UN BUEN AÑO PA­RA LOS IN­VER­SO­RES

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 - Jau­me Puig Ri­be­ra

Di­rec­tor ge­ne­ral de GVC Gaes­co Ges­tión Economista, ac­tua­rio y CEFA. Miem­bro de la jun­ta de In­ver­co Ca­ta­lun­ya

Da­da la in­fra­va­lo­ra­ción ma­ni­fies­ta con la que los mer­ca­dos bur­sá­ti­les em­pie­zan el año 2012 y las bue­nas pers­pec­ti­vas de re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les pa­ra el pre­sen­te ejer­ci­cio, con cre­ci­mien­tos pre­vis­tos del 10% a ni­vel mun­dial, de­be­ría­mos te­ner por de­lan­te un ex­ce­len­te año bur­sá­til.

Pue­de ser un año de fuer­tes con­tras­tes, con re­ce­sión eco­nó­mi­ca en la pe­ri­fe­ria de la zo­na eu­ro, Es­pa­ña in­clui­da, y un fuer­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a ni­vel mun­dial de al­re­de­dor del 3,5%. Ello va a te­ner su im­pac­to en los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les, que ha­bi­tual­men­te cre­cen de for­ma im­por­tan­te a par­tir de au­men­tos del PIB del or­den del 2,5%. Evi­ten, por ello, com­prar em­pre­sas cu­yo ne­go­cio ra­di­que ín­te­gra­men­te en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de la zo­na eu­ro, sal­vo unos ni­chos de ac­ti­vi­dad muy es­pe­cí­fi­cos, y ad­quie­ran em­pre­sas ex­por­ta­do­ras, por cier­to ma­yo­ri­ta­rias en­tre las co­ti­za­das.

En los mo­men­tos co­mo el ac­tual, en que los in­ver­so­res tie­nen mu­cho más mie­do del es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, las co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les pa­san a ser muy in­fe­rio­res al va­lor que se de­ri­va de los be­ne­fi­cios que ob­tie­nen las em­pre­sas. Se ge­ne­ra una di­fe­ren­cia en­tre el va­lor de la em­pre­sa y su co­ti­za­ción, de­no­mi­na­da des­cuen­to fun­da­men­tal. Es­tos des­cuen­tos tie­nen su pro­pio ci­clo de vi­da: na­cen, cre­cen y mue­ren... siem­pre mue­ren.

El in­ver­sor de­be fo­ca­li­zar sus es­fuer­zos en tres as­pec­tos: en co­no­cer bien a las em­pre­sas, se­lec­cio­nan­do a las me­jo­res; en ana­li­zar la di­men­sión del des­cuen­to fun­da­men­tal, ase­gu­rán­do­se de que la em­pre­sa ade­más de bue­na es ba­ra­ta, y en de­ter­mi­nar la fa­se del ci­clo de vi­da en que se en­cuen­tra el des­cuen­to, bus­can­do pre­fe­ren­te­men­te las de fa­se avan­za­da. ¿En qué fa­se del ci­clo es­ta­mos ac­tual­men­te? O, en otras pa­la­bras, ¿has­ta cuán­do se­gui­rán las bol­sas tan ba­ra­tas?

El ac­tual des­cuen­to –fru­to de dos even­tos (Leh­man Brot­hers y la deu­da pe­ri­fé­ri­ca)– de­be­ría anu­lar­se com­ple­ta­men­te en me­nos de tres años. Da­da su enor­me mag­ni­tud, es­ta­ría­mos ya in­mer­sos en el ini­cio de un pe­rio­do de tres años muy fa­vo­ra­ble pa­ra la ren­ta va­ria­ble. De es­te mis­mo aná­li­sis se de­du­cen, ade­más, unas ele­va­das pro­ba­bi­li­da­des de que no vuel­van a re­pe­tir­se los mí­ni­mos que los mer­ca­dos re­gis­tra­ron en sep­tiem­bre pa­sa­do (el Ibex a 7.500 o el a Eu­ros­toxx-50 a 1.950).

Se pue­de ar­gu­men­tar que po­drían ocu­rrir nue­vos sucesos que per­tur­ba­ran otra vez a los mer­ca­dos. Es siem­pre una po­si­bi­li­dad, aunque la mi­ni­mi­za­mos a par­tir del aná­li­sis de los ries­gos que co­no­ce­mos, prin­ci­pal­men­te los re­fe­ren­tes al fo­co prin­ci­pal que afec­ta al fu­tu­ro de la zo­na Eu­ro.

No tie­ne la eu­ro­zo­na un pro­ble­ma de deu­da su­pe­rior al del res­to del mun­do desa­rro­lla­do. Paí­ses co­mo EE.UU. o Ja­pón tie­nen unos ni­ve­les de deu­da su­pe­rio­res y son ca­pa­ces, en cam­bio, de co­lo­car su deu­da a 10 años al 2% y al 1%, res­pec­ti­va­men­te. La pro­ble­má­ti­ca de la zo­na eu­ro es más de al­gu­na de sus par­tes que no del con­jun­to en sí mis­mo.

Los paí­ses de la zo­na eu­ro que van muy mal, con de­cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos y ta­sas ele­va­das de pa­ro, tie­nen dos al­ter­na­ti­vas: rea­li­zar ajus­tes o sa­lir del eu­ro. Si bien las dos opciones son ma­las, la se­gun­da es mu­cho peor. Así que es­tos paí­ses se­gui­rán, por su pro­pio bien, la vía de los ajus­tes.

Por otro la­do, los paí­ses de la zo­na eu­ro que van bien –con un cre­ci­mien­to me­dio en el 2011 del 2,6% y una ta­sa de pa­ro me­dia del 6,6%, y que re­pre­sen­tan un 70% del PIB de la zo­na eu­ro–, tie­nen igual­men­te dos al­ter­na­ti­vas: fa­ci­li­tar la sa­li­da a los paí­ses que van mal, en lo que se­ría una re­frag­men­ta­ción de mer­ca­dos, o bien apro­ve­char la co­yun­tu­ra pa­ra aca­bar el tra­ba­jo ini­cia­do ha­ce una dé­ca­da, com­ple­men­tan­do la uni­dad mo­ne­ta­ria con la fis­cal. Es­tos paí­ses ele­gi­rán, por su pro­pio bien, es­ta se­gun­da op­ción.

La zo­na eu­ro es un pro­yec­to a me­dio ha­cer. Si bien 17 paí­ses de la Unión Eu­ro­pea es­tán den­tro, otros 16 es­tán fue­ra. El ob­je­ti­vo fi­nal es una zo­na eu­ro ex­ten­di­da a to­da Eu­ro­pa. Gre­cia es im­por-

El ac­tual des­cuen­to de la ren­ta va­ria­ble de­be­ría anu­lar­se com­ple­ta­men­te en me­nos de tres años

tan­te, sin du­da, pe­ro más lo es que otros paí­ses co­mo Sue­cia, No­rue­ga o Po­lo­nia quie­ran en­trar en el club, pa­ra lo cual es­te tie­ne que es­tar bien di­se­ña­do y co­rre­gi­dos los de­fec­tos de fá­bri­ca.

No te­me­mos, pues, por el fu­tu­ro del eu­ro, aunque es­pe­ra­mos que si­ga per­dien­do va­lor fren­te al res­to de di­vi­sas, pa­ra ali­vio de las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras de la zo­na eu­ro... y de sus in­ver­so­res, en­tre los que nos en­con­tra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.