La ma­dre de to­das las re­for­mas ne­ce­sa­rias

El Go­bierno tie­ne que cum­plir la exi­gen­cia del BCE de cam­biar la le­gis­la­ción la­bo­ral y po­ner pun­to fi­nal a la san­gría del pa­ro

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

El pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, se com­pro­me­tió en sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes a no es­con­der­se y a dar la ca­ra. Ha lle­ga­do el mo­men­to de de­mos­trar­lo. El mo­men­to de la ver­dad se­rá el pró­xi­mo día 30, cuan­do el Con­se­jo de Mi­nis­tros aprue­be el tex­to que ac­tual­men­te ela­bo­ran la mi­nis­tra de Em­pleo, Fá­ti­ma Bá­ñez, y su equi­po.

La in­cóg­ni­ta es si se tra­ta de una re­for­ma de ba­ja in­ten­si­dad co­mo la que pro­pug­nan los agen­tes so­cia­les o si por el con­tra­rio se atre­ve­rá a ha­cer la que le exi­ge el Ban­co Cen­tral Europeo pa­ra te­ner ga­ran­tías de que pon­drá fin a la san­gría del pa­ro y así se­guir fi­nan­cian­do la eco­no­mía es­pa­ño­la.

La re­for­ma en la que tra­ba­ja

Las em­pre­sas con me­nos de 20 tra­ba­ja­do­res se­gui­rán den­tro de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va

el mi­nis­te­rio no es tan blan­da co­mo quie­ren los sin­di­ca­tos ni tan dura co­mo exi­ge la pa­tro­nal, que es­tá co­me­tien­do el mis­mo error que ya in­ten­tó en la eta­pa de Jo­sé Ma­ría Cue­vas, cuan­do pre­ten­dió con­ver­tir a la UCD pri­me­ro y al PP des­pués en el “par­ti­do de los pa­tro­nos”, afir­ma una fuen­te del Mi­nis­te­rio de Em­pleo. “Es­ta­mos ha­cien­do la re­for­ma que ne­ce­si­ta Es­pa­ña en es­tos mo­men­tos”.

Los cam­bios se han cen­tra­do en re­for­mar la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y en un se­gun­do plano los con­tra­tos. El ele­men­to cla­ve es neu­tra­li­zar la ul­tra­ac­ti­vi­dad (ca­du­ci­dad) de los con­ve­nios de tal ma­ne­ra que se aca­be con los “con­ve­nios zom­bis” co­mo el de los pi­lo­tos de Ibe­ria. Has­ta el mo­men­to, co­mo un con­ve­nio co­lec­ti­vo es­ta­ba en vi­gor has­ta que fue­ra sus­ti­tui­do por otro, la prác­ti­ca ha­bi­tual de los ne­go­cia­do­res era no fir­mar otro nue­vo pa­ra se­guir apro­ve­chán­do­se de las con­quis­tas al­can­za­das en el pa­sa­do, tan­to si la em­pre­sa iba bien co­mo si iba mal. Es­to im­pe­día a las em­pre­sas adap­tar­se a la reali­dad.

Pa­ra aca­bar con es­ta si­tua­ción, el Go­bierno pro­po­ne fi­jar un pla­zo tras el que, si no se lle­ga a un acuer­do, de­cae au­to­má­ti­ca­men­te. El debate que tie­ne aho­ra el mi­nis­te­rio es si el pe­rio­do son uno o dos años. To­do ha­ce pen­sar que al fi­nal se­rán dos años.

Es­to su­po­ne una so­lu­ción dis­tin­ta a la que ha­bía da­do el go­bierno so­cia­lis­ta, que ha­bía re­co­no­ci­do tam­bién el pro­ble­ma y pu­so una fe­cha de ca­du­ci­dad, pe­ro pa­ra ini­ciar un pro­ce­so de ar­bi­tra­je. El Go­bierno del PP es cons­cien­te de que no ha fun­cio­na­do, en pri­mer lu­gar por­que es la em­pre­sa quien tie­ne que asu­mir el cos­te de ese ar­bi­tra­je.

El se­gun­do ele­men­to cla­ve es que to­das las em­pre­sas que es­tén en pér­di­das o va­yan a te­ner­las se pue­dan des­col­gar vo­lun­ta­ria­men­te del con­ve­nio de sec­tor no sólo en sa­la­rios, sino en to­dos sus con­te­ni­dos. El PSOE tam­bién diag­nos­ti­có es­te pro­ble­ma, pe­ro exi­gía un co­mi­té que lo au­to­ri­za­ra.

La con­tra­par­ti­da a es­ta me­di­da es que se man­ten­drá la obli­ga­to­rie­dad de to­das las em­pre­sas de es­tar so­me­ti­das al con­ve­nio sec­to­rial. Es de­cir, se ha des­es­ti­ma­do la pro­pues­ta de que las em­pre­sas con me­nos de 20 tra­ba­ja­do­res que­den ex­clui­das, co­mo en Fran­cia.

La mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Fá­ti­ma Bá­ñez, acu­de a una reunión con Co­mi­sio­nes Obre­ras

CAM­BIOS EN EL MER­CA­DO LA­BO­RAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.