Una vi­lla que ha sa­bi­do en­ve­je­cer

Una de las pri­me­ra ca­sas de la ur­ba­ni­za­ción Mon­te­mar go­za de un jar­dín de los de an­tes a ti­ro de pie­dra del cen­tro de Cas­tell­de­fels

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea

Eri­gi­da en­tre los años cin­cuen­ta y se­sen­ta del pa­sa­do si­glo, fue una de las pri­me­ras to­rres que po­bla­ron la ur­ba­ni­za­ción Mon­te­mar de Cas­tell­de­fels y de las más cer­ca­nas a su cen­tro ur­bano, al que fá­cil­men­te se lle­ga ca­mi­nan­do. Se tra­ta, por lo tan­to, de la tí­pi­ca vi­lla me­di­te­rrá­nea que pre­do­mi­na­ba en la épo­ca, re­vo­ca­da en blan­co, con ar­cos en los por­ches y el in­te­rior y un jar­dín de ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes don­de se en­tre­mez­cla la flo­ra au­tóc­to­na con la exó­ti­ca.

Cons­trui­da con una equi­li­bra­da es­truc­tu­ra y con un jar­dín en que la ve­ge­ta­ción ha cre­ci­do pla­cen­te­ra­men­te, la vi­lla ha en­ve­je­ci­do bien gra­cias a la pá­ti­na de dig­ni­dad que otor­ga el tiem­po y al es­me­ra­do man­te­ni­mien­to efec­tua­do por los pro­pie­ta­rios.

El jar­dín go­za de una su­per­fi­cie de 1.600 m2, lo que per­mi­te una desaho­ga­da dis­per­sión de las dis­tin­tas es­pe­cies ve­ge­ta­les, una có­mo­da ubi­ca­ción de la pis­ci­na y la pre­sen­cia de va­rias zo­nas so­lea­das o um­brías pa­ra ele­gir en fun­ción de la cli­ma­to­lo­gía.

La su­per­fi­cie cons­trui­da es de

Agra­da­ble bi­blio­te­ca, bien nu­tri­da de li­bros y al ca­lor de una chi­me­nea unos 500 m2, con­tan­do los 420 m2 de la ca­sa prin­ci­pal y los cer­ca de 80 m2 del pa­be­llón fren­te a la pis­ci­na, don­de se ubi­ca el gim­na­sio. Exis­te la po­si­bi­li­dad de le­van­tar en el mis­mo te­rreno otra vi­vien­da de su­per­fi­cie si­mi­lar, lo que da­ría lu­gar a una se­gun­da ca­sa pa­ra al­ber­gar a más miem­bros de una mis­ma fa­mi­lia que desea­ran una cier­ta in­de­pen­den­cia.

Los ac­tua­les pro­pie­ta­rios se en­car­ga­ron de de­co­rar la ca­sa, dan­do prio­ri­dad a la ca­li­dez de la ma­de­ra, ya sea me­dian­te las boi­se­ries ado­sa­das a la pa­red o en los mue­bles en­car­ga­dos ha­ce años a un vir­tuo­so eba­nis­ta de las for­mas y mar­que­te­ría. Agra­da­ble con­for­ta­bi­li­dad, pues, en la ma­yo­ría de es­tan­cias y rin­co­nes con el ob­je­ti­vo de lle­var una ha­bi­ta­bi­li­dad in­te­rior tran­qui­la.

Prue­ba de ello es que las dos puer­tas de en­tra­da a la ca­sa ac­ce­den di­rec­ta­men­te a dos sa­lo­nes y no a ves­tí­bu­los. En uno de ellos, con­vi­ve una zo­na de es­tar en torno a una chi­me­nea y otra jun­to a un ven­ta­nal, en la que se apro­ve­cha la luz na­tu­ral pa­ra dis­fru­tar de la lec­tu­ra so­bre dos con­for­ta­bles si­llo­nes ches­ter. El otro sa­lón dis­po­ne tam­bién de chi­me­nea y un cua­drán­gu­lo de si­llo­nes fren­te a una te­le­vi­sión. Anexo al sa­lón hay un pe­que­ño des­pa­cho.

Es­te úl­ti­mo sa­lón se pro­lon­ga en un am­plio es­pa­cio de es­tar con una me­sa de tra­ba­jo ilu­mi­na­da por la agra­da­ble luz na­tu­ral de una ga­le­ría que se pro­yec­ta ha­cia el jar­dín. Un es­pa­cio óp­ti­mo pa­ra el es­tu­dio y pa­ra la es­cri­tu­ra que a su vez co­mu­ni­ca con una agra­da­ble bi­blio­te­ca re­ple­ta de li­bros y al ca­lor de otra chi­me­nea. In­me­jo­ra­ble es­pa­cio pa­ra di­ge­rir los vo­lú­me­nes más den­sos. Com­ple­tan la plan­ta ba­ja un co­me­dor, la co­ci­na y una gran zo­na de ser­vi­cios y cuar­to de aguas.

La zo­na de no­che de la pri­me­ra plan­ta al­ber­ga la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal con ba­ño, otra do­ble con ba­ño y dos do­bles, asis­ti­das por un cuar­to de ba­ño in­de­pen­dien­te. Cul­mi­na la ca­sa un es­tu­dio abuhar­di­lla­do.

UBI­CA­CIÓN Y FI­CHA TÉC­NI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.