El ajus­te fis­cal se tor­na en el cuen­to de la le­che­ra

El Go­bierno es­pe­ra que la Co­mi­sión Eu­ro­pea cam­bie el ca­len­da­rio y lo adap­te al nue­vo es­ce­na­rio de re­ce­sión y es­pe­ra no te­ner que cum­plir el 4,4% de dé­fi­cit pú­bli­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Es­pa­ña ha es­ta­do a pun­to de ser obli­ga­da a pe­dir la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en dos oca­sio­nes, el 9 de ma­yo del 2010, y el 5 de agos­to del 2011. Aho­ra nos han da­do quin­ce días pa­ra evi­tar la ter­ce­ra. Así se lo co­mu­ni­ca­ron el jue­ves en Ma­drid los re­pre­sen­tan­tes del FMI al Ban­co de Es­pa­ña y al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

De las dos pri­me­ras nos li­bra­mos dan­do un gi­ro ra­di­cal a la po­lí­ti­ca alo­ca­da de gas­to del pre­si­den­te Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y pro­me­tien­do un ajus­te de 50.000 mi­llo­nes en tres años. De es­ta, el Go­bierno quie­re sa­lir con un re­cor­te de 15.000 mi­llo­nes y la apro­ba­ción de tres re­for­mas: una ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, la re­for­ma la­bo­ral que irá acom­pa­ña­da de un pac­to de ren­tas, y la re­for­ma fi­nan­cie­ra. Así lo ex­pli­ca­rá el día 30 de enero el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy en la cum­bre eu­ro­pea, cuan­do les pi­da un res­pi­ro pa­ra ha­cer el res­to cuan­do Bru­se­las ac­tua­li­ce el ca­len­da­rio de ajus­te al nue­vo es­ce­na­rio de ba­jo cre­ci­mien­to de la eu­ro­zo­na.

Es­ta si­tua­ción obe­de­ce a los erro­res del an­te­rior go­bierno, que ha­bía cons­trui­do el ajus­te co­mo el cuen­to de la le­che­ra. Plan­teó el re­cor­te en tres fa­ses. Afron­tó el pri­me­ro y más im­por­tan­te re­ajus­tan­do los pre­su­pues­tos apro­ba­dos pa­ra el 2010 (ba­jó el sa­la­rio a los fun­cio­na­rios y subió el IVA). En el 2011, man­tu­vo el ajus­te con­ge­lan­do pen­sio­nes e in­ver­sio­nes. Pe­ro es­pe­ra­ba com­ple­tar el re­cor­te sin es­fuer­zo en el 2012 por­que la eco­no­mía cre­ce­ría un 2,3%, los in­gre­sos del Es­ta­do cre­ce­rían 15.000 mi­llo­nes y los gas­tos de des­em­pleo (30.000 mi­llo­nes) se re­du­ci­rían. Ha­bía pre­vis­to una re­duc­ción drás­ti­ca de los tres mi­llo­nes de pa­ra­dos apun­ta­dos a los Ser­vi­cios Pú­bli­cos de Em- pleo, por­que la ma­yor par­te em­pe­zó a co­brar el sub­si­dio en el 2009 y se les ago­ta­ba. Ade­más, las co­ti­za­cio­nes so­cia­les su­birían por­que se crea­ría em­pleo, igual que los in­gre­sos tri­bu­ta­rios.

La cru­da reali­dad se ha im­pues­to, igual que a la le­che­ra cuan­do se le rom­pió el cán­ta­ro ca­mino del mer­ca­do. El Go­bierno so­cia­lis­ta sólo cum­plió el pri­mer tra­mo de ajus­te, al re­du­cir el dé­fi­cit del 11,3% al 9,4% del PIB.

Pe­ro en el 2011, las co­sas em­pe­za­ron a tor­cer­se. En lu­gar de lle­gar al 6% de dé­fi­cit pre­vis­to, se pro­du­jo una des­via­ción, por cul­pa de las au­to­no­mías que gas­ta­ron 24.000 mi­llo­nes por en­ci­ma de lo cal­cu­la­do.

La ci­fra pro­vi­sio­nal de dé­fi­cit

El pa­sa­do jue­ves, una de­le­ga­ción del FMI ad­vir­tió al Go­bierno de la gra­ve si­tua­ción eco­nó­mi­ca San­ta­ma­ría lla­mó a Ro­sell a la Mon­cloa pa­ra re­cor­dar­le que el BCE pi­de que los sa­la­rios ba­jen en el 2012

con que ha aca­ba­do el 2011 se es­ti­ma en­tre el 8% y el 8,4% del PIB. Es­to sig­ni­fi­ca que los tres pun­tos de re­ba­ja pro­me­ti­dos se han li­mi­ta­do a seis dé­ci­mas. Es de­cir, sólo ha lo­gra­do re­cor­tar 6.000 mi­llo­nes de los 30.000 mi­llo­nes a los que se ha­bía com­pro­me­ti­do.

Es­ta si­tua­ción fue la que obli­gó al Go­bierno de Ra­joy a ha­cer una pri­me­ra me­di­da de ajus­te in­me­dia­ta de 15.000 mi­llo­nes pa­ra cum­plir el com­pro­mi­so asu­mi­do con Bru­se­las. Lo hi­zo a tra­vés del de­cre­to de prórroga de pre­su­pues­tos me­dian­te la no dis­po­ni­bi­li­dad de cré­di­tos pa­ra el pre­sen­te ejer­ci­cio. En de­fi­ni­ti­va, subió 8.000 mi­llo­nes de im­pues­tos y re­cor­tó 6.000 mi­llo­nes de di­ver­sas par­ti­das, co­mo ha ex­pli­ca­do el ca­te­drá­ti­co Ma­nuel La­ga­res. Pe­ro no era su­fi­cien­te, fal­ta­ban por re­cor­tar 9.000 mi­llo­nes más pa­ra cum­plir con el com­pro­mi­so asu­mi­do an­te la Co­mi­sión Eu­ro­pea en el plan de Es­ta­bi­li­dad.

Tal co­mo ad­vir­tió la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, “lo peor es­tá por ve­nir”. El res­to del ajus­te se ha­rá en los nue­vos pre­su­pues­tos pa­ra el 2012. El mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Te­rri­to­ria­les, Cris­tó­bal Mon­to­ro, se ha com­pro­me­ti­do a en­tre­gar­los al Par­la­men­to el 30 de mar­zo, cin­co días des­pués de las elec­cio­nes an­da­lu­zas.

Es­to su­po­ne que si qui­sie­ra cum­plir los com­pro­mi­sos asu­mi­dos an­te Bru­se­las en el plan de Es­ta­bi­li­dad de lle­gar al 4,4% de dé­fi­cit es­te año, ten­dría que com­ple­tar el ajus­te con 25.000 mi­llo­nes más, a los que ten­dría que su­mar los 9.000 mi­llo­nes pen­dien­tes de re­cor­tar en el 2011.

El pro­ble­ma es que el es­ce­na­rio ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. No es­ta­mos an­te un cre­ci­mien­to de la eco­no­mía pa­ra es­te año del 2,3%, co­mo ha­bía pre­vis­to la vi­ce­pre­si­den­ta Ele­na Sal­ga­do, sino an­te una se­gun­da re­ce­sión. Sal­ga­do co­me­tió el mis­mo error que su an­te­ce­sor, Pe­dro Sol­bes, y se equi­vo­có en el diag­nós­ti­co de la gra­ve­dad de la cri­sis, lo que le im­pi­dió reac­cio­nar a tiem­po.

Se­gún la úl­ti­ma pre­vi­sión del FMI, Es­pa­ña ten­drá un cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo del 1,7%. Es de­cir, re­gis­tra­rá la se­gun­da ma­yor caí­da del PIB en Es­pa­ña des­de que hay Con­ta­bi­li­dad Na­cio­nal (1960), por­que la pri­me­ra fue en el 2009, cuan­do ca­yó un 3,6%. Por tan­to, en lu­gar de in­cre­men­tar­se la re­cau­da­ción en 15.000 mi­llo­nes, co­mo ha­bía pre­vis­to Sal­ga­do, lo pre­vi­si­ble es que se ac­ti­ven los es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos y los in­gre­sos cai­gan, al me­nos, en un pun­to del PIB (unos 10.000 mi­llo­nes de eu­ros). Es­to su­po­ne, co­mo ex­pli­ca Mon­to­ro, que el Es­ta­do ten­drá me­nos in­gre­sos.

EN BUS­CA DEL EQUI­LI­BRIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.