Las afi­ni­da­des elec­ti­vas

La quí­mi­ca en el cru­ce in­ves­ti­ga­ción-em­pre­sa: Ca­ni­cio, Abe­lló, Ju­lià, Ar­cas, Mo­lins, Uriach, Puig o Be­lil

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Jun­to a su her­mano Isidre Abe­lló, fue im­pul­sor de la Abe­lló-oxí­geno. En la ac­tua­li­dad di­ri­ge la con­sul­to­ra Aqua y es­tá cen­tra­do en te­mas de in­ves­ti­ga­ción y con­sul­to­ría so­bre el agua ter­na­cio­nal de la Quí­mi­ca. Ca­ni­cio en­tra con so­ca­rro­ne­ría en el mun­do de la me­tá­fo­ra; pe­ro, no tan­to pa­ra sor­pren­der­nos co­mo pa­ra ha­cer­nos via­jar en el tiem­po: La so­sa ( Le­blanc) y el sul­fú­ri­co ( Roë­buck) per­mi­tie­ron de­co­lo­rar y des­en­gra­sar el al­go­dón; el car­bón de co­ke ( Davy) im­pul­só la fa­bri­ca­ción ma­si­va de hie­rro sus­ti­tu­yen­do al car­bón ve­ge­tal. Sin la quí­mi­ca, el va­por se­gui­ría sir­vien­do pa­ra co­cer za­naho­rias; ja­más se hu­bie­se producido aquel cam­bio trans­for­ma­dor en las cuen­cas flu­via­les del in­te­rior (el Llo­bre­gat, el Ter o el Car­do­ner), que mu­dó pa­ra siem­pre la piel en­te­ra de nues­tra eco­no­mía. La mi­tad de la hu­ma­ni­dad no exis­ti­ría sin la pro­duc­ción sin­té­ti­ca de amo­nia­co de Ha­ber y Bosch y la ma­de­ra de los bos­ques no se ha­bría li­bra­do de la tala ma­si­va. Los pro­duc­tos quí­mi­cos nos in­to­xi­can, pe­ro los pro­duc­tos na­tu­ra­les nos en­ve­ne­nan do­ce­nas de ve­ces más. La na­tu­ra­le­za desata­da es mu­cho más no­ci­va que los re­si­duos de­ri­va­dos de tra­ta­mien­tos quí­mi­cos en los ali­men­tos (pes­ti­ci­das, con­ser­van­tes, fár­ma­cos), cuan­do es­tos han pa­sa­do los con­tro­les sa­ni­ta­rios im­pues­tos por los re­gu­la­do­res.

De la mano de Ca­ni­cio he­mos apren­di­do que el mun­do mul­ti­co­lor pro­vie­ne del ma­lo­gra­do amor de Fer­di­nand Run­ge por la hi­ja de la due­ña de la fá­bri­ca de gas de Ora­niem­burg (Ber­lín, 1834), quien fue ca­paz de ais­lar el ne­gro al­qui­trán y po­si­bi­li­tar el na­ci- mien­to de la in­dus­tria quí­mi­ca or­gá­ni­ca con la fa­bri­ca­ción de co­lo­ran­tes. Las mo­ne­das usa­das re­cu­pe­ra­ban su bri­llo fro­tán­do­las con ori­na (amo­nia­co), tal co­mo des­cu­brió En­nig Brand (Ham­burg, si­glo XVII) des­ti­lan­do cin­co mil li­tros de pi­pí a la bús­que­da del prin­ci­pio que ha­bía de pu­ri­fi­car los me­ta­les im­pu­ros, in­clui­dos la pla­ta y el oro. Sin sa­ber que la ori­na con­tie­ne los fos­fa­tos ex­cre­ta­dos por el cuer­po hu­mano, Brand ca­yó en la cuen­ta al ob­ser­var que su va­si­ja de des­ti­la­ción se ilu­mi­na­ba es­pon­tá­nea­men­te; ha­bía ais­la­do el fós­fo­ro y una go­ta de es­te me­tal en la pun­ta de un pa­li­to pro­por­cio­nó las ce­ri­llas a to­da la hu­ma­ni­dad.

Es­te guión, que fun­de cien­cia y sim­bo­lo­gía, no es nue­vo. Su prin­ci­pal an­te­ce­den­te da­ta de los pri­me­ros años del ocho­cien­tos cuan­do Na­po­león in­va­día Wei­mar, y Johann Wolf­gang Goet­he, el gran poe­ta del Sturm und drang, vol­ca­ba so­bre su pro­pio des­pres­ti­gio la di­rec­ción del ins­ti­tu­to de Cien­cias Na­tu­ra­les de Je­na. Al aban­do­nar la cien­cia, el gran au­tor re­cu­pe­ró su in­flu­jo con Las afi­ni­da­des elec­ti­vas, una no­ve­la de amor re­co­rri­da por el fa­ta­lis­mo y la re­be­lión, lle­na de episodios per­so­na­les que ex­pli­can su mez­cla de li­te­ra­tu­ra y cien­cia. Con la afi­ni­dad quí­mi­ca co­mo me­tá­fo­ra, Goet­he se aden­tra­ba de lleno en la cen­tu­ria del ro­man­ti­cis­mo. Ape­nas ha­bía ter­mi­na­do la pri­me­ra par­te de su Faus­to, obra que le lle­vó to­da la vi­da, cuan­do, gra­cias a una obra me­nor , co­lo­có so­bre el ta­pe­te de la his­to­ria la teo­ría del fle­cha­zo en­ten­di­do co­mo una afi­ni­dad pu­ra­men­te quí­mi­ca en­tre dos se­res. Se­gu­ra­men­te, se pa­só de ros­ca. La cien­cia, mu­cho más ve­loz que la poe­sía, le do­bla­ba con enor­me ra­pi­dez, en ca­da re­co­do. El mun­do tal co­mo es no se­ría po­si­ble de no ser por in­ve­ro­sí­mi­les ca­sua­li­da­des que son di­fí­cil­men­te jus­ti­fi­ca­bles por el azar.

Pe­ro, a pe­sar de to­do, las afi­ni­da­des y las elec­cio­nes no se han mo­vi­do de si­tio, y son de­ter­mi­nan­tes. Ca­ni­cio nos lo re­cuer­da a base de de­ta­lles a me­nu­do

FRE­DE­RIC ABE­LLÓ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.