“Sólo en Es­pa­ña me pre­gun­tan por un ‘co­rra­li­to’”

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Eduar­do Ma­ga­llón

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca por la que atra­vie­sa Es­pa­ña es in­com­pa­ra­ble con la del res­to de la Unión Eu­ro­pea. La des­con­fian­za ge­ne­ra­da en Es­pa­ña so­bre una cri­sis a la que no se le ve sa­li­da a cor­to pla­zo es­tá im­preg­nan­do de for­ma pro­fun­da al con­jun­to de la so­cie­dad, en es­pe­cial a los in­ver­so­res. “Sólo en Es­pa­ña me pre­gun­tan por el co­rra­li­to”, afir­ma sor­pren­di­do Pie­rre-paul de Schre­vel, con­se­je­ro de­le­ga­do de Ban­que De­groof.

La en­ti­dad fi­nan­cie­ra –fun­da­da y con se­de en Bél­gi­ca– es­tá pre­sen­te en más de una de­ce­na de paí­ses eu­ro­peos en los que ges­tio­na ac­ti­vos por va­lor de 24.159 mi­llo­nes de eu­ros. De Schre­vel ase­gu­ra que “lo que me sor­pren­de es que me pre­gun­ten por el co­rra­li­to, cuan­do los clien­tes de otros paí­ses pre­gun­tan sólo por pro­ble­mas so­bre el eu­ro”.

El con­se­je­ro de­le­ga­do de la Ban­que De­groof pien­sa que “el eu­ro es de­ma­sia­do gran­de pa­ra caer”, por lo que afir­ma que la si­tua­ción se su­pe­rará. Tan­to es así que De Schre­vel afir­ma que “el mer­ca­do tie­ne un po­ten­cial de subida im­por­tan­te”. Sus pre­vi­sio­nes pa­ra es­te 2012 que aca­ba de co­men­zar son que “se­gui­rá la vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos”. Por paí­ses, las es­ti­ma­cio­nes con las que tra­ba­jan es que Es­ta­dos Uni­dos “va por el buen ca­mino, co- mo tam­bién los paí­ses co­no­ci­dos co­mo BRIC (Bra­sil, Ru­sia, In­dia y Chi­na).

Pe­ro, ¿có­mo afec­ta la cri­sis ac­tual del sec­tor fi­nan­cie­ro a la ban­ca pri­va­da? Pa­ra Schre­vel, “es una opor­tu­ni­dad por­que la ma­yo­ría de los ban­cos tra­di­cio­na­les han de ha­cer de­be­res in­ter­nos. Ade­más, ha­cer ban­ca pri­va­da no es fá­cil por­que re­quie­re tiem­po y cul­tu­ra”, res­pon­de du­ran­te la en­tre­vis­ta con­ce­di­da en Bar­ce­lo­na, don­de acu­de con fre­cuen­cia a vi­si­tar a clien­tes. La Ban­que De­groof tie­ne su se­de es­pa­ño­la en Bar­ce­lo­na, don­de en­tró de la mano del his­tó­ri­co Pri­vat Bank. “Bar­ce­lo­na es un buen lu­gar pa­ra ha­cer ne­go­cios, aunque te­ne­mos pre­sen­cia en va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las”, pre­ci­sa.

Otra de las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas de la en­ti­dad bel­ga es su es­truc­tu­ra de ca­pi­tal. El prin­ci­pal ac­cio­nis­ta es Alain Phi­lipp­son, que es uno de los des­cen­dien­tes di­rec­tos del fun­da­dor del ban­co en 1871. De Schre­vel se­ña­la que “co­mo nues­tros ac­cio­nis­tas son fa­mi­lias, tie­nen una vi­sión a más lar­go pla­zo. Por eso nues­tra for­ta­le­za es­tá en que es­tán ali­nea­dos los in­tere­ses de los ac­cio­nis­tas con los de los clien­tes que tam­bién bus­can in­ver­sio­nes a lar­go pla­zo y los em­plea­dos”.

So­bre el ori­gen de la cri­sis, De Schre­vel es­ti­ma que hay que bus­car­la “en 2000, cuan­do se ini­cia una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria muy la­xa”, si bien no se ha­ce pa­ten­te has­ta el es­ta­lli­do de la cri­sis de las sub­pri­me, en agos­to del 2007. Aho­ra, uno de los ries­gos de fu­tu­ro que iden­ti­fi­ca el con­se­je­ro de­le­ga­do de la Ban­que De­groof es “el cli­ma so­cial, que no se­rá bueno” en los pró­xi­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.