Can­nes: ci­ne, lu­jo y sol en la Cos­ta Azul

La Riviera Fran­ce­sa po­see el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de se­gun­da re­si­den­cia más es­ta­ble de Eu­ro­pa

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - POR EL MUN­DO Anna Ca­ba­ni­llas Bond

Mun­dial­men­te co­no­ci­da por su Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne, que des­de ha­ce más de se­ten­ta años se ce­le­bra du­ran­te la pri­ma­ve­ra de for­ma anual, y por ser des­de me­dia­dos del si­glo XIX el bal­nea­rio pre­fe­ri­do de los ar­tis­tas y la aris­to­cra­cia eu­ro­pea, la pe­que­ña ciu­dad de Can­nes se eri­ge co­mo una de las más ex­clu­si­vas del Vie­jo Con­ti­nen­te.

En la ac­tua­li­dad, la lo­ca­li­dad cos­te­ra que des­de la in­tro­duc­ción de la lí­nea fe­rro­via­ria en el año 1920 co­men­zó a re­ci­bir aris­tó­cra­tas in­gle­ses que po­bla­ron sus co­li­nas de man­sio­nes y pa­la­ce­tes, to­da­vía con­ser­va el sa­bor del lu­jo en ca­da rincón. So­bre to­do al pa­sear por ca­lles co­mo el bulevar de la Croi­set­te, que en sus más de dos ki­ló­me­tros de ex­ten­sión ofre­ce las me­jo­res vis­tas de la Cos­ta Azul, y aco­ge las bou­ti­ques, res­tau­ran­tes y ho­te­les más chic de to­da la ciu­dad, co­mo el In­ter­con­ti­nen­tal Carl­ton o el ho­tel Mar­tí­nez, con­si­de­ra­do co­mo el ho­tel más ca­ro del mun­do por la lis­ta For­bes 2010. Y es que, quie­nes quie­ran alo­jar­se en su sui­te Pent­hou­se, tal y co­mo ya han he­cho ce­le­bri­da­des de la ta­lla de Jo­die Fos­ter o Fran­cis Ford Cop­po­la, por ci­tar unos ejem­plos, de­be­rán pa­gar 30.000 eu­ros por no­che.

An­te es­te pa­no­ra­ma de ex­tre­mo lu­jo, no es de ex­tra­ñar que ac­tual­men­te la Riviera Fran­ce­sa –que a prin­ci­pios del si­glo XIX hi­zo su­yo el le­ma “La vi­da es un fes­ti­val” alu­dien­do así a la abun­dan­cia que se res­pi­ra­ba en la pri­vi­le­gia­da zo­na– se con­si­de­re el mer­ca­do más es­ta­ble de se­gun­da re­si­den­cia en Eu­ro­pa, aje­nos a los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. “So­bre to­do, el seg­men­to de al­to stan­ding, que a pe­sar de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa Eu­ro­pa si­gue te­nien­do mu­cha de­man­da”, ex­pli­ca Joerg Bu­chen, fun­da­dor y di­rec­tor de la ofi­ci­na que En­gel & Völ­kers aca­ba de inau­gu­rar en Can­nes.

Los com­pra­do­res de pro­pie­da­des de al­to stan­ding en es­ta zo­na tie­nen un per­fil muy in­ter­na­cio­nal

Pe­ro ¿a qué se de­be es­ta es­ta­bi­li­dad del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio en la Riviera Fran­ce­sa? Se­gún Bur­chen, uno de los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de Can­nes, así co­mo de otras lo­ca­li­da­des de la Cos­ta Azul co­mo Niza o Saint Tro­pez es que se tra­ta de un mer­ca­do ex­clu­si­va­men­te de se­gun­da re­si­den­cia.

“Quien in­vier­te en una pro­pie­dad de la Cos­ta Azul sa­be que du­ran­te to­do el año, siem­pre ha­brá de­man­da tu­rís­ti­ca, ya sea por su buen cli­ma, por la be­lle­za de sus pla­yas o por la ce­le­bra­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne u otros even­tos. Ade­más hay que te­ner en cuen­ta que los com­pra­do­res de pro­pie­da­des de al­to stan­ding en es­ta zo­na tie­nen un per­fil muy in­ter­na­cio­nal y mu­chos de ellos per­te­ne­cen a paí­ses en los que la cri­sis eco­nó­mi­ca no ha si­do tan fuer­te”, afir­ma el ase­sor in­mo­bi­lia­rio, que ad­vier­te que la gran ma­yo­ría de com­pra­do­res

En­gel & Völ­kers ven­de es­ta man­sión en el cen­tro de Can­nes por 18,5 mi­llo­nes

Apar­ta­men­to de 100 m2 en La Ca­li­for­nie. 1,7 mi­llo­nes

John Tay­lor al­qui­la es­te apar­ta­men­to en la Croi­set­te du­ran­te el fes­ti­val de ci­ne por 16.000 eu­ros

Vi­lla pro­ven­zal con vis­tas al mar. 18 mi­llo­nes

Con vis­tas so­bre la bahía de Can­nes, es­ta re­no­va­da vi­lla va­le 4,5 mi­llo­nes

En La Ca­li­for­nie se ven­de es­ta ca­sa por 11 mi­llo­nes pro­vie­nen del nor­te de Eu­ro­pa y Ru­sia, así co­mo de paí­ses de Orien­te Me­dio. Asi­mis­mo, se­gún los ex­per­tos, el es­ta­ble­ci­mien­to de un im­por­tan­te cen­tro de ne­go­cios que reúne a más de 3000 em­pre­sas en la ciu­dad Sop­hia An­ti­po­lis –ubi­ca­do a po­cos ki­ló­me­tros de Can­nes– ha con­tri­bui­do a que mu­chos de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en él se ha­yan tras­la­da­do a lo­ca­li­da­des ve­ci­nas.

En cuan­to a los pre­cios de las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias, que se han man­te­ni­do es­ta­bles a pe­sar de la cri­sis, los ex­per­tos afir­man que el me­tro cua­dra­do de un apar­ta­men­to ubi­ca­do en un buen em­pla­za­mien­to de Can­nes pue­de os­ci­lar en­tre los 10.000 y los 14.000 eu­ros.

Tal co­mo se pue­de ob­ser­var en la pá­gi­na web de la agen­cia in­mo­bi­lia­ria de lu­jo fran­ce­sa John Tay­lor, en lo­ca­li­za­cio­nes con­si­de­ra­das ex­ce­len­tes co­mo el bulevar de la Croi­set­te o en el ba­rrio de La Ca­li­for­nie, el pre­cio del me­tro cua­dra­do pue­de lle­gar a so­bre­pa­sar los 30.000 eu­ros. Es el ca­so de una ca­sa uni­fa­mi­liar de 300 m2, si­tua­da en el bulevar de la Croi­set­te con vis­tas al mar, que la agen­cia ven­de por 19 mi­llo­nes de eu­ros. Ca­si na­da. Si, por el con­tra­rio, pre­ten­de­mos al­qui­lar una re­si­den­cia de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res du­ran­te los diez días que dura el Fes­ti­val de Ci­ne de Can­nes, pa­ra po­der ver de cer­ca a las es­tre­llas del sép­ti­mo ar­te, de­be­re­mos des­em­bol­sar en­tre 15.000 y 40.000 eu­ros.

Sin em­bar­go, más allá de un

En la Croi­set­te o en el ba­rrio de La Ca­li­for­nie, el pre­cio del me­tro cua­dra­do pue­de lle­gar a los 30.000 eu­ros

am­bien­te se­lec­to, Can­nes ofre­ce otros gran­des atrac­ti­vos co­mo sus bo­ni­tas pla­yas de are­na blan­ca, co­mo la de Palm Beach o la de Croi­set­te, las ro­mán­ti­cas is­las de Lé­rins, Sain­te Mar­gue­ri­te y Saint Ho­no­rat, su cas­co an­ti­guo de ca­lles em­pe­dra­das o la ca­te­dral de No­tre-da­me d’es­pe­ran­ce que co­ro­na la co­li­na de Sus­quet.

Un pla­cer re­ser­va­do, sin lu­gar a du­das, pa­ra unos po­cos bol­si­llos pri­vi­le­gia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.