Te­so­ros del mun­do his­pá­ni­co

Sot­heby’s subas­ta la co­lec­ción Hun­ting­ton com­pues­ta por más de 35.000 mo­ne­das con una es­ti­ma­ción con­jun­ta de 25 mi­llo­nes de eu­ros

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Car­los Gar­cía-osu­na ‘CIN­CUEN­TA EX­CE­LEN­TES’

Po­si­ble­men­te, de las mi­les de mo­ne­das que ate­so­ra la co­lec­ción Hun­ting­ton de la His­pa­nic So­ciety, la me­jor sea un ejem­plar mo­nu­men­tal y úni­co de cin­cuen­ta ex­ce­len­tes rea­li­za­do por in­di­ca­ción de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Acu­ña­da en la épo­ca de las ex­pe­di­cio­nes de Cris­tó­bal Co­lón al Nue­vo Mun­do, es­ta gran­dio­sa mo­ne­da –que pe­sa ca­si cin­co on­zas– es la pie­za eu­ro­pea más im­por­tan­te que exis­te y tam­bién la mo­ne­da de oro más gran­de del si­glo XV que se con­ser­va.

Pe­ro es­ta pie­za es sólo una de las 37.895 mo­ne­das re­la­cio­na­das con el mun­do his­pá­ni­co de es­ta “co­lec­ción de co­lec­cio­nes”. Ca­da una de ellas abar­ca un pe­rio­do es­pe­cí­fi­co de la his­to­ria de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y te­ner­las to­das jun­tas es co­mo po­seer un re­su­men de ca­da ca­pí­tu­lo de su di­la­ta­da y con­vul­sa his­to­ria.

An­tes de la de­rro­ta de Aní­bal por Ro­ma en el si­glo III a.c., la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca es­ta­ba ha­bi­ta­da por di­fe­ren­tes cul­tu­ras, en­tre ellas, la íbe­ra, la cel­ta, la fe­ni­cia, la grie­ga y la car­ta­gi­ne­sa. Hay un gran nú­me­ro de pie­zas úni­cas in­clui­das en es­ta sec­ción, en­tre ellas la de 1 ½ si­clos car­ta­gi­nen­se, que en el an­ver­so lu­ce la ca­be­za del dios Mel­kart y en el re­ver­so un ele­fan­te afri­cano.

En­tre las ca­si 3.000 mo­ne­das en pla­ta y bron­ce del pe­rio­do ro­mano que da­tan des­de los pri­me­ros días de la re­pú­bli­ca has­ta la caí­da de Ro­ma, so­bre­sa­le un ejem­plar de la mo­ne­da más fa­mo­sa de la an­ti­güe­dad, se tra­ta de el de­na­rio idus de mar­zo.

Fue acu­ña­do por Bru­to pa­ra con­me­mo­rar el ase­si­na­to de Ju­lio César en el año IV a.c., des­pués del re­gre­so de es­te de la ba­ta­lla de Mun­da, en Es­pa­ña.

Tras la caí­da del im­pe­rio ro­mano, los vi­si­go­dos fue­ron el po­der do­mi­nan­te has­ta la ex­tin­ción del reino por la in­va­sión mu­sul­ma­na. La co­lec­ción de mo­ne­das vi­si­go­das de Ar­cher M. Hun­ting­ton es la co­lec­ción pri­va­da más pres­ti­gio­sa de es­te fas­ci­nan­te pe­rio­do his­tó­ri­co.

El sis­te­ma mo­ne­ta­rio vi­si­go­do em­pe­zó con ti­pos de mo­ne­das que imi­ta­ban a las que ya cir­cu­la­ban en Ro­ma. A fi­na­les del si­glo VI, el rey Leo­vi­gil­do aña­dió su nom­bre a las mo­ne­das, y es­tos di­se­ños die­ron lu­gar al pri­mer sis­te­ma mo­ne­ta­rio me­die­val de ca­rác­ter na­cio­nal dis­tin­ti­vo y úni­co.

En el año 711 se abrió un nue­vo ca­pí­tu­lo de la his­to­ria de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca cuan­do las tro­pas mu­sul­ma­nas, for­ma­das por un (la mo­ne­da más gran­de) y diez

acu­ña­do por Bru­to pa­ra con­me­mo­rar el ase­si­na­to de Ju­lio César ejér­ci­to de cer­ca de siete mil hom­bres al man­do del ge­ne­ral Ta­riq, en­tra­ron por pri­me­ra vez en te­rri­to­rio es­pa­ñol a tra­vés del es­tre­cho de Gi­bral­tar. Si­guien­do la tra­di­ción is­lá­mi­ca, se evi­ta­ba la re­pro­duc­ción de imá­ge­nes con­ce­dien­do más es­pa­cio a la sim­bo­lo­gía, ha­cien­do que es­tas mo­ne­das sean re­co­no­ci­das co­mo aque­llas que ilus­tran con ma­yor de­ta­lle la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y ar­tís­ti­ca a lo lar­go de siete si­glos de do­mi­nio mu­sul­mán.

La co­lec­ción is­lá­mi­ca cuen­ta con ejem­pla­res de las tres de­no­mi­na­cio­nes de las pri­me­ras mo­ne­das de di­se­ño ple­na­men­te is­lá­mi­co acu­ña­das en Es­pa­ña .Es pro­ba­ble que la co­lec­ción Hun­ting­ton sea la úni­ca en el mun­do que po­sea ejem­pla­res de ca­da una de las tres de­no­mi­na­cio­nes de es­tas mo­ne­das.

La co­lec­ción de mo­ne­das me­die­va­les y pos­te­rio­res, ade­más del cin­cuen­ta ex­ce­len­tes y de su her­ma­na me­nor, el diez ex­ce­len­tes, es una sub­co­lec­ción que con­tie­ne in­tere­san­tes pe­cu­lia­ri­da­des, en­tre ellas el in­creí­ble rea­le de Bea­triz de Por­tu­gal, quien se ca­só con el rey Juan I de Ara­gón en 1383. Es el pri­mer re­tra­to de una mu­jer en una mo­ne­da es­pa­ño­la o por­tu­gue­sa.

Las mo­ne­das en la co­lec­ción im­pe­rial son tes­ti­mo­nio de la for­ta­le­za e in­fluen­cia de Es­pa­ña tras la unión de las co­ro­nas es­pa­ño­las. El po­der cul­tu­ral y po­lí­ti­co de Es­pa­ña se ex­ten­dió por Eu­ro­pa y el Nue­vo Mun­do, y Ar­cher M. Hun­ting­ton su­po am­pliar con ha­bi­li­dad su co­lec­ción pa­ra in­cluir los te­rri­to­rios que ha­bían es­ta­do ba­jo in­fluen­cia de los Habs­bur­go o de Por­tu­gal.

Las mi­les de mo­ne­das de la co­lec­ción Hun­ting­ton sir­ven de re­cuer­do cro­no­ló­gi­co de es­te pe­rio­do ex­tra­or­di­na­rio en la his­to­ria

Po­si­ble­men­te, la me­jor de las mi­les de mo­ne­das de la co­lec­ción es una pie­za de oro del si­glo XV

de Es­pa­ña e in­clu­ye mo­ne­das acu­ña­das con re­gu­la­ri­dad en Ita­lia, Fran­cia, Mal­ta, Ale­ma­nia y los Paí­ses Ba­jos, ade­más de ejem­pla­res de las pri­me­ras mo­ne­das acu­ña­das en el Nue­vo Mun­do. Den­tro de la im­pre­sio­nan­te co­lec­ción vi­rrei­nal hay más de una do­ce­na de acu­ña­cio­nes reales, que son las más co­di­cia­das de es­te pe­rio­do, ade­más de una mo­ne­da par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te y po­si­ble­men­te úni­ca: una de ocho es­cu­dos acu­ña­da en la ciu­dad de Mé­xi­co en 1729.

Es­ta co­lec­ción se li­ci­ta co­mo un lo­te úni­co por Sot­heby’s el pró­xi­mo mar­zo en Nue­va York en subas­ta a so­bre ce­rra­do es­ti­mán­do­se que el pre­cio de re­ma­te po­dría os­ci­lar en­tre 19 y 27 mi­llo­nes de eu­ros.

‘CIN­CUEN­TA EX­CE­LEN­TES’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.