Ar­qui­tec­tos y aho­ra emi­gran­tes

La caí­da del sec­tor y la pre­ca­rie­dad la­bo­ral im­pul­san la mar­cha de es­tos pro­fe­sio­na­les al ex­tran­je­ro

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Pe­láez

El es­ta­lli­do de la bur­bu­ja de la cons­truc­ción en Es­pa­ña ha arras­tra­do con­si­go, des­de el ini­cio de la cri­sis, a pro­fe­sio­nes que ha­ce es­ca­sos años pa­re­cían te­ner un fu­tu­ro do­ra­do. Una de ellas ha si­do la ar­qui­tec­tu­ra, un sec­tor tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­do con el pres­ti­gio y el ele­va­do es­ta­tus eco­nó­mi­co de los gran­des ar­qui­tec­tos es­tre­lla, pe­ro cu­yos pro­fe­sio­na­les, so­bre to­do los más jó­ve­nes, vi­ven aho­ra una si­tua­ción mu­cho me­nos gla­mu­ro­sa. El re­sul­ta­do es que ya se es­tá de­jan­do no­tar la pri­me­ra olea­da de emi­gra­ción ha­cia paí­ses don­de la pro­fe­sión go­za de me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

El II Es­tu­dio La­bo­ral del sec­tor de los ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les, re­cién pre­sen­ta­do por el Sin­di­ca­to de Ar­qui­tec­tos (SARQ), po­ne ci­fras a es­te fe­nó­meno: se­gún la encuesta, ela­bo­ra­da en­tre más de un mi­llar de pro­fe­sio­na­les, el 7,5% ya se en­cuen­tra tra­ba­jan­do fue­ra de Es­pa­ña y otro 65,6% ase­gu­ra que no le im­por­ta­ría ir­se. Sólo un 26,9% re­cha­za la op­ción de bus­car nue­vas al­ter­na­ti­vas pro­fe­sio­na­les en otro país.

“Lo más cu­rio­so es que no se van por la fal­ta de em­pleo en Es­pa­ña, sino pa­ra bus­car un em­pleo de ca­li­dad”, des­ta­ca Da­nie­le Po­rre­ta, de­le­ga­do del Sin­di­ca­to de Ar­qui­tec­tos en Ca­ta­lun­ya. Así, a la ho­ra de ar­gu­men­tar los mo­ti­vos por los que se plan­tean ir­se a tra­ba­jar en el ex­tran­je­ro, el 35,4% ape­la a la ne­ce­si­dad de en­con­trar unas con­di­cio­nes la­bo­ra­les me­jo­res que las que exis­ten ac­tual­men­te en el mer­ca­do es­pa­ñol, mien­tras que otro 26,2% se iría por las ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal. Sólo un 14,7% ci­ta co­mo prin­ci­pal motivo el al­to por­cen­ta­je de des­em­pleo del sec­tor en Es­pa­ña, y un 9% ase­gu­ra que en nues­tro país no en­cuen­tra un pues­to acor­de a su for­ma­ción.

El prin­ci­pal pro­ble­ma que se en­cuen­tran los ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les a la ho­ra de bus­car un em­pleo de ca­li­dad en nues­tro país es la pre­ca­rie­dad. Ac­tual­men­te, se­gún el SARQ, un 24,4% de los ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les tra­ba­ja ba­jo la fi­gu­ra ile­gal del fal­so au­tó­no­mo. Es de­cir, tra­ba­jan pa­ra un úni­co des­pa­cho y con las mis­mas obli­ga­cio­nes que cual­quier empleado, pe­ro la em­pre­sa no co­ti­za por ellos y, por tan­to, pue­de pres­cin­dir de sus ser­vi­cios en cual­quier mo­men­to sin que el afec­ta­do ten­ga de­re­cho a in­dem­ni­za­ción ni pres­ta­ción por des­em­pleo. “Es­ta si­tua­ción vie­ne de la épo­ca de la bur­bu­ja, de he­cho en el año 2008 el por­cen­ta­je de fal­sos au­tó­no­mos al­can­za­ba el 60% del sec­tor pe­ro fue­ron los pri­me­ros en que­dar­se en la ca­lle, y ade­más sin co­brar pa­ro”, de­nun­cia Po­rre­ta.

En otros paí­ses la fi­gu­ra del fal­so au­tó­no­mo es me­nos ha­bi­tual y, ade­más, los sa­la­rios son más atrac­ti­vos: se­gún la encuesta del SARQ, el sa­la­rio me­dio de los ar­qui­tec­tos en Es­pa­ña se si­túa en

Se­gún el sin­di­ca­to que agru­pa a es­te co­lec­ti­vo, el 7,5% ya es­tá tra­ba­jan­do fue­ra de Es­pa­ña

15.842 eu­ros bru­tos anua­les, mien­tras que pa­ra los pro­fe­sio­na­les que de­cla­ran tra­ba­jar fue­ra de Es­pa­ña el sa­la­rio as­cien­de has­ta los 24.564eu­ros, es de­cir, un 55% más. Ade­más, un 60,3% de los en­cues­ta­dos ase­gu­ra ha­ber vis­to dis­mi­nuir su sa­la­rio co­mo con­se­cuen­cia de la ac­tual co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca. En el ca­so de los que ya es­tán tra­ba­jan­do fue­ra de nues­tras fron­te­ras, sólo un 21,4% de­cla­ra ha­ber vis­to re­du­ci­do su suel­do, un 54,8% lo ha man­te­ni­do y un 23,8% in­clu­so lo ha vis­to in­cre­men­tar­se.

El des­tino fa­vo­ri­to por la ma­yo­ría de ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les a la ho­ra de plan­tear­se un tras­la­do es Eu­ro­pa, don­de se irían el 40,5%, se­gui­do por Nor­tea­mé­ri­ca (12%) y Su­da­mé­ri­ca (10%). Las ba­rre­ras cul­tu­ra­les y de idio­ma ale­jan Asia y Ocea­nía de la lis­ta de des­ti­nos pre­di­lec­tos, con ape­nas un 2,7% y un 1,3% res­pec­ti­va­men­te. “La ma­yo­ría de los que ya se han ido han op­ta­do por el Reino Uni­do, Ale­ma­nia y Fran­cia, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de des­pa­chos es­pa­ño­les que se es­tán in­ter­na­cio­na­li­zan­do o bien con be­cas de co­la­bo­ra­ción, por­que en­con­trar em­pleo di­rec­ta­men­te en un des­pa­cho ex­tran­je­ro es com­pli­ca­do ac­tual­men­te”, des­ta­ca Po­rre­ta. Las eco­no­mías emergentes, co­mo Chi­na o Bra­sil, son otros des­ti­nos al al­za en­tre los ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les que se plan­tean emi­grar, ani­ma­dos por las nue­vas bur­bu­jas de cons­truc­ción que vi­ven aho­ra es­tos paí­ses.

GETTY

El 65,6% de los ar­qui­tec­tos que tra­ba­jan en Es­pa­ña ase­gu­ra que no les im­por­ta­ría ir­se al ex­tran­je­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.