Un co­rrec­cio­nal lla­ma­do Eu­ro­pa

En­zens­ber­ger car­ga con­tra la fal­ta de de­mo­cra­cia y la vo­lun­tad de con­tro­lar­lo to­do de la UE

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - EL GEN­TIL MONS­TRUO DE BRU­SE­LAS O EU­RO­PA BA­JO TU­TE­LA Jus­to Ba­rran­co

La pri­me­ra im­pre­sión del lec­tor re­cién di­ge­ri­do el pro­li­jo tí­tu­lo del nue­vo li­bro de Hans Mag­nus En­zens­ber­ger, na­da me­nos que El gen­til mons­truo de Bru­se­las o Eu­ro­pa ba­jo tu­te­la, es que el pen­sa­dor ale­mán va a ha­blar so­bre Mer­kozy y la nue­va égi­da ger­ma­na so­bre la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca eu­ro­pea, que en­tre otros lla­ma­ti­vos lo­gros tie­ne ya en su ha­ber la caí­da de los pri­me­ros mi­nis­tros de Ita­lia y Gre­cia.

Cier­to que, tras una rápida re­fle­xión, se co­li­ge que si sólo se tra­ta­ra de eso, el tí­tu­lo ha­bría si­do El gen­til mons­truo de Ber­lín. O El gen­til mons­truo pu­ri­tano. Ideas, sin du­da, no ha­brían fal­ta­do. Pe­ro En­zens­ber­ger, au­tor de en­sa­yos co­mo Con­ver­sa­cio­nes con Marx y En­gels y En el la­be­rin­to de la in­te­li­gen­cia, pre­ten­de tra­tar una cues­tión de base que hoy en Es­pa­ña re­sul­ta mu­cho me­nos lla­ma­ti­va, aunque al fi­nal con­flu­ya con la an­te­rior: el de­li­ran­te la­be­rin­to de la po­lí­ti­ca y la bu­ro­cra­cia eu­ro­peas. De su an­sia de po­der sin lí­mi­tes –lo que ex­pli­ca­ría que ha­ya ad­mi­ti­do paí­ses que no cum­plían los cri­te­rios y que reali­ce am­plia­cio­nes una y otra vez–, de su vo­lun­tad de con­tro­lar­lo to­do –des­de los pue­rros a las pró­te­sis den­ta­les, el acer­vo co­mu­ni­ta- rio de nor­mas su­pera ya las ¡150.000 pá­gi­nas!– y de su vo­lun­tad de ho­mo­ge­nei­zar Eu­ro­pa. Y de su sem­pi­terno dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co: son la Co­mi­sión, los con­se­jos de mi­nis­tros y el Con­se­jo Europeo –con los pri­me­ros mi­nis­tros de los 27 paí­ses– y no el Par­la­men­to europeo quie­nes lo de­ci­den ca­si to­do, lo que qui­zá apun­ta al de­cli­ve de la de­mo­cra­cia clá­si­ca en nues­tra era.

Sin du­da, un te­ma in­tere­san­te que, tra­ta­do con mor­da­ci­dad, lle­ga a re­sul­tar kaf­kia­na­men­te di­ver­ti­do. El au­tor se pa­sea por el bai­le de si­glas de las di­fe­ren­tes agencias y or­ga­nis­mos de la UE –la Ce­de­fop, la OCVV, la EMCDDA, la Ea­cea...–, y des­cu­bre que no sólo so­bran dipu­tados y con­se­je­ros en las ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las: la OSHA, la Agen­cia Eu­ro­pea pa­ra la Se­gu­ri­dad y la Sa­lud en el Tra­ba­jo, con se­de en Bil­bao, tie­ne, di­ce, 64 em­plea­dos... y 84 con­se­je­ros.

Y las agencias, di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les y ofi­ci­nas de to­do ti­po bro­tan en la bu­ro­cra­cia eu­ro­pea “co­mo el re­po­llo”, una de cu­yas va­rie­da­des, re­cuer­da, es la col de Bru­se­las, que “ge­ne­ra co­go­llos siem­pre nue­vos”. Co­go­llos o pue­rros: el re­gla­men­to 2396/2001 es­ta­ble­ce que “los pue­rros de la ca­te­go­ría I (...) al me­nos un ter­cio de su lon­gi­tud to­tal o la mi­tad de su par­te en­vuel­ta de­be­rá pre­sen­tar una co­lo­ra­ción en­tre blan­ca y blan­ca ver­do­sa. En el ca­so de los pue­rros tem­pra­nos, esa co­lo­ra­ción po­drá li­mi­tar­se a sólo un cuar­to de la lon­gi­tud to­tal del pue­rro o un ter­cio de su par­te en­vuel­ta”. Tam­bién hay re­gla­men­tos so­bre los ni­ve­les lí­mi­te pa­ra “vi­bra­cio­nes de la mano el bra­zo y el cuer­po en ge­ne­ral” de per­so­nas que tra­ba­jan con un mar­ti­llo neu­má­ti­co o re­qui­si­tos “de di­se­ño eco- ló­gi­co pa­ra lám­pa­ras de uso do­més­ti­co no di­rec­cio­na­les”. La al­ta ins­tan­cia, di­ce En­zens­ber­ger, no du­da so­bre su com­pe­ten­cia uni­ver­sal. Y aunque se com­por­te co­mo si fue­ra go­ber­na­da por los ser­vi­cios se­cre­tos de sus ad­ver­sa­rios, “ca­da am­plia­ción de com­pe­ten­cias le pro­me­te a la ins­ti­tu­ción más po­der, di­ne­ro y pues­tos de tra­ba­jo”.

En­zens­ber­ger agra­de­ce que en­tre los es­ta­dos de la UE no ha­ya ha­bi­do gue­rras des­de 1945, y re­co­no­ce que ha cam­bia­do pa­ra me­jor la vi­da co­ti­dia­na. Pe­ro re­cuer­da que el pa­dre de la UE, Jean Mon­net –que sa­bía que “don­de rei­na la or­ga­ni­za­ción, allí tam­bién es­tá el po­der”–, apos­tó siem­pre por las de­ci­sio­nes de éli­te to­ma­das por con­sen­so, en las que po­co te­nían que de­cir par­la­men­tos y ciu­da­da­nos. Una bu­ro­cra­cia ilus­tra­da que, en­ci­ma, su­fre la iro­nía de que una unión esen­cial­men­te eco­nó­mi­ca ten­ga su prin­ci­pal fi­su­ra en la eco­no­mía.

El au­tor lle­ga a per­ci­bir la ac­tual UE no co­mo una cár­cel, pe­ro sí co­mo un co­rrec­cio­nal al que in­cum­be la su­per­vi­sión bon­da­do­sa pe­ro se­ve­ra de sus pu­pi­los. Una vi­sión aplau­di­da en Ale­ma­nia que avi­sa del fu­tu­ro y que qui­zá en Es­pa­ña no sus­ci­te mu­cha com­pli­ci­dad. Sin du­da, la di­ná­mi­ca es­ca­sa­men­te de­mo­crá­ti­ca que des­cri­be En­zens­ber­ger ha con­du­ci­do a la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual. Pe­ro es una si­tua­ción –y ha­bría si­do in­tere­san­te leer tam­bién so­bre eso–, en la que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha­ce tiem­po que no es­tá ni se la es­pe­ra, y en la que la su­per­vi­sión, no se sa­be si bon­da­do­sa, pe­ro des­de lue­go muy se­ve­ra, ha pa­sa­do di­rec­ta­men­te a ma­nos de la can­ci­ller del país del au­tor.

Las ban­de­ras de la Unión Eu­ro­pea on­dean fren­te al edi­fi­cio de la Co­mi­sión en Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.