Me nie­gan el cré­di­to, ¿qué ha­go?

Una red te­rri­to­rial de pro­fe­sio­na­les fi­nan­cie­ros de Pimec acon­se­ja y acom­pa­ña a las py­mes

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Las ci­fras que se co­no­cen de la si­tua­ción ac­tual so­bre la con­ce­sión de fi­nan­cia­ción a las py­mes no en­ga­ñan: sólo un 20% de so­li­ci­tu­des de cré­di­to son apro­ba­das y las di­fi­cul­ta­des pa­ra re­fi­nan­ciar pro­duc­tos fi­nan­cie­ros ya con­tra­ta­dos son enor­mes. En esa te­si­tu­ra del mer­ca­do que ya dura tres años, un nú­me­ro ele­va­do de em­pre­sas han te­ni­do que ce­rrar sus puer­tas an­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer fren­te, no sólo a la cri­sis, sino a la fal­ta de fi­nan­cia­ción pa­ra el cir­cu­lan­te. Eso, con el 22% de pa­ro en el fon­do de la cues­tión, su­po­ne una in­con­gruen­cia in­con­ce­bi­ble del sis­te­ma. Lo peor del ca­so es que las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el 2012 no apor­tan na­da nue­vo, si acaso, más pro­ble­mas. Di­fí­cil­men­te se con­ce­de­rá cré­di­to nue­vo y con­se­guir una re­no­va­ción su­pon­drá un éxi­to. La re­es­truc­tu­ra­ción adi­cio­nal del sis­te­ma ban­ca­rio avan­za­da por el nue­vo Go­bierno su­pon­drá un alar­ga­mien­to del im­pas­se ac­tual, aunque la úl­ti­ma lla­ve la se­gui­rá te­nien­do el BCE con sus de­ci­sio­nes. Mien­tras, la ac­ti­vi­dad no pue­de pa­rar y hay que re­ba­ñar has­ta la úl­ti­ma po­si­bi­li­dad pa­ra tra­tar de con­se­guir fi­nan­cia­ción.

Y en eso es­tán en Pimec. “He­mos ac­ti­va­do una ac­ción di­ri­gi­da a las py­mes que con­sis­te en una red de pro­fe­sio­na­les fi­nan­cie­ros que den res­pues­tas a las em­pre­sas ca­ta­la­nas que pre­ci­san me­jo­rar su si­tua­ción ac­tual”, afir­ma Fran de la Torre, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de con­sul­to­ría es­tra­té­gi­ca y fi­nan­cia­ción de Pimec. En reali­dad, des­de ha­ce años, an­tes de la cri­sis, ex­pli­ca que se de­di­can “a con­se­guir ca­pi­tal al­ter­na­ti­vo”, fue­ra del cir­cui­to ban­ca­rio, en­ten­dien­do por tal, fun­da­men­tal­men­te, di­ne­ro pú­bli­co. Sin em­bar­go, es evi­den­te que des­de el 2008 es­ta fi­nan­cia­ción es más di­fí­cil de con­se­guir.

A pe­sar de la pe­nu­ria exis­ten­te, al pa­re­cer son mu­chas las py­mes que to­da­vía ca­re­cen de las mí­ni­mas con­di­cio­nes in­ter­nas pa­ra pre­pa­rar un buen plan ope­ra­ti­vo de ca­ra a la pe­ti­ción a una en­ti­dad fi­nan­cie­ra, ya sea pri­va­da o pú­bli­ca. Se­gún De la Torre, a to­da py­me que acu­de a Pimec se le si­gue ha­cien­do tres pre­gun­tas cla­ve. “Lo pri­me­ro es que se­pa exac­ta­men­te el di­ne­ro que pre­ci­sa. Pa­re­ce ab­sur­do, pe­ro hay mu­chas py­mes que no se plan­tean es­ta pre­gun­ta an­tes de ir al ban­co. La se­gun­da es sa­ber pa­ra qué se ne­ce­si­ta el di­ne­ro, es al­go que de­ben te­ner muy cla­ro ya en la pri­me­ra reunión con el ban­co. Y la ter­ce­ra es pre­sen­tar un plan de via­bi­li­dad de re­torno del di­ne­ro”.

Des­de que em­pe­za­ra la cri­sis en el 2008, más de 4.000 em­pre­sa­rios han acu­di­do en bus­ca de ayu­da a Pimec con su pro­ble­ma per­so­nal a cues­tas. Ello ha per­mi­ti­do a la pa­tro­nal re­ca­bar una in­for­ma­ción muy va­lio­sa so­bre los pro­ble­mas reales que vi­ven las py­mes. Una sín­te­sis de la mis­ma re­sul­ta muy útil a los 40 pro­fe­sio­na­les fi­nan­cie­ros que des­de las 14 se­des de Pimec tra­tan los pro­ble­mas di­rec­ta­men­te con los em­pre­sa­rios. Asi­mis­mo, es­tas ex­pe- nan­cie­ro y que dan apo­yo a la di­rec­ción ge­ne­ral de la em­pre­sa o a la di­rec­ción fi­nan­cie­ra, co­mo so­por­te ex­terno ajus­ta­do a ca­da ne­ce­si­dad con­cre­ta. Se ofre­ce, en de­fi­ni­ti­va, un pro­fe­sio­nal a tiem­po par­cial. Ade­más, les da­mos for­ma­ción y les do­ta­mos de los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios”, pro­si­gue De la Torre.

Se­gui­da­men­te, ex­po­ne có­mo se tra­ba­ja con las em­pre­sas. “Lo pri­me­ro es ser es­cép­ti­co con la per­cep­ción que el em­pre­sa­rio tie­ne res­pec­to al ban­co y pe­dir­le rá­pi­da­men­te los nú­me­ros, igual que ha­rá el ban­co. Lue­go se mi­ran las ci­fras y se mon­tan reunio­nes de tra­ba­jo con el em­pre­sa­rio con el ob­je­ti­vo de ver có­mo se pue­de me­jo­rar la si­tua­ción”.

Las me­di­das que se adop­tan van en la di­rec­ción de que la em­pre­sa ob­ten­ga más cash-flow. Hay mu­chos ca­sos en que la em­pre­sa no ne­ce­si­ta más cré­di­to, sino me­jo­rar su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar flu­jo de ca­ja. “El pro­ble­ma es que mu­chas ve­ces se va al ban­co y no se le di­ce la si­tua­ción de me­jo­ra que se adop­ta, sino que sim­ple­men­te se pi­de la re­no­va­ción, alar­gan­do ven­ci­mien­tos. No­so­tros le ayu­da­mos a apos­tar por la con­ti­nui­dad, en­fo­cán­do­la vía cre­ci­mien­to. Se ofre­ce, ade­más, a la py­me ha­cer un plan es­tra­té­gi­co”.

Por otro la­do, la pre­sen­ta­ción que ha­ga la em­pre­sa al ban­co es de­ci­si­va. “Si es­tá bien ar­gu­men­ta­da la ope­ra­ción, la pro­ba­bi­li­dad de de­ne­ga­ción es me­nor”. Por úl­ti­mo, ex­pli­ca que “hay mu­chos ca­sos en que el con­sul­tor acom­pa­ña a la em­pre­sa al ban­co, una vez rea­li­za­do el diag­nós­ti­co y ya se han he­cho re­to­ques in­ter­nos”.

KAT­JA ENSELING

BA­JO EL SÍN­DRO­ME DEL GRI­FO CE­RRA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.