Lim­pia del la­dri­lla­zo y fu­sio­nes a dies­tro y si­nies­tro

La nue­va nor­ma­ti­va de pro­vi­sio­nes que pre­pa­ra el Go­bierno pre­ten­de eli­mi­nar las du­das so­bre el sec­tor fi­nan­cie­ro, ha­cer aflo­rar pér­di­das ocul­tas y pro­vo­car una nue­va ola de fu­sio­nes pa­ra for­ta­le­cer el sec­tor

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - La­lo Agus­ti­na

To­do el mun­do es­tá es­pe­ran­do a ver qué de­ci­de Ma­riano Ra­joy des­pués de que Luis de Guin­dos, Cris­tó­bal Mon­to­ro y Ál­va­ro Na­dal –mi­nis­tros de Eco­no­mía y Ha­cien­da y di­rec­tor de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca del Go­bierno, res­pec­ti­va­men­te– le han ex­pre­sa­do con to­da cru­de­za cuál es la si­tua­ción del sec­tor fi­nan­cie­ro y lo que con­vie­ne ha­cer”, co­men­ta un al­to di­rec­ti­vo de uno de los ban­cos de in­ver­sión más im­por­tan­tes del mun­do.

Co­mo ya ocu­rrió a prin­ci­pios del año pa­sa­do, cuan­do la mi­nis­tra Ele­na Sal­ga­do ele­vó las ra­tios de ca­pi­tal a to­do el sec­tor pa­ra pro­vo­car fu­sio­nes, la ex­pec­ta­ción es­tos días es má­xi­ma. Ese mo­vi­mien­to pro­vo­có, me­ses des­pués, que se hi­cie­ra pa­ten­te la im­po­si­bi­li­dad de la CAM, No­va Cai­xa Ga­li­cia, Ca­ta­lun­ya Cai­xa, Un­nim y el Ban­co de Va­len­cia de se­guir ade­lan­te en so­li­ta­rio y con sus pro­pios me­dios. Es­tas cin­co en­ti­da­des pa­sa­ron a es­tar con­tro­la­das por el Es­ta­do y una sex­ta (Es­pa­ña-due­ro) aca­bó sien­do ab­sor­bi­da por Uni­ca­ja an­te la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar ca­pi­tal en el mer­ca­do.

Aho­ra se pre­ten­de ha­cer al­go si­mi­lar y el Go­bierno es­tá a pun­to de al­te­rar las re­glas de jue­go de for­ma sus­tan­cial, lo que vol­ve­rá a cam­biar de arri­ba aba­jo el ma­pa fi­nan­cie­ro del país. No va a ha­ber ór­de­nes di­rec­tas a na­die so­bre con quién de­be fu­sio­nar­se. La cues­tión es mu­cho más su­til. Si ha­ce un año se pu­so el én­fa­sis en el ca­pi­tal, aho­ra el fo­co es­tá en el ba­lan­ce.

Co­mo anun­ció Guin­dos el 5 de enero, la ban­ca de­be­rá rea­li­zar pro­vi­sio­nes adi­cio­na­les por al­re­de­dor de 50.000 mi­llo­nes a cuen­ta de sus cré­di­tos al sec­tor in­mo­bi­lia­rio (más de 300.000 mi­llo­nes en el con­jun­to del sec­tor) y del sue­lo y los pi­sos que tie­nen en sus ba­lan­ces (cer­ca de 70.000 mi­llo­nes). La nue­va ci­fra de pro­vi­sio­nes equi­va­le a du­pli­car las pér­di­das por las in­ver­sio­nes de la ban­ca en el sec­tor del la­dri­llo y pro­vo­ca­rá que un buen pu­ña­do de las an­ti­guas ca­jas y al­gún ban­co in­cu­rra en nú­me­ros rojos en los pró­xi­mos me­ses.

Con es­te mo­vi­mien­to, que aún de­be con­cre­tar­se y de­fi­nir­se con pre­ci­sión pa­ra co­no­cer su al­can­ce, el Go­bierno pre­ten­de des­pe- jar du­das y sen­tar las ba­ses pa­ra que la ban­ca se con­vier­ta en una alia­da de la re­cu­pe­ra­ción. El pri­mer pun­to es cla­ve. Des­de que em­pe­zó la cri­sis, los ana­lis­tas, las agencias de ra­ting y los ex­per­tos han in­sis­ti­do en que los ac­ti­vos tó­xi­cos del sec­tor no han si­do su­fi­cien­te­men­te pro­vi­sio­na­dos. El Ban­co de Es­pa­ña di­jo en no­viem­bre que la ban­ca ya ha re­co­no­ci­do pér­di­das por 105.000 mi­llo­nes des­de el 2008. Pe­ro no es su­fi­cien­te. Así pues, el Go­bierno quie­re que la ban­ca se sa­nee de una

El sec­tor de­be­rá do­blar sus pro­vi­sio­nes pa­ra po­ner so­bre la me­sa 50.000 mi­llo­nes más en sa­nea­mien­tos

vez por to­das y re­cu­pe­re la con­fian­za in­ter­na­cio­nal. Es­to se con­si­de­ra cla­ve pa­ra que Es­pa­ña re­cu­pe­re cré­di­to ex­te­rior y ac­ce­da con más fa­ci­li­dad a los mer­ca­dos a par­tir de aho­ra.

Ade­más, se pro­du­ci­rán, se­gún el Go­bierno, otros efec­tos in­di­rec­tos fun­da­men­ta­les. El pri­me­ro es que, una vez que la ban­ca re­co­noz­ca las pér­di­das, se­rá mu­cho más sen­ci­llo que dé sa­li­da a sus ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios, ya que los pre­cios de ven­ta de los pi­sos se acer­ca­rán a los que es­tán dis­pues­tos a pa­gar los com­pra­do­res. Es­to es cla­ve pa­ra reac­ti­var el mal­tre­cho mer­ca­do de la vi­vien­da y, a me­dio pla­zo, im­pul­sar el de la cons­truc­ción, que es el sec­tor que ha des­trui­do más em­pleo des­de que em­pe­zó la cri­sis.

En pa­ra­le­lo, el Go­bierno cree que se po­dría dar una reac­ti­va­ción del cré­di­to, al­go que nie­ga bue­na par­te de los im­pli­ca­dos, que re­la­cio­na la se­que­dad ac­tual en las ca­ñe­rías de la fi­nan­cia­ción con la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. “Ade­más –apun­tan des­de una ca­ja im­por­tan­te–, ¿quién se va a po­ner a dar cré­di­tos con una mo­ro­si­dad pró­xi­ma al 10%, un pa­ro del 22% y con el país otra vez en re­ce­sión?”.

Por úl­ti­mo –aunque es uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos del Go­bierno–, las nue­vas nor­mas bus­can sin di­si­mu­lo que las en­ti­da­des in­via­bles des­apa­rez­can del ma­pa, ab­sor­bi­das por las más fuer­tes. Aho­ra que to­das las ca­jas ya ope­ran co­mo ban­cos y que el sec­tor del aho­rro ha re­du­ci­do el nú­me­ro de en­ti­da­des de 45 a 12 en tres años, se tra­ta de dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca. En es­te sen­ti­do, Ban­kia cen­tra las preo­cu­pa­cio­nes del Eje­cu­ti­vo, pe­ro no es la úni­ca en­ti­dad fi­nan­cie­ra que es­tá lla­ma­da a sub­su­mir­se en otra. Las tres ca­jas na­cio­na­li­za­das y el Ban­co de Va­len­cia se­rán las si­guien­tes en cam­biar de ma­nos.

En ape­nas dos se­ma­nas, el Go­bierno de­be­rá ha­ber pues­to ya to­das sus car­tas so­bre la me­sa. Has­ta en­ton­ces, y a las puer­tas de lo que se ave­ci­na, el sec­tor mul­ti­pli­ca las pre­sio­nes pa­ra in­ten­tar que la re­for­ma se ade­cue a sus in­tere­ses. En­tre las ca­jas, so­me­ti­das a fuer­tes vai­ve­nes re­gu­la­to­rios des­de que em­pe­zó la cri­sis, lo que se pi­de es más tiem­po. “Aún es­ta­mos cul­mi­nan­do las fu­sio­nes que pro­vo­có la an­te­rior olea­da re­gu­la­to­ria y aho­ra ya nos es­tán em­pu­jan­do a ac­tuar de nue­vo”, se­ña­la un di­rec­ti­vo del sec­tor, que re­cuer­da el tre­men­do des­gas­te de to­dos es­tos pro­ce­sos pa­ra las plan­ti­llas. La se­ma­na pró­xi­ma, los sin­di­ca­tos ha­rán pú­bli­ca su po­si­ción. La CE­CA, por su par­te, reúne a su con­se­jo el pró­xi­mo mar­tes y aunque la re­for­ma fi­nan­cie­ra no fi­gu­ra en el or­den del día es se­gu­ro que abor­da­rá la cues­tión.

Los ban­cos, en cam­bio, po­nen el acen­to en otros as­pec­tos. En pri­mer lu­gar se que­jan de que los nue­vos re­que­ri­mien­tos de pro­vi­sio­nes lle­gan a la vez que las ma­yo­res exi­gen­cias de ca­pi­tal. “O

La CAM, aho­ra en ma­nos del Sa­ba­dell, es la úl­ti­ma en­ti­dad in­ter­ve­ni­da por el Ban­co de Es­pa­ña que ha si­do pri­va­ti­za­da

UNA NUE­VA BAN­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.