LA SE­GUN­DA OLEA­DA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ca­te­drá­ti­co de Ban­ca y ex de­cano de Esade

La bue­na sa­lud de un ban­co de­pen­de de la com­po­si­ción de su ba­lan­ce. Cuan­do em­peo­ra la ca­li­dad de los ac­ti­vos por­que au­men­ta la mo­ro­si­dad y se acu­mu­lan las car­te­ras de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios que han per­di­do va­lor de mer­ca­do, los sa­nea­mien­tos son obli­ga­dos. A pe­sar de las pro­vi­sio­nes que se rea­li­za­ron –las ge­né­ri­cas, pa­ra amor­ti­guar el im­pac­to del ci­clo ba­jis­ta y las es­pe­cí­fi­cas por cri­te­rios ob­je­ti­vos– no que­dó otra so­lu­ción que au­men­tar el ca­pi­tal.

La Agen­cia Eu­ro­pea de Ban­ca (EBA, por sus si­glas en in­glés) no re­co­no­ció a los ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les esas pro­vi­sio­nes. El pre­si­den­te de la agen­cia no su­po ar­gu­men­tar la de­ci­sión. Sos­tu­vo, sim­ple­men­te, que no po­día con­si­de­rar­las su­mas pa­ra do­tar al ca­pi­tal por­que el res­to de los ban­cos eu­ro­peos no las te­nían. Su cu­rio­sa de­ci­sión se­ría equi­va­len­te al des­pro­pó­si­to de que en com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de atle­tis­mo se obli­ga­ra a los atle­tas que tie­nen me­jo­res registros a re­tra­sar su sa­li­da pa­ra que to­dos los par­ti­ci­pan­tes en la ca­rre­ra tu­vie­ran igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Sue­cia fue el país más ex­pe­di­ti­vo y efi­caz pa­ra sa­near los ba­lan­ces de sus ban­cos. En la dé­ca­da de los años no­ven­ta su­frie­ron un pro­ble­ma si­mi­lar al de la ban­ca es­pa­ño­la. Se creó un ban­co ma­lo pa­ra sa­near ac­ti­vos y re­cu­pe­rar fa­lli­dos, y to­dos los ban­cos co­mer­cia­les trans­fi­rie­ron sus ac­ti­vos tó­xi­cos al ban­co que te­nía que sa­near­los, sin que los con­tri­bu­yen­tes tu­vie­ran que pa­gar por la ma­la ges­tión de las en­ti­da­des con pro­ble­mas. El cré­di­to a fa­mi­lias, py­mes y gran­des em­pre­sas se re­cu­pe­ró por­que la ban­ca tu­vo, de nue­vo, re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo. Y, al ca­bo de una dé­ca­da, el ban­co ma­lo vol­vió a la ren­ta­bi­li­dad.

En Es­pa­ña, en con­tra de la opi­nión de la gran ban­ca, se pro­pu­so es­ta so­lu­ción, es­pe­cial­men­te por la ele­va­da cuan­tía de sue­lo y vi­vien­das que al­gu­nos ban­cos tie­nen en sus ba­lan­ces y que no pue­den ven­der por la caí­da de los pre­cios de mer­ca­do y, lo que es peor, por­que en el ca­so del sue­lo no exis­te mer­ca­do.

El nue­vo Go­bierno del Es­ta­do re­cha­zó se­guir el mo­de­lo sue­co. El mi­nis­tro Guin­dos fue muy ex­plí­ci­to. En un pla­zo muy cor­to, la ban­ca es­pa­ño­la te­nía que sa­near­se a tra­vés de fu­sio­nes, en un pro­ce­so de con­cen­tra­ción. Po­drían ga­nar sol­ven­cia, apro­ve­chan­do las ven­ta­jas fis­ca­les de los pro­ce­sos de con­so­li­da­ción y, co­mo su­ce­de en esos ca­sos, por la re­duc­ción del nú­me­ro de ofi­ci­nas y la pe­no­sa con­trac­ción de las plan­ti­llas.

De las 114 en­ti­da­des re­gis­tra­das en Es­pa­ña, 101 cum­plen con los coe­fi­cien­tes de ca­pi­tal del RD-I 2/2011 (del 8% al 10% mí­ni­mo, se­gún con­di­cio­nes). Tre­ce ne­ce­si­tan au­men­tar su ca­pi­tal prin­ci­pal. Las que no pue­den ha­cer­lo en po­cas se­ma­nas de­ben en­trar en el jue­go de las fu­sio­nes. Los dos gran­des ban­cos in­ter­na­cio­na­les po­drían ab­sor­ber las me­nos ca­pi­ta­li­za­das, que di­fí­cil­men­te po­drán sa­lir a bol­sa. Eso, más la li­qui­dez a tres años al uno por cien­to de in­te­rés que el Ban­co Cen­tral Europeo ofre­ce a los ban­cos, po­dría re­ani­mar el cré­di­to. No exis­ten más al­ter­na­ti­vas pa­ra crear em­pleo. una co­sa o la otra, pe­ro las dos al mis­mo tiem­po su­po­ne una pre­sión in­sos­te­ni­ble”, di­cen des­de una en­ti­dad me­dia­na. La ma­yo­ría de los ban­cos ha su­fri­do un fuer­te cas­ti­go en sus re­sul­ta­dos, sus co­ti­za­cio­nes ya es­tán hun­di­das en bol­sa y si aho­ra de­ben au­men­tar las pro­vi­sio­nes es ob­vio que los re­sul­ta­dos se re­sen­ti­rán y aca­ba­rán ca­yen­do los be­ne­fi­cios y los di­vi­den­dos que pa­gan a sus ac­cio­nis­tas.

Los ban­cos en­tien­den, ade­más, que “hay un error con­cep­tual, ya que si bien es cier­to que se de­be su­pe­rar la des­con­fian­za, la cues­tión no es­tri­ba en im­po­ner a to­dos más sa­nea­mien­tos, sino en que las en­ti­da­des in­via­bles en­cuen­tren su pro­pio ca­mino”, afir­man fuen­tes ban­ca­rias.

Fuen­tes pró­xi­mas al Go­bierno ase­gu­ran que la re­for­ma del sec­tor fi­nan­cie­ro se apro­ba­rá en el Con­se­jo de Mi­nis­tros del 3 de fe­bre­ro o, co­mo mu­cho, en el si­guien­te, que se ce­le­bra el día 10 del mis­mo mes. Una vez pues­tas las re­glas, em­pe­za­rán los mo­vi­mien­tos. El Go­bierno es­pe­ra que en po­cas se­ma­nas se cla­ri­fi­quen las po­si­cio­nes y que, tras los pro­ce­sos de ne­go­cia­ción per­ti­nen­tes, las fu­sio­nes lle­guen a buen puer­to an­tes de que aca­be el pri­mer se­mes­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.