mien­to de un Go­bierno is­la­mis­ta, es­te con­tra­pe­so de la co­ro­na re­sul­ta el me­jor freno an­te los te­mi­dos ex­ce­sos co­rá­ni­cos del nue­vo Eje­cu­ti­vo.

Los miem­bros de Tan­ja ha­blan de su­pe­rar el es­tre­cho de Gi­bral- unas elec­cio­nes lim­pias, re­fuer­za el pa­pel de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en las car­te­ras lla­ma­das de so­be­ra­nía –Ex­te­rio­res de Saad Edi­ne Oth­ma­ni, Jus­ti­cia ( Mus­ta­fa Ra­mid) o Eco­no­mía ( Ni­zar Ba­ra­ka)– y es­tá obli­gan­do al mo­nar­ca a re­tro­ce­der. Los cam­bios de men­ta­li­dad re­sul­tan inequí­vo-

La mo­nar­quía alauí es un freno an­te el te­mor a los ex­ce­sos co­rá­ni­cos del nue­vo Go­bierno ma­rro­quí

tar. Han si­tua­do su pla­ta­for­ma en Tán­ger, la ciu­dad que Eduar­do Ha­ro Tec­glen de­fi­nió co­mo un “es­ta­do de áni­mo”, la mis­ma a la que fue­ron a pa­rar Bow­les, Wi­lliam Bu­rroughs, Tru­man Ca­po­te, Ten­nes­see Wi­lliams, Jean Ge­net o Jack Ke­rouac, pe­ro tam­bién, la úl­ti­ma fron­te­ra de la Eu­ro­pa de Ro­bert Schu­man. Ma­rrue­cos, el úni­co país ára­be in­mer­so en la ola de cam­bios que mues­tra di­na­mis­mo eco­nó­mi­co, re­cla­ma un pa­pel. El nue­vo Go­bierno de­be­rá afron­tar el do­ble re­to de dar res­pues­ta a las de­man­das so­cia­les y a las ex­pec­ta­ti­vas in­ter­na­cio­na­les en un con­tex­to ca­da vez más exi­gen­te.

Fren­te a las in­cer­ti­dum­bres que plan­tea el rum­bo de paí­ses co­mo Egip­to, Tú­nez y la re­vi­vi­da Li­bia des­pués de la muer­te del co­ro­nel Ga­da­fi, por no ha­blar del si­len­cio de Ar­ge­lia, Ma­rrue­cos pue­de po­si­cio­nar­se co­mo el más só­li­do so­cio na­tu­ral de la UE en la re­gión, a cor­to pla­zo “siem­pre que Eu­ro­pa sea ca­paz de ir más allá del debate en­tre re­la­cio­nar­se con los paí­ses de la cor­ni­sa afri­ca­na o li­mi­tar­se a con­te­ner al is­lam”, en pa­la­bras de Ca­ña­das. Otros ac­to­res in­ter­na­cio­na­les es­tán, ha­ce ya bas­tan­te tiem­po, con las ma­nos en la ma­sa: EE.UU., las mo­nar­quías del Gol­fo (Qa­tar es hoy el pri­mer in­ver­sor in­ter­na­cio­nal en el sec­tor tu­rís­ti­co de la zo­na) e in­clu­so paí­ses emergentes, co­mo Bra­sil y Chi­na, que han re­vi­sa­do sus es­tra­te­gias re­gio­na­les si­tuan­do a Ra­bat en el pun­to de mi­ra. Pe­ro, el nue­vo po­si­cio­na­mien­to de Ma­rrue­cos no pue­de pro­du­cir­se “ex­clu­si­va­men­te por de­fec­to”, es de­cir, co­mo re­sul­ta­do de los pro­ble­mas del res­to de los paí­ses del nor­te de Áfri­ca. En es­te con­tex­to, Es­pa­ña es un so­cio eco­nó­mi­co de pri­mer or­den, sin ol­vi­dar que Ca­ta­lun­ya con­cen­tra el 40% de la in­ver­sión in­dus­trial de la Pe­nín­su­la en el ve­cino del sur.

Los aca­dé­mi­cos ten­san es­te mis­mo debate por el la­do del mer­ca­do; exigen a los go­bier­nos ca­pa­ci­dad pa­ra li­de­rar cam­bios es­truc­tu­ra­les y apli­car po­lí­ti­cas de la ofer­ta que les abri­rán puer­tas glo­ba­les. Pa­ra la Ra­cef, el Ma­greb y las dos ri­be­ras del Me­di­te­rrá­neo han si­do re­cu­rren­tes. Su im­pli­ca­ción em­pe­zó con la cri­sis de Pe­re­jil, cuan­do Gil Alu­ja de­ci­dió nom­brar aca­dé­mi­co co­rres­pon­dien­te al po­lié­dri­co Azou­lay. Po­co des­pués de la pri­ma­ve­ra ára­be Gil Alu­ja vi­si­tó al con­se­je­ro real acom­pa­ña­do del en­ton­ces pre­si­den­te del Con­gre­so, Ma­nuel Ma­rín, y del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía, Da­vid Vegara. Aunque las ges­tio­nes tu­vie­ron lu­gar en Ra­bat, la Tán­ger mul­ti­cul­tu­ral la­tía de­trás de aquel pri­mer en­cuen­tro. Bas­ta con ser de nin­gu­na par­te pa­ra ser del mun­do.

El se­cre­to me­jor guar­da­do de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad tan­ge­ri­na –fe­ni­cios, la­ti­nos, be­re­be­res, ára­bes, ju­díos, afri­ca­nos o an­glo­sa­jo­nes con­vi­ven en paz– es­tá en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.