Un ban­co fa­mi­liar fun­da­do en el 1871

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

To­do co­men­zó el 1 de sep­tiem­bre de 1871 cuan­do Franz Phi­lipp­son fun­dó una Ca­sa Ban­co. Te­nía vein­te años. Hoy un des­cen­dien­te de aquel, que con­ser­va el mis­mo apellido –Alain Phi­lipp­son– es el pri­mer ac­cio­nis­ta de la fir­ma. Él, jun­to a otras fa­mi­lias his­tó­ri­cas del ban­co y di­rec­ti­vos, con­tro­la el 76% de la en­ti­dad.

En 1912, Jean De­groof en­tró a tra­ba­jar en el ban­co. Rá­pi­da­men­te, los so­cios de la en­ti­dad se fi­ja­ron en él has­ta nom­brar­lo apo­de­ra­do con sólo 25 años. Fue in­cor­po­ra­do co­mo so­cio de la en­ti­dad des­pués del pa­rén­te­sis de la Se­gun­da Guerra Mun­dial (1939-1945). No fue has­ta 1969, des­pués de la muer­te de Jean De­groof, cuan­do la en­ti­dad adop­tó el nom­bre de Ban­que De­groof que ha lle­ga­do has­ta hoy en día.

El ban­co nun­ca ha abier­to su­cur­sa­les fue­ra de Bél­gi­ca, pe­ro ha op­ta­do por par­ti­ci­par en otras en­ti­da­des que han ac­tua­do co­mo corresponsales no sólo den­tro del país sino tam­bién en otros pun­tos de Eu­ro­pa. Es el ca­so de Es­pa­ña, don­de ac­túan a tra­vés del his­tó­ri­co ban­co ca­ta­lán Pri­vat Bank, del cual con­tro­lan el 100%.

Ac­tual­men­te, la en­ti­dad dis­po­ne de ban­cos y so­cie­da­des de ges­tión y cuen­ta con una ele­va­da cuo­ta de mer­ca­do en ges­tión pa­tri­mo­nial y fon­dos de pen­sio­nes. El gru­po Ban­que De­groof ges­tio­na ac­ti­vos por va­lor de 24.159 mi­llo­nes de eu­ros. Los be­ne­fi­cios fue­ron de 64,1 mi­llo­nes de eu­ros mien­tras que el ra­tio de sol­ven­cia es del 15,6%.

Des­pués de to­do lo su­ce­di­do, los in­ver­so­res han cam­bia­do sus há­bi­tos a la ho­ra de co­lo­car su di­ne­ro. “Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es pro­te­ger su pa­tri­mo­nio”, in­di­ca De Schre­vel. “Tie­nen que plan­tear­se mu­chos es­ce­na­rios, por­que no hay na­da se­gu­ro. Hay que plan­tear el pa­tri­mo­nio con di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des”, aña­de. Por eso con­si­de­ra que an­te la po­si­bi­li­dad de que el eu­ro ten­ga pro­ble­mas se re­co­mien­da in­ver­tir par­te “fue­ra del eu­ro”. Tam­bién hay que con­tem­plar que pue­de ha­ber in­fla­ción, por lo que se re­co­mien­da cu­brir­se con bo­nos o “ma­te­rias pri­mas co­mo el oro”. No obs­tan­te, la de­ci­sión de in­ver­tir de­pen­de en bue­na me­di­da del per-

“La ri­que­za no de­pen­de tan­to de la po­se­sión co­mo de la uti­li­za­ción que se ha­ga de la mis­ma”

fil del clien­te y de sus prio­ri­da­des. “La ri­que­za no de­pen­de tan­to de la po­se­sión co­mo de la uti­li­za­ción que se ha­ga de la mis­ma”, re­fle­xio­na el con­se­je­ro de­le­ga­do de Ban­que De­groof.

Lo que tam­bién ha mo­di­fi­ca­do la cri­sis es no sólo dón­de se in­vier­te sino có­mo se ha­ce. “La co­sa bue­na que ha ge­ne­ra­do la cri­sis es la in­quie­tud de ha­cer­lo bus­can­do los be­ne­fi­cios so­cia­les”, re­fle­xio­na De Schre­vel. “En Bél­gi­ca, he­mos crea­do un fon­do con una ren­ta­bi­li­dad del 3%-4%, con lo que se pro­te­ge al in­ver­sor con­tra la in­fla­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po in­vier­te en cues­tio­nes so­cia­les”, aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.