EL TA­MA­ÑO DE LA UNI­VER­SI­DAD

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Las reac­cio­nes a los ma­los re­sul­ta­dos de mu­chas en­ti­da­des –pú­bli­cas y pri­va­das– en es­tos mo­men­tos de cri­sis es­tán po­nien­do so­bre la me­sa el te­ma del ta­ma­ño de las or­ga­ni­za­cio­nes y su re­la­ción con la efi­cien­cia. El prin­ci­pio que se in­ten­ta apli­car en mu­chos ca­sos es que un ta­ma­ño gran­de com­por­ta­rá más efi­cien­cia. Y se re­co­mien­dan fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes pa­ra ga­nar di­men­sión. Lo mis­mo se de­cía ha­ce años en el mun­do de las em­pre­sas has­ta que ex­pe­rien­cias más re­cien­tes han pues­to en evi­den­cia dos co­sas. La pri­me­ra es que in­clu­so en sec­to­res glo­ba­li­za­dos hay em­pre­sas “me­dias” y “pe­que­ñas” que so­bre­sa­len y son más “efi­cien­tes” que las gran­des. La se­gun­da es que, sea cuál sea la me­di­da, no hay na­da co­mo una bue­na ges­tión pa­ra ase­gu­rar la ren­ta­bi­li­dad. Y la bue­na ges­tión em­pie­za por apli­car una bue­na do­sis de sen­ti­do co­mún.

¿Cuál es la si­tua­ción en el ca­so de las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias? En el mun­do hay uni­ver­si­da­des de ta­ma­ños muy di­fe­ren­tes. En un ex­tre­mo en­con­tra­mos las “enor­mes”, co­mo por ejem­plo la In­di­ra Gand­hi Open Uni­ver­sity con unos tres mi­llo­nes de estudiantes, y en el mun­do oc­ci­den­tal, las de Nue­va York y Ca­li­for­nia, pró­xi­mas al me­dio mi­llón. En el otro, uni­ver­si­da­des muy pe­que­ñas (en torno a los mil estudiantes o me­nos) y que es­tán po­co es­pe­cia­li­za­das. Unas son di­fí­cil­men­te go­ber­na­bles por sus di­men­sio­nes ex­ce­si­vas y las otras no pue­den so­bre­vi­vir so­las por la fal­ta de un mí­ni­mo de me­dios.

Con res­pec­to a Ca­ta­lun­ya, Ri­card To­rrents, que fue el pri­mer rec­tor de la Uni­ver­si­tat de Vic, cla­si­fi­ca las uni­ver­si­da­des en “gran­des” (tres que tie­nen más de 20.000 estudiantes, con la UB des­ta­ca­da con 66.000), “me­dias” (seis en­tre 5.000 y 20.000) y “pe­que­ñas” (dos con me­nos de 5.000).

Si ob­ser­va­mos la lis­ta de las me­jo­res uni­ver­si­da­des a ni­vel mun­dial se­gún el ran­king 2010-2011 de The Ti­mes de Londres, en­con­tra­mos un da­to sor­pren­den­te: la ma­yo­ría de las cla­si­fi­ca­das en los pri­me­ros 25 lu­ga­res tie­nen 20.000 estudiantes o me­nos. Y dos de las cin­co pri­me­ras son de ta­ma­ños muy re­du­ci­das ( Ca­li­for­nia Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy y Prin­ce­ton).

A pe­sar de las pre­ven­cio­nes con que se tie­nen que juz­gar los ran­kings, eso nos ha­ce pen­sar que, al igual que pa­sa en el mun- do de las em­pre­sas, hay de­ter­mi­na­das uni­ver­si­da­des de ta­ma­ño re­du­ci­do (di­ría que en­tre 5.000 y 20.000 estudiantes) que tie­nen ven­ta­jas im­por­tan­tes, tan­to a ni­vel eco­nó­mi­co co­mo so­cial que hay que con­si­de­rar an­tes de to­mar de­ci­sio­nes que po­drían ser erró­neas.

¿Qué ele­men­tos tie­nen en co­mún es­tas uni­ver­si­da­des pres­ti­gio­sas y de ta­ma­ño re­du­ci­do? Se­gún un es­tu­dio ini­cial que he rea­li­za­do so­bre sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas, se tra­ta de uni­ver­si­da­des muy “en­fo­ca­das”, es de­cir, que ofre­cen al­guno o di­ver­sos pro­gra­mas de es­tu­dios con­si­de­ra­dos “ex­ce­len­tes”.

Son cen­tros edu­ca­ti­vos don­de

La ma­yo­ría de las cla­si­fi­ca­das en los pri­me­ros 25 lu­ga­res tie­nen 20.000 estudiantes o me­nos

la re­la­ción en­tre los alum­nos y los pro­fe­so­res es muy pró­xi­ma, un he­cho que fa­ci­li­ta la mo­ti­va­ción pa­ra es­tu­diar e in­ves­ti­gar. En tér­mi­nos em­pre­sa­ria­les se po­dría de­cir que son “pró­xi­mas al clien­te” y que el ser­vi­cio que dan tie­ne un al­to gra­do de “per­so­na­li­za­ción”, una ca­rac­te­rís­ti­ca que fa­ci­li­ta la crea­ción de agru­pa­cio­nes de an­ti­guos alum­nos que ase­gu­ran una par­te im­por­tan­te de la fi­nan­cia­ción. En mu­chos ca­sos son tam­bién en­ti­da­des muy in­te­gra­das en el te­rri­to­rio, lo que les con­fie­re un al­to sen­ti­do iden­ti­ta­rio.

El ta­ma­ño re­du­ci­do y el he­cho de que muy a me­nu­do se tra­ta de en­ti­da­des pri­va­das com­por­ta es­truc­tu­ras de go­bierno más sen­ci­llas y, por lo tan­to, mu­cho más ági­les que las de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, un fac­tor es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en el mun­do ac­tual.

En la gran ma­yo­ría de ca­sos se tra­ta de uni­ver­si­da­des que han es­ta­ble­ci­do con­ve­nios de co­la­bo­ra­ción con otras en­ti­da­des com­ple­men­ta­rias, a me­nu­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Una bue­na red de con­ve­nios tie­ne re­sul­ta­dos si­nér­gi­cos y com­pen­sa de al­gu­na ma­ne­ra la re­la­ti­va fal­ta de me­dios que com­por­ta un ta­ma­ño pe­que­ño o me­dio.

Una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­di­za­da, sec­tor por sec­tor, pa­ra ana­li­zar la re­la­ción en­tre la me­di­da y la efi­cien­cia po­dría ayu­dar a to­mar de­ci­sio­nes me­jor fun­da­men­ta­das y pien­so que con­fir­ma­ría la te­sis de que un ta­ma­ño gran­de no siem­pre com­por­ta una me­jor ren­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.