Nue­va subida de im­pues­tos pa­ra el 2012

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Pe­ro, ade­más, la ac­ti­va­ción de los ci­ta­dos es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos va a pro­vo­car que los gas­tos no sólo no ba­jen, sino que se in­cre­men­ten. El nú­me­ro de pa­ra­dos en­fi­la la ci­fra de los seis mi­llo­nes. La Encuesta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA) que se co­no­ce­rá el 27 de enero ele­va­rá los pa­ra­dos has­ta 5,4 mi­llo­nes, se­gún los da­tos ade­lan­ta­dos por Eu­ros­tat y que el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, ade­lan­tó a la Co­mi­sión de Eco­no­mía del Par­ti­do Po­pu­lar el miér­co­les.

Ade­más, el pa­go del ser­vi­cio de la deu­da (en torno a 30.000 mi­llo­nes en el 2011) tam­po­co ba­ja­rá, por­que la con­fian­za de los mer­ca­dos no sólo no se ha re­cu­pe­ra­do, sino que se in­cre­men­ta­rá por la im­po­si­bi­li­dad de la eco­no­mía de cre­cer. Se­gún la di­rec­to­ra de ge­ne­ral de ra­tings so­be­ra­nos Stan­dard & Poor’s pa­ra Eu­ro­pa y Áfri­ca, Cris­ti­na Fernández de Heredia, se de­be­ría re­ba­jar la ca­li­fi­ca­ción A que se con­ce­de a Es­pa­ña, ya que da­do el ni­vel de su pri­ma de ries­go le co­rres­pon­de­ría BB. Es­to su­po­ne seis es­ca­lo­nes me­nos, no in­vest­ment gra­de o lo que po­pu­lar­men­te se co­no­ce co­mo bono ba­su­ra. Si bien ex­pli­có que se ha querido des­con­tar el “pe­si­mis­mo ex­ce­si­vo” que se ha desata­do en­tre los in­ver­so­res, y por eso se li­mi­tó a ba­jar dos es­ca­lo­nes en su úl­ti­ma re­vi­sión y con­ser­var la A.

Co­mo le gus­ta re­cor­dar a Mon­to­ro, la agen­cia no siem­pre nos ha tra­ta­do bien. En el 2002, cuan­do la es­tra­te­gia de re­duc­ción de deu­da em­pren­di­da por el PP lo­gró eli­mi­nar la pri­ma de ries­go, la agen­cia tar­dó dos años en me­jo­rar la ca­li­fi­ca­ción de Es­pa­ña has­ta la tri­ple A, con el ar­gu­men­to de que no es­ta­ba con­so­li­da­do. Hay que te­ner en cuen­ta que fui­mos el úni­co país europeo que lo­gra­mos re­du­cir la deu­da gra­cias al círcu­lo vir­tuo­so.

Pe­ro esos eran otros tiem­pos. Aho­ra, tras el anun­cio de la qui­ta de Gre­cia de un 70%, se ha vuel­to a desatar el te­mor a una nue­va tor­men­ta mo­ne­ta­ria con to­da vi­ru­len­cia. La si­tua­ción es tan gra­ve que una de­le­ga­ción del FMI es­tá en Es­pa­ña des­de el jue­ves con la mi­sión de ad­ver­tir al Go­bierno que si en el pla­zo de quin­ce días no aprue­ba las re­for­mas de con­trol pre­su­pues­ta­rio, la­bo­ral y fi­nan­cie­ra, Es­pa­ña no ten­drá más re­me­dio que pe­dir la in­ter­ven­ción a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el FMI. La troi­ka vuel­ve a lla­mar a la puer­ta.

Es­ta es la ter­ce­ra vez que la eco­no­mía es­pa­ño­la se en­cuen­tra al bor­de del pre­ci­pi­cio a lo lar­go de es­ta cri­sis que dura ya cua­tro años. Así se lo co­mu­ni­có el pro­pio pre­si­den­te del Con­se­jo Europeo, Her­man van Rom­puy, el mar­tes al pre­si­den­te Ra­joy en la en­tre­vis­ta que man­tu­vie­ron en La Mon­cloa. Via­jó a Ma­drid pa­ra ad­ver­tir­le la que se le ve­nía en­ci­ma y que si al­guien ha­bía te­ni­do la ten­ta­ción de ago­tar los cien días de pla­zo y es­pe­rar a las elec­cio­nes an­da­lu­zas pa­ra ha­cer las re­for­mas, se le qui­te de la ca­be­za.

Tras el en­cuen­tro, el pre­si­den­te co­mu­ni­có pú­bli­ca­men­te la ace­le­ra­ción del ca­len­da­rio de re­for­mas. Es­ta fue la ra­zón por la que el vier­nes se apro­bó la ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria. El si­guien­te con­se­jo de mi­nis­tros, vier­nes 27, el mis­mo día en que

Mon­to­ro to­ma­rá co­mo re­fe­ren­cia el nue­vo es­ce­na­rio que di­bu­je la CE a la eu­ro­zo­na, que se­rá me­nos exi­gen­te El Go­bierno te­me otro re­cru­de­ci­mien­to de la cri­sis de deu­da cuan­do se con­fir­me la qui­ta de Gre­cia

se co­no­ce­rá la te­mi­da EPA del cuar­to tri­mes­tre del 2011, se apro­ba­rá la re­for­ma la­bo­ral. Un cam­bio le­gis­la­ti­vo que irá acom­pa­ña­do de un pac­to de ren­tas con la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo.

El acuer­do en­tre los agen­tes so­cia­les se es­pe­ra co­mo agua de ma­yo pa­ra los pró­xi­mos días. Pa­ra evi­tar sor­pre­sas de úl­ti­ma ho­ra, “No ha­brá in­gre­sos del Es­ta­do pa­ra el 2012”. Así de contundente se mues­tra el mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro. Es­to sig­ni­fi­ca que el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy ten­drá que man­te­ner apar­ca­da al me­nos dos ejer­ci­cios más su es­tra­te­gia de no su­bir im­pues­tos. Co­mo le gus­ta de­cir a Mon­to­ro, “a mi edad yo no ha­go dog­ma de na­da”.

Lo cier­to es que la re­ce­sión ac­ti­va­rá los es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos. Es de­cir, que se in­cre­men­ta­rán los gas­tos y es­to obli­ga­rá a su­bir im­pues­tos por tie­rra, mar y ai­re. En las pró­xi­mas se­ma­nas su­birán las ta­sas ae­ro­por­tua­rias pa­ra ha­cer fren­te a la deu­da de Ae­na, Tam­bién ve­re­mos co­mo se im­plan­ta la eu­ro­vi­ñe­ta, co­mo ha su­ce­di­do en Por­tu­gal y en mu­chos otros paí­ses eu­ro­peos, por lo que pa­ga­re­mos pa­ra man­te­ner las au­to­pis­tas. Asi­mis­mo, los ciu­da­da­nos ten­drán que pa­gar por la vi­si­ta al mé­di­co y se re­vi­sa­rá el pa­go de me­di­ci­nas que ha­cen las au­to­no­mías. Los estudiantes no se que­da­rán al mar­gen y se res­trin­gi­rán las ma­trí­cu­las a quie­nes sus­pen­den. la vi­ce­pre­si­den­ta lla­mó el jue­ves a ca­pí­tu­lo a la Mon­cloa al pre­si­den­te de la CEOE, Joan Ro­sell. Le in­sis­tió en la gra­ve­dad de la si­tua­ción y le ad­vir­tió que, cuan­do pon­ga so­bre la me­sa de los sin­di­ca­tos la ci­fra de re­fe­ren­cia pa­ra los con­ve­nios, no se ol­vi­de que los sa­la­rios de­ben ba­jar en el 2012. Así lo pi­dió el Ban­co Cen­tral Europeo en la car­ta que en­vió el 5 de agos­to.

La ter­ce­ra re­for­ma se apro­ba­rá el 3 de fe­bre­ro y se­rá la del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Se for­za­rán las pro­vi­sio­nes de tal for­ma que sólo cua­tro en­ti­da­des li­de­ra­rán los cam­bios: San­tan­der, BBVA, La Cai­xa y BBK. El epi­cen­tro del ajus­te se­rá Ban­kia, cu­ya si­tua­ción se ha con­ver­ti­do en una ame­na­za sis­té­mi­ca pa­ra los ban­cos.

Pe­ro co­mo di­ce Mon­to­ro, es­to no es su­fi­cien­te pa­ra sa­lir de la cri­sis. Las re­for­mas sir­ven pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de la eco­no­mía, pe­ro se ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra que den el fru­to que se es­pe­ra de ellas. En es­ta si­tua­ción crí­ti­ca, re­cor­tar en 25.000 mi­llo­nes el gas­to pú­bli­co se­ría agra­var más la re­ce­sión.

Es­ta es la ra­zón por la que es­pe­ran que sea la Co­mi­sión Eu­ro­pea quien re­vi­se el es­ce­na­rio de cre­ci­mien­to pa­ra Eu­ro­pa y lo adap­te a la nue­va si­tua­ción de re­ce­sión de la eco­no­mía. A par­tir de ahí, de­be­rá fi­jar un nue­vo ca­len­da­rio de ajus­te pre­su­pues­ta­rio y, por lo tan­to, tam­bién un nue­vo ob­je­ti­vo de re­duc­ción del dé­fi­cit. Es­te nue­vo es­ce­na­rio no sólo se­rá pa­ra Es­pa­ña, sino pa­ra el con­jun­to de paí­ses eu­ro­peos. Co­mo ex­pli­ca Mon­to­ro, sino se hi­cie­ra así se hun­di­ría la eco­no­mía de to­dos los paí­ses del Vie­jo Con­ti­nen­te.

La es­tra­te­gia del Go­bierno an­te es­ta nue­va si­tua­ción no es pe­dir que nos re­la­jen el cum­pli­mien­to del dé­fi­cit, ni re­nun­ciar pú­bli­ca­men­te a él. Por el con­tra­rio, se tra­ta de es­pe­rar a que sea la pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea quien ha­ga es­ta re­vi­sión a la ba­ja.

La ra­zón es sim­ple. Si fue­ra Es­pa­ña quien re­nun­cia­ra a cum­plir el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit o pi­die­ra uni­la­te­ral­men­te su re­vi­sión, los mer­ca­dos se ce­ba­rían con nues­tra deu­da so­be­ra­na. No sólo no re­cu­pe­ra­ría­mos la cre­di­bi­li­dad, sino que, co­mo di­ce el mi­nis­tro Guin­dos, per­de­ría­mos la fia­bi­li­dad que he­mos ga­na­do con la rápida ac­tua­ción de su­bir im­pues­tos y re­du­cir gas­tos en la pri­me­ra ac­tua­ción del Go­bierno.

El cas­ti­go a la deu­da no ha si­do ma­yor a pe­sar de ha­ber in­cum­pli­do el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit en el 2011 gra­cias a es­ta contundente ac­tua­ción de re­cor­tar el gas­to en 15.000 mi­llo­nes. “No po­de­mos per­der esa ven­ta­ja con mues­tras de de­bi­li­dad en el 2012 y eso lo sa­ben las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, que se­rán las en­car­ga­das de fi­jar el nue­vo es­ce­na­rio de ajus­te pa­ra la eu­ro­zo­na tras la cum­bre del día 30 de enero”, afir­man fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les. Aho­ra, sólo res­ta re­ma­tar la ju­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.