El com­ple­jo asal­to de Chi­na a Eu­ro­pa

Los in­ver­so­res del país asiá­ti­co apro­ve­chan los tiem­pos de cri­sis en al­gu­nos paí­ses del eu­ro pa­ra in­tro­du­cir­se en to­dos los sec­to­res, in­clui­dos los es­tra­té­gi­cos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Isidre Ambrós

Ha­ce vein­te años, cuan­do los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea es­ta­ban en­fras­ca­dos en la cons­truc­ción del mer­ca­do úni­co le llo­vían las crí­ti­cas de la opi­nión pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se, que acu­sa­ba a los eu­ro­peos de cons­truir una for­ta­le­za inex­pug­na­ble pa­ra las em­pre­sas de otros paí­ses. Aho­ra, a ini­cios de la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI, Chi­na in­ten­ta el asal­to a es­ta for­ta­le­za. Lo ha­ce con el si­gi­lo que ca­rac­te­ri­za al que sa­be que se en­fren­ta a un enemi­go po­de­ro­so y bus­can­do los flan­cos dé­bi­les de es­ta for­ti­fi­ca­ción. Se adi­vi­na un lar­go ase­dio por par­te orien­tal y con re­sul­ta­dos de­sigua­les.

An­tes de que es­ta­lla­ra la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, las fir­mas chi­nas se ha­bían con­ten­ta­do con po­si­cio­nar­se en Áfri­ca, Amé­ri­ca La­ti­na, Orien­te Me­dio y Asia. Eu­ro­pa y EE.UU. se con­si­de­ra­ban inal­can­za­bles. Pe­ro la cri­sis del 2008 cam­bió las re­glas de jue­go y el pla­ne­ta en­te­ro se con­vir­tió en un in­men­so Mo­no­poly en el que los peo­nes chi­nos avan­zan sin pa­rar.

“Los in­ver­so­res chi­nos son ca­da vez más ofen­si­vos”, se­ña­ló en su mo­men­to Yi Fan, un economista pe­ki­nés en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua de la ca­pi­tal chi­na. Un da­to con­fir­ma su pun­to de vista: sólo en el 2009, las com­pa­ñías chi­nas rea­li­za­ron en el ex­tran­je­ro 300 ope­ra­cio­nes de fu­sión y com­pra de em­pre­sas por va­lor de 47.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Seis

La cri­sis del 2008 cam­bió las re­glas de jue­go y con­vir­tió to­do el pla­ne­ta en un in­men­so Mo­no­poly “Los in­ver­so­res chi­nos son ca­da vez más ofen­si­vos”, se­ña­la el economista chino Yi Fan

ve­ces más que en el año 2005.

Es­te di­na­mis­mo es el re­sul­ta­do de la de­ci­sión que en el 2004 adop­ta­ron las au­to­ri­da­des de Pekín, que ani­ma­ron a las em­pre­sas del gi­gan­te asiá­ti­co a con­quis­tar el mun­do. Des­de en­ton­ces, las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les del mun­do se han lle­na­do de in­ver­so­res chi­nos dis­pues­tos a lle­var a ca­bo ope­ra­cio­nes de com­pra de pa­que­tes ac­cio­na­ria­les o la to­ta­li­dad de la fir­ma de turno. Pe­ro es­tas ini­cia­ti­vas no siem­pre han lle­ga­do a buen puer­to en Eu­ro­pa, al me­nos has­ta aho­ra y a pe­sar de la cri­sis que azo­ta a bue­na par­te de los paí­ses del eu­ro.

La ofen­si­va in­ver­so­ra chi­na des­pier­ta mu­chos re­ce­los en el Vie­jo Con­ti­nen­te, por dis­tin­tas ra­zo­nes. Pa­ra unos, es el te­mor a per­der el va­lor aña­di­do, la tec­no­lo­gía que ate­so­ran mu­chas com­pa­ñías eu­ro­peas. Es­te fue el ca­so, de la fa­lli­da ope­ra­ción de com­pra de Saab por par­te de dos so­cie­da­des chi­nas. Tras siete me­ses de ne­go­cia­cio­nes, Ge­ne­ral Mo­tors, el so­cio es­ta­dou­ni­den­se de la fir­ma sue­ca, hi­zo fra­ca­sar el ne­go­cio con el ar­gu­men­to de que que­ría pro­te­ger su tec­no­lo­gía y con­tro­lar quien la usa­ba.

Pa­ra otros, lo que fa­lla a ve­ces es la in­com­pren­sión del in­ver­sor chino pa­ra ges­tio­nar sus con­quis­tas eu­ro­peas, al pre­ten­der apli­car el mis­mo pa­trón de com­por­ta­mien­to en Eu­ro­pa que en Áfri­ca. Es­te fue el ca­so de Co­vec (Chi­na Over­seas En­gi­nee­ring Group), un gran con­glo­me­ra­do es­ta­tal con una ci­fra de ne­go­cio anual de 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es­ta em­pre­sa, la ter­ce­ra del mun­do del sec­tor de cons­truc- ción y obras pú­bli­cas, ga­nó un con­cur­so pú­bli­co pa­ra cons­truir un tra­mo de la au­to­pis­ta de Varsovia a Ber­lín, con unos pre­cios que re­ba­ja­ban a la mi­tad el pre­su­pues­to pre­vis­to. Al po­co tiem­po se die­ron cuen­ta de que los nú­me­ros no cua­dra­ban. Los sub­con­tra- tis­tas lo­ca­les no que­rían re­ba­jar sa­la­rios ni pre­cios de los ma­te­ria­les. Ni tam­po­co po­dían im­por­tar ni obre­ros ni ma­qui­na­ria, ya que Chi­na que­da muy le­jos de Po­lo­nia y, ade­más, la ma­qui­na­ria no dis­po­ne del cer­ti­fi­ca­do co­mu­ni­ta­rio. Y tam­po­co tu­vie­ron en cuen-

La chi­na Cos­co con­tro­la la ter­mi­nal de con­te­ne­do­res del puer­to del Pi­reo de Ate­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.