SIN CRE­CI­MIEN­TO, LA CRI­SIS SE ENQUISTARÁ

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

El nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno, el se­ñor Ma­riano Ra­joy, ha inau­gu­ra­do su man­da­to dan­do, co­mo ha­bía anun­cia­do, una prio­ri­dad to­tal a la te­má­ti­ca eco­nó­mi­ca. Es­to era, ade­más, lo que es­pe­ra­ban los ciu­da­da­nos al vo­tar de for­ma ma­yo­ri­ta­ria al Par­ti­do Po­pu­lar. To­das las en­cues­tas de opi­nión in­di­ca­ban, y lo si­guen ha­cien­do, que la ma­yor preocupación de los ciu­da­da­nos es el pa­ro y en ge­ne­ral la si­tua­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca en que se ha­lla ins­ta­la­do el país. La ce­le­ri­dad de la res­pues­ta del nue­vo Go­bierno se im­po­nía.

El grue­so de las me­di­das adop­ta­das has­ta aho­ra se di­ri­ge a lo­grar que el dé­fi­cit de las fi­nan­zas pú­bli­cas, in­clu­yen­do to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes del Es­ta­do, lle­gue al 3% del PIB en el ejer­ci­cio del 2013, de acuer­do con lo pac­ta­do con la Co­mi­sión Eu­ro­pea. El año de par­ti­da de es­te es­fuer­zo de con­so­li­da­ción fis­cal fue el 2009, en el que se re­gis­tró un dé­fi­cit del Es­ta­do del 11,2% del PIB. En el bie­nio 2010-2011, el ob­je­ti­vo era re­du­cir es­te dé­fi­cit has­ta el 6%. Se­gún el tra­yec­to pac­ta­do con Bru­se­las, del es­pe­ra­do 6% de dé­fi­cit del 2011 se te­nía que pa­sar al 4,4% es­te año pa­ra desem­bo­car en el ob­je­ti­vo de un dé­fi­cit del Es­ta­do del 3% del PIB en el 2013.

El Go­bierno an­te­rior, por bo­ca de la vi­ce­pre­si­den­ta Ele­na Sal­ga­do, re­pi­tió una y otra vez que “ellos cum­pli­rían con el ob­je­ti­vo del 6% de dé­fi­cit en el 2011”, y lo ase­gu­ró has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Los téc­ni­cos, que ma­yo­ri­ta­ria­men­te ra­zo­na­ban que el dé­fi­cit se­ría ma­yor, fue­ron des­pre­cia­dos e ig­no­ra­dos. Al pre­si­den­te Za­pa­te­ro nun­ca le gus­ta­ron los téc­ni­cos in­de­pen­dien­tes. Pe­ro la reali­dad sue­le po­ner las co­sas en su si­tio, y los ana­lis­tas te­nían ra­zón: el dé­fi­cit del 2011 ha al­can­za­do, se­gún el nue­vo Go­bierno, el 8% o to­da­vía al­go más del PIB.

Es­ta di­fe­ren­cia de dos o más pun­tos de dé­fi­cit en el 2011 es una muy ma­la no­ti­cia. Pri­me­ro, por­que sig­ni­fi­ca que a pe­sar de las pe­na­li­da­des, es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios en 2010-2011, el ajus­te con­se­gui­do no ha ido más allá de 3 pun­tos del PIB. En se­gun­do lu­gar, por­que com­por­ta que la ma­yor par­te del ajus­te de las cuen­tas pú­bli­cas, de has­ta 5 pun­tos del PIB pa­ra lle­gar al 3% en el 2013, de­be­rá rea­li­zar­se en el pe­rio­do 2012-2013. Es de­cir, es­te año y el pró­xi­mo ten­drá que im­po­ner­se un re­do­bla­do es­fuer­zo pa­ra la re­duc­ción del dé­fi­cit del Es­ta­do equi­va­len­te a unos 50.000 mi­llo­nes de eu­ros. Las me­di­das anun­cia­das has­ta aho­ra por el Go­bierno cu­bren sólo unos 17.000 mi­llo­nes de es­te to­tal.

Es­tas son las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas de es­te país pa­ra 2012-2013 si, co­mo ase­gu­ra el Go­bierno, se quie­re se­guir al pie de la le­tra lo pac­ta­do con la Unión Eu­ro­pea. Que el sec­tor pú­bli­co ejer­za un efec­to de com­pre­sión de la de­man­da glo­bal de cin­co

La con­trac­ción que los ajus­tes fis­ca­les in­du­cen en la eco­no­mía ge­ne­ra más dé­fi­cit y más deu­da

pun­tos del PIB sig­ni­fi­ca que, sin efec­tos com­pen­sa­to­rios im­por­tan­tes, es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que la eco­no­mía crez­ca en ese bie­nio, por lo me­nos de for­ma su­fi­cien­te pa­ra crear em­pleo.

Las enor­mes di­fi­cul­ta­des de al­can­zar un dé­fi­cit del sec­tor pú­bli- co del 3% del PIB, que es el ob­je­ti­vo que ha fi­ja­do la eu­ro­zo­na pa­ra sus paí­ses miem­bros, tam­bién es­tá oca­sio­nan­do mu­chas di­fi­cul­ta­des en otros Es­ta­dos eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te los lla­ma­dos pe­ri­fé­ri­cos, que son los que par­tían de des­ajus­tes pre­su­pues­ta­rios ma­yo­res. Pe­ro es­ta po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad ri­gu­ro­sa e in­fle­xi­ble dic­ta­da por Ale­ma­nia tam­bién es­tá afec­tan­do al con­jun­to de la eu­ro­zo­na, a la que es­tá em­pu­jan­do ha­cia una re­ce­sión que, se­gu­ra­men­te, las ci­fras del cuar­to tri­mes­tre del pa­sa­do 2011 in­di­ca­rán que ya ha co­men­za­do.

El Go­bierno ha he­cho lo que le to­ca­ba ha­cer se­gún los pac­tos ce­rra­dos con las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias. Pe­ro la pre­gun­ta que ca­da vez co­bra ma­yor fuer­za es la de si la po­lí­ti­ca de ri­gu­ro­sa aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria prac­ti­ca­da a ra­ja­ta­bla en Eu­ro­pa es la ade­cua­da pa­ra sa­lir de la cri­sis. En efec­to, una co­sa es sa­near las cuen­tas pú­bli­cas, que es un ob­je­ti­vo siem­pre desea­ble, y otra dis­tin- ta es ha­cer cre­cer la eco­no­mía, lo que es co­mo mí­ni­mo igual­men­te ne­ce­sa­rio. Los ajus­tes fis­ca­les ra­di­ca­les son fuer­te­men­te de­pre­si­vos. La con­trac­ción que in­du­cen en la eco­no­mía ge­ne­ra más dé­fi­cit pú­bli­co, lo que a su vez ha­ce ne­ce­sa­rio un ma­yor ri­gor pa­ra con­se­guir los ob­je­ti­vos de re­duc­ción del dé­fi­cit.

Si­mul­tá­nea­men­te, la deu­da de

El pro­ble­ma no es el ex­ce­si­vo dé­fi­cit pú­bli­co, sino la fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad y de com­pe­ti­ti­vi­dad

los paí­ses afec­ta­dos no se es­ta­bi­li­za, sino que si­gue au­men­tan­do em­pu­ja­da por los dé­fi­cits anua­les que se si­guen acu­mu­lan­do y los ti­pos de in­te­rés cre­cien­tes que los in­ver­so­res exigen al con­si­de­rar in­su­fi­cien­te el ri­gor fis­cal si no va acom­pa­ña­do de me­di­das creí­bles que es­ti­mu­len el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

El ca­so de Es­pa­ña ilus­tra per­fec­ta­men­te es­te pro­ble­ma. Se­gún el Ban­co de Es­pa­ña, al fi­nal del ter­cer tri­mes­tre del 2011 la deu­da del con­jun­to de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas al­can­za­ba 706.000 mi­llo­nes de eu­ros, equi­va­len­tes al 66% del PIB es­pa­ñol (es­te por­cen­ta­je era de 53,8 del PIB al fi­nal del 2009). De acuer­do con las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, al fi­na­li­zar el 2013, es­ta deu­da no sólo no ha­brá dis­mi­nui­do, sino que se si­tua­rá cer­ca del 80% del PIB. ¿Por qué cre­ce­rá la deu­da si se apli­can pla­nes de aus­te­ri­dad tan ri­gu­ro­sos? La res­pues­ta es cla­ra: por los dé­fi­cits del 2012 y del 2013 y por el en­ca­re­ci­mien­to res­pec­to al cos­te ori­gi­nal de la deu­da que se va re­no­van­do a su ven­ci­mien­to.

¿Pue­de Es­pa­ña lle­gar al fi­nal del 2013 con una eco­no­mía lán­gui­da, una deu­da pú­bli­ca del 80% del PIB y 5,5 mi­llo­nes de pa­ra­dos? Pue­de si no se ha­ce lo su­fi­cien­te pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con igual o ma­yor em­pe­ño que el que se es­tá po­nien­do pa­ra con­se­guir la es­ta­bi­li­dad de las cuen­tas pú­bli­cas, que, va­le la pe­na re­pe­tir, es un ob­je­ti­vo ne­ce­sa­rio pe­ro no su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar ac­ti­vi­dad.

Es­pa­ña no ha lle­ga­do don­de es­tá por su ex­ce­si­vo dé­fi­cit pú­bli­co, sino por su fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad. El pro­ble­ma es que es­ta­mos en una eco­no­mía que no se li­be­ra­li­za y mo­der­ni­za al rit­mo que mar­ca la glo­ba­li­za­ción. To­do lo an­te­rior lle­va a con­cluir que es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio que el Go­bierno co­mien­ce su an­da­du­ra en el cam­po eco­nó­mi­co au­nan­do las me­di­das fis­ca­les y las en­ca­mi­na­das a las re­for­mas es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rias pa­ra cre­cer y crear em­pleo, con una ver­da­de­ra re­for­ma la­bo­ral co­mo la más im­por­tan­te e inapla­za­ble de ellas.

Hay que aban­do­nar la idea, de mo­da en­tre los po­lí­ti­cos eu­ro­peos, que la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria nos ha­rá sa­lir de la cri­sis co­mo por ar­te de ma­gia. La his­to­ria es­tá lle­na de paí­ses con sus fi­nan­zas pú­bli­cas en or­den y sin cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, co­mo fue por ejem­plo el ca­so de Sa­la­zar en el Por­tu­gal pre­de­mo­crá­ti­co. Pa­ra fo­men­tar el cre­ci­mien­to se ne­ce­si­ta una con­vic­ción y un es­fuer­zo bien di­ri­gi­do a es­te ob­je­ti­vo, que pue­de re­sul­tar in­clu­so más du­ro de con­se­guir que el ne­ce­sa­rio pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co.

Es­pa­ña ne­ce­si­ta cre­cer ya. De lo con­tra­rio, hay el pe­li­gro real de lle­gar al fi­nal del 2013 con una eco­no­mía muy de­bi­li­ta­da, una po­bla­ción de­sen­ga­ña­da y una deu­da im­pa­ga­ble. O sea, con la cri­sis en­quis­ta­da y agra­va­da.

PIE­RRE-PHI­LIP­PE MARCOU / AFP

El grue­so de las me­di­das adop­ta­das has­ta aho­ra por el Go­bierno de Ra­joy se di­ri­ge a re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.