LOS EFEC­TOS OL­VI­DA­DOS

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

En mis años de es­tu­dian­te de Cien­cias Eco­nó­mi­cas, en la asig­na­tu­ra de In­ves­ti­ga­ción Ope­ra­ti­va, el pro­fe­sor Gil Alu­ja nos ha­bla­ba de la in­cer­ti­dum­bre, de có­mo tra­tar­la a tra­vés de la ló­gi­ca bo­rro­sa, de có­mo apli­car­la en la em­pre­sa, y de los mo­de­los pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de los efec­tos ol­vi­da­dos. Nos ex­pli­ca­ba que en las re­la­cio­nes cau­sa-efec­to-cau­sa exis­ten “efec­tos ol­vi­da­dos” que son, a su vez, causas de nue­vos efec­tos. Las con­se­cuen­cias de no ana­li­zar bien las causas y no te­ner en cuen­ta los efec­tos ol­vi­da­dos nos pue­den lle­var a con­clu­sio­nes erró­neas y a po­ner en prác­ti­ca so­lu­cio­nes no sólo in­co­rrec­tas, sino ade­más con­tra­pro­du­cen­tes.

Al­go de es­to ha su­ce­di­do en nues­tra eco­no­mía. Du­ran­te años, he­mos oí­do que “la me­jor po­lí­ti­ca in­dus­trial es la que no exis­te”. Co­mo no exis­tía, sus efec­tos po­si­ti­vos eran ob­via­dos, in­clu­so eran con­si­de­ra­dos mo­les­tos. Es­te ol­vi­do nos ha si­tua­do hoy an­te una fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra com­pe­tir de for­ma glo­bal. La in­dus­tria se con­vir­tió en un efec­to ol­vi­da­do, de­ján­do­nos sin gran­des in­dus­trias que ac­tua­ran de lo­co­mo­to­ras del te­ji­do pro­duc­ti­vo y se han to­ma­do de­ci­sio­nes al mar­gen de la in­dus­tria. ¿Có­mo se han po­di­do ha­cer po­lí­ti­cas de ener­gía, in­fraes­truc­tu­ras, ur­ba­nis­mo, for­ma­ción, me­dio am­bien­te, la­bo­ral, fis­cal, sin te­ner en cuen­ta la in­dus­tria? No ten­go la res­pues­ta, pe­ro sí la cer­te­za de que se han to­ma­do de­ci­sio­nes al mar­gen –cuan­do no en con­tra– del sec­tor in­dus­trial.

Las po­lí­ti­cas ener­gé­ti­cas se han he­cho pa­ra sa­tis­fa­cer in­tere­ses del lobby ener­gé­ti­co. En in­fraes­truc­tu­ras lo­gís­ti­cas, he­mos avan­za­do, pe­ro es di­fí­cil sa­ber con qué in­ten­ción. ¿Al­guien pen­só en el trans­por­te de mer­can­cías? El co­rre­dor me­di­te­rrá­neo aún es una uto­pía. En or­de­na­ción del te­rri­to­rio, la pre­sen­cia in­dus­trial fue cen­tri­fu­ga­da por la pre­sión ur­ba­nís­ti­ca. En for­ma­ción, la reali­dad pro­fe­sio­nal y la edu­ca­ti­va se di­vor­cia­ron ha­ce años y nin­gún go­bierno ha bus­ca­do la re­con­ci­lia­ción. Co­mo re­sul­ta­do, te­ne­mos es­ca­sez de pro­fe­sio­na­les en la in­dus­tria –que em­pie­zan a no te­ner de­man­da en nues­tro país– y ex­ce­so –con di­fí­ci­les po­si­bi­li­da­des de re­co­lo­ca­ción– de pro­fe­sio­na­les del sec­tor ser­vi­cios. En po­lí­ti­ca la­bo­ral, na­die se ha atre­vi­do a mo­der­ni­zar las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Aho­ra, la ta­sa de pa­ro es­tá des­bo­ca­da y no te­ne­mos in­dus­trias que den co­bi­jo a es­ta mano de obra. En po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les, se ha de­mo­ni­za­do a la in­dus­tria, pre­fi­rien­do ce­rrar­la a mo­der­ni­zar­la. Y así po­dría­mos con­ti­nuar…

Nues­tro Es­ta­do de bie­nes­tar sólo fue po­si­ble con un mo­tor in­dus­trial. Lo que el sec­tor pri­ma­rio nos da­ba, el se­cun­da­rio lo mul­ti­pli­ca­ba y lo desa­rro­lla­ba el ter­cia­rio. Sin em­bar­go, al­guien pre­ten­dió que el sec­tor ter­cia­rio fue­ra om­ni­pre­sen­te y des­pre­ció a los dos pri­me­ros. Es­te ha si­do nues­tro gran error y la si­tua­ción ac­tual así lo de­mues­tra. Por sí so­lo, el sec­tor ter­cia­rio no pue­de ser el mo­tor. Al me­nos, en Es­pa­ña, no. Se ne­ce­si­ta, por tan­to, una po­lí­ti­ca in­dus­trial po­ten­te sus­ten­ta­da en un pa­que­te de me­di­das –ener­gía, co­mu­ni­ca­ción, for­ma­ción, la­bo­ral, fis­cal...– com­ple-

El gran error ha si­do des­pre­ciar la in­dus­tria y la si­tua­ción ac­tual así lo de­mues­tra

men­ta­rias que de­ben desa­rro­llar­se pen­san­do en su for­ta­le­ci­mien­to y en su com­pe­ti­ti­vi­dad.

Den­tro de Eu­ro­pa, Ale­ma­nia hi­zo sus de­be­res. Su in­dus­tria le per­mi­te ga­nar la ba­ta­lla de Eu­ro­pa. Una Eu­ro­pa don­de, hoy, Es­pa­ña se jue­ga es­tar en Pri­me­ra o Se­gun­da di­vi­sión. Pa­ra es­tar en Pri­me­ra, se de­be afron­tar una re­for­ma la­bo­ral va­lien­te que evi­te que los tra­ba­ja­do­res se con­vier­tan en el prin­ci­pal pa­si­vo y que ten­ga en cuen­ta que la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas y la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca no pue­de sus­ten­tar­se en em­pleos ni ba­ra­tos ni pre­ca­rios, por lo me­nos en el lar­go pla­zo.

En de­fi­ni­ti­va, el fu­tu­ro de Es­pa­ña de­be sos­te­ner­se so­bre una in­dus­tria que pue­da com­pe­tir glo­bal­men­te de ma­ne­ra me­dioam­bien­tal­men­te sos­te­ni­ble, por­que el prin­ci­pal ins­tru­men­to de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de­be ser la po­lí­ti­ca in­dus­trial. Sólo si la in­dus­tria tie­ne efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res so­bre el con­jun­to eco­nó­mi­co po­dre­mos re­cu­pe­rar el bie­nes­tar per­di­do y ad­qui­rir la com­pe­ti­ti­vi­dad que ne­ce­si­ta­mos pa­ra se­guir cre­cien­do. Aho­ra hay que ac­tuar con de­ci­sión, sin re­mien­dos. Hay que vol­ver a ana­li­zar el mo­de­lo y bus­car los efec­tos ol­vi­da­dos. Se­gu­ro que, de­trás de es­tos, se en­cuen­tra la in­dus­tria. Y con ella, gran par­te de la so­lu­ción. Pe­ro sin ella, no hay so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.