Una City con mu­cho ca­rác­ter

La his­to­ria del dis­tri­to fi­nan­cie­ro es cla­ve pa­ra en­ten­der la ac­ti­tud del Reino Uni­do an­te la UE

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - John Wi­lliam Wil­kin­son

La im­por­tan­cia de la City pa­ra el Reino Uni­do y la UE es in­ne­ga­ble, má­xi­me pa­ra aquel. Tan­to es así que, Da­vid Ca­me­ron, a fin de pro­te­ger­la el mes de di­ciem­bre pa­sa­do de la ame­na­za de un ma­no­seo na­da agra­da­ble lan­za­do por los bu­ró­cra­tas de la eu­ro­zo­na, se le­van­tó de la me­sa de ne­go­cia­cio­nes y se fue. Fal­ta­ría más: la City es un lu­gar muy es­pe­cial, al­go así co­mo el al­ma de la na­ción bri­tá­ni­ca.

Su prehis­to­ria arran­ca en 1066 con la in­va­sión nor­man­da. Le bas­tó a Gui­ller­mo de Nor­man­día un ejér­ci­to de tan sólo 12.000 hom­bres pa­ra con­quis­tar, en un abrir y ce­rrar de ojos, to­da In­gla­te­rra. Pe­ro se de­tu­vo an­tes de to­mar Londres. Aunque no era la ca­pi­tal –esa dis­tin­ción re­caía en Win­ches­ter–, sa­bía el sa­gaz nor­man­do de la enor­me ri­que­za que ate­so­ra­ba den­tro de sus mu­ros, que con­tem­pla­ba ex­pec­tan­te des­de South­walk, que ha­bía or­de­na­do que­mar a mo­do de ad­ver­ten­cia, en la ori­lla sur del Tá­me­sis.

Los cos­mo­po­li­tas lon­di­nen­ses –en­tre los que ha­bía unos cuan­tos nor­man­dos– de­ci­die­ron re­ci­bir al in­va­sor con los bra­zos abier­tos, y Gui­ller­mo fue co­ro­na­do sin de­mo­ra ni as­pa­vien­tos en West­mins­ter. Aun así, que­dó cla­ro des­de el pri­mer mo­men­to que no fue el nue­vo rey quien ha­bía ele­gi­do Londres, sino to­do lo con­tra­rio. Cir­cuns­tan­cia que dis­ta mu­cho de ser un ma­tiz hue­ro, pues­to que ya exis­tía en Londres una di­vi­sión de po­der –to­da­vía te­nue– en­tre West­mins­ter (co­ro­na, go­bierno) y la City (co­mer­cio, di­ne­ro). Y esa se­pa­ra­ción de po­de­res, des­co­no­ci­da en el res­to de Eu­ro­pa, da­ría la ben­di­ción a es­te ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia que ha du­ra­do la frio­le­ra de ca­si un mi­le­nio; eso sí, con al­gu­na de­ca­pi­ta­ción por el ca­mino.

Una de las pri­me­ras ini­cia­ti­vas de Gui­ller­mo fue ha­cer el in­ven­ta­rio ex­haus­ti­vo de su nue­vo reino, que cul­mi­nó en el ex­tra­or­di­na­rio Do­mes­day book, que re­co­ge has­ta la úl­ti­ma va­ca es­con­di­da por los pa­ye­ses de­trás de una mata. Pe­ro una vez más, de­cre­tó que Londres fue­ra la ex­cep­ción. No que­ría es­pan­tar lo que más an­he­la­ba: su di­ne­ro. Así que, le­jos de pre­ten­der con­tro­lar­los, con­ce­dió a los lon­di­nen­ses unas cuan­tas li­ber­ta­des, amén de un pu­ña­do de fue- ros (¡por es­cri­to!), al tiem­po que man­dó la cons­truc­ción de la omi­no­sa Torre de Londres. Se tra­ta­ba de un en­ga­ño com­par­ti­do pa­re­ci­do al chis­te del pa­cien­te que, jus­to an­tes de que se le sa­que una mue­la, aga­rra al den­tis­ta por las

La City de Londres es co­mo el al­ma de la na­ción bri­tá­ni­ca y no es ex­tra­ño que Ca­me­ron la pro­te­gie­ra

par­tes no­bles y le di­ce: “No nos ha­re­mos da­ño, ¿ver­dad?”.

A lo lar­go de la his­to­ria, y has­ta hoy, los mo­nar­cas siem­pre han an­da­do fal­tos de di­ne­ro. En los tiem­pos feu­da­les, pues­to que ab­so­lu­ta­men­te to­do el sis­te­ma de­pen­día del rey, y da­da la in­con­tro­la­ble pro­pen­sión de es­tos a ar­mar gue­rras o le­van­tar ca­te­dra­les, jun­to con la in­na­ta as­tu­cia del pue­blo (to­da­vía vi­gen­te en la ac­tua­li­dad) a la ho­ra de es­qui­var el pa­go de im­pues­tos, no que­da­ba más re­me­dio que ju­gar al ga­to y al ra­tón.

El que el rey se vie­ra en la te­si­tu­ra de te­ner que em­pe­ñar la co­ro­na o mal­ven­der la cu­ber­te­ría de pla­ta era pan de ca­da día. De ahí la ex­tra­ña de­pen­den­cia que se creó en­tre la co­ro­na y los pres­ta­mis­tas ju­díos, ya que, por no ser es­tos cris­tia­nos, eran los úni­cos que po­dían de­di­car­se a la usu­ra. Aho­ra bien, por mu­cho di­ne­ro que ama­sa­sen, no sólo ca­re­cían de de­re­chos, sino que eran con­si­de­ra­dos po­co más que bie­nes mue­bles del rey, y es­te, si no le da­ban lo que que­ría, man­da­ba arran­car­les los dien­tes –¡otra vez el den­tis­ta!– o tal vez un ojo, has­ta con­se­guir­lo.

En 1290, Eduar­do I pro­ce­dió a la ex­pul­sión de to­do ju­dío que se ne­ga­ra a abra­zar la fe cris­tia­na. De es­te mo­do, ade­más de que­dar-

El Reino Uni­do ten­drá que pen­sar en una fór­mu­la pa­ra en­cau­zar su dis­tri­to fi­nan­cie­ro de nue­vo

se con sus bie­nes, le per­mi­tió abrir las puer­tas de la City a los lis­tí­si­mos y ha­bi­li­do­sos ban­que­ros ita­lia­nos (el callejero de la ciu­dad de Londres da fe de ello.) Es­te cam­bio dio alas a la in­ci­pien­te cla­se me­dia que, des­de que fir­ma­ra en 1215 la Car­ta Mag­na el rey Juan I, no pa­ra­ba de ara­ñar­les po­der a los lo­res, pe­ro siem­pre se­gún las in­trin­ca­das re­glas del pe­cu­liar sis­te­ma par­la­men­ta­rio in­glés, que se ba­sa en evi­tar que nin­gún es­ta­men­to do­mi­ne a los de­más.

Si el rey apre­ta­ba con des­me­di­da fuer­za o se ex­tra­li­mi­ta­ba de for­ma in­de­bi­da, la City no se an­da­ba con chi­qui­tas a la ho­ra de obli­gar­le a vol­ver al re­dil. In­ven­ta­ron mil y una ma­ne­ras de es­qui­var los sa­bla­zos reales.

A Enrique III le hi­cie­ron pa­gar muy ca­ro sus ex­tra­va­gan­cias, sien­do una de las más no­to­rias la cons­truc­ción de la sun­tuo­sa aba­día de West­mins­ter. Su pro­pio cu­ña­do, Si­món de Mont­fort, se pu­so al fren­te de una re­vuel­ta po­pu­lar que se hi­zo con el con­trol de la City, adon­de lle­va­ron pre­so al rey. El re­sul­ta­do de ta­ma­ño atre­vi­mien­to fue na­da me­nos que la crea­ción de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, com­pues­ta por dos re­pre­sen­tan­tes de ca­da una de las cir­cuns­crip­cio­nes del reino.

Al prin­ci­pio, ser dipu­tado no era nin­gún cho­llo. Pe­ro eso cam­bia­ría ra­di­cal­men­te cuan­do el Par­la­men­to to­mó las rien­das de las fi­nan­zas. Re­sul­ta cu­rio­so que la Igle­sia re­cha­za­ra in­mis­cuir­se en es­tos asun­tos, un error que ini­ció su inexo­ra­ble de­cli­ve. Al cor­tar los la­zos con Ro­ma, Enrique VIII le dio la pun­ti­lla de­fi­ni­ti­va.

De mo­do que los in­gle­ses se ha­bían in­ven­ta­do un sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y li­ber­ta­des que, lle­ga­do el mo­men­to, les per­mi­ti­ría crear es­cue­las, uni­ver­si­da­des y otras mu­chas ins­ti­tu­cio­nes, de las que sal­dría ge­ne­ra­cio­nes de intrépidos cons­truc­to­res del que se­ría el im­pe­rio más gran­de de la his­to­ria. Ni que de­cir tie­ne que el ma­yor be­ne­fi­cia­rio ha si­do siem­pre la City. El po­der real es del que ma­ne­ja el di­ne­ro.

Sin em­bar­go, pa­ra que el sis­te­ma fun­cio­ne co­mo Dios man­da, es esen­cial no per­der de vista que es me­nes­ter sal­va­guar­dar el re­par­to de po­der en­tre los es­ta­men­tos. Hay que evi­tar a to­da cos­ta que nin­guno des­ta­que más de la cuen­ta. Y si la City en es­tos úl­ti­mos tiem­pos se ha ex­tra­li­mi­ta­do de for­ma tan fla­gran­te, ha­brá que dar con una fór­mu­la que lo ha­ga vol­ver al re­dil, por muy do­lo­ro­sa que sea.

En ca­sos de ex­tre­ma emer­gen­cia, el den­tis­ta ata los bra­zos del pa­cien­te a la si­lla y arran­ca la mue­la pi­ca­da sin anes­te­sia. Por su bien. Aho­ra, sal­var su al­ma –o la li­bra es­ter­li­na– es ha­ri­na de otro cos­tal.

CH­RIS RATCLIFFE / BLOOMBERG

La City de Londres es uno de los más im­por­tan­tes dis­tri­tos fi­nan­cie­ros de to­da Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.